Precios de coches nuevos

Vuelta a España en la gama TGI de Seat, recorremos 800 kilómetros únicamente con GNC

Subscribirse
A bordo de este Seat León TGI ST recorremos 800 kilómetros usando sólo GNC.

La gama TGI de Seat impulsada por Gas Natural Comprimido o GNC se alza como una de las opciones más económicas a la hora de viajar. Promete plantar cara al vehículo eléctrico con una mayor rentabilidad económica y tiempos de recarga similares a los tradicionales. Cubrimos la ruta Madrid-Bilbao-Zaragoza para comprobarlo.

La ruta

De Madrid a Bilbao y de Bilbao a Zaragoza, esa es la parte de la vuelta a España que nosotros completaremos en dos días. En total unos 800 kilómetros por autopista que nos permiten simular a la perfección unas vacaciones familiares por España.

 

A lo largo del recorrido tenemos previstos cuatro puntos de repostaje, dos cada día, se encuentran cerca de las principales carreteras, no nos obligan a dar rodeos, pero es cierto que algunos se encuentran en zonas como polígonos industriales.

Durante todo el viaje circulamos en caravana con los modelos de la gama TGI de Seat.

Los responsables de Seat no nos han pedido que realicemos una conducción especialmente ecológica, pero circularemos en caravana y respetando los límites de velocidad, para poder acercarnos a los consumos homologados.

El coche

Nosotros cubriremos la ruta a bordo de un Seat León ST TGI, es un modelo que nos resulta familiar, puesto que pudimos probar su anterior versión durante una semana. Sin embargo, en 2019 el León TGI cambió de motor y amplió su capacidad de GNC.

Tiene un precio de partida de 25.950€, aunque en nuestro acabado FR con cambio DSG la cifra sube hasta los 29.720€. Supone unos 3.000€ más respecto a un León de gasolina con el mismo motor y nivel de equipamiento.

En concreto nosotros conduciremos este Seat León ST TGI.

El nuevo propulsor es el 1.5 TSI, pero con algunas variaciones en los inyectores para poder funcionar también con GNC, de ahí el cambio de siglas a TGI. Ofrece una potencia de 130 CV y 200 Nm de par y cuenta con una caja automática de 7 velocidades, aunque también se puede escoger un cambio manual.

La principal novedad es la incorporación es un tercer depósito de GNC, que permite aumentar la capacidad hasta los 17,7 kg, eso supone que si cumplimos con los consumos homologados podremos tener una autonomía con GNC de 480 Kilómetros.

El proceso de recarga de GNC requiere algo de práctica, no suele haber empleados que nos ayuden.

Además de nuestro Seat León ST TGI, la marca española ofrece más modelos con configuración híbrida de GNC y gasolina. El Seat Ibiza, el Arona y también el León en su carrocería de cinco puertas se ofrecen en versiones TGI, todos con el mismo motor, pero con distintas capacidades en sus depósitos.

Las cifras de ahorro

Si hacemos cálculos sobre vehículos gasolina, podemos considerar que el gasto medio de un modelo compacto nuevo puede oscilar entre los 5,5 y los 7 litros cada cien kilómetros. En el mejor de los casos esto supone un coste aproximado de 7,40 euros cada 100 kilómetros.

El diésel permite mejorar esta cifra, pero no por debajo de los 5,50€ siendo muy optimistas. Esto supone que los desplazamientos en coche cuenten con un factor económico muy relevante que hace viable que nuevas opciones de movilidad empiecen a abrirse paso.

Los repostajes eran el momento más importante para poder comprender las ventajas del GNC.

En los 800 kilómetros que hemos recorrido con nuestro Seat León ST TGI, hemos hecho un seguimiento muy cercano de los consumos y los repostajes, para poder ofrecer así unas cifras reales que nos han dejado muy sorprendidos.

El total de GNC consumido y repostado ha sido de 30,9 Kg, esto supone una media de consumo real de 3,86 Kg/100 Km que no difiere en exceso de los 3,5 Kg cada 100 kilómetros que homologa el modelo.

Si tenemos en cuenta que el precio del GNC ha oscilado entre los 0,87 y los 0,93 euros por Kilo podemos intuir que el precio final va a ser bastante más bajo que el de un vehículo tradicional diésel o gasolina.

En concreto nuestra cifra final es de 27,46€ lo que significa un coste de 3,53€ cada 100 kilómetros, las diferencias son más que evidentes. La parte más positiva es que hemos podido supervisar todo el proceso, desde la conducción hasta el cálculo final, incluyendo los repostajes.

Las cifras reflejan que los coches con GNC resultan realmente interesante. Menos de 28 euros en 800 kilómetros.

Lo que realmente queremos decir con esto es que los resultados obtenidos pueden ser tomados en serio. Nuestro estilo de conducción ha sido relajado, pero real, respetando las velocidades legales, pero ajustándonos al máximo permitido y con dos adultos de talla generosa en su interior que no estaban dispuestos a viajar sin aire acondicionado.

Desde mi punto de vista el GNC es un combustible que debería tener relevancia en la evolución hacia el automóvil sin emisiones, no sólo por su actual economía, sino también por su componente ecológico.

Es cierto que la red de puntos de recarga es todavía modesta con 70 estaciones (aquí tienes un mapa), pero con una buena planificación en nuestras vacaciones no tendremos problema alguno a la hora de viajar con GNC, en las grandes urbes la densidad de puntos es mucho mayor, y además parece que la tendencia hacia la creación de nuevos puntos es cada vez más clara.

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.