Tesla para la producción del Model 3 para mejorar el ritmo de producción

Subscribirse
Tesla para la producción del Model 3 para mejorar el ritmo de producción
Para que el Tesla Model 3 llegue a España habrá que esperar todavía hasta 2019.

Tesla suspendió el pasado lunes 16 de abril la producción del nuevo Model 3 en su fábrica de Freemont (California, Estados Unidos) con la intención de mejorar su línea de producción, evitando que se repitan los embotellamientos y aumentado la cadencia de nuevos modelos fabricados.

Según Tesla se trata de una parada programada para incrementar la productividad de la planta, aunque otras fuentes como ‘BuzzFeed’ han señalado que esta detención en la línea de producción del Model 3 obligará los trabajadores a cogerse vacaciones ya sean pagadas o forzosas.
Esta no es la primera vez que Tesla detiene la producción del Model 3. En febrero, la compañía norteamericana ya tuvo la planta detenida durante cuatro días para también mejorar la productividad.

En este sentido, además, el fundador de la compañía Elon Musk sorprendió a través de las redes sociales anunciando que este tipo de situaciones se debían a que Tesla es una compañía con demasiados procesos automatizados, subestimando así la capacidad de las personas.

Unas declaraciones, cuanto menos llamativas, al tratarse de una empresa completamente tecnológica que trata de cambiar el mundo, con una gama de automóviles 100% eléctrica.

No obstante, desde Tesla continúan afirmando que en torno a la mitad del presente año, esta compañía estará capacitada para poder fabricar 5.000 unidades del Model 3 a la semana. De conseguirse esa cifra Tesla conseguiría “una combinación ideal” entre volumen y margen que mejoraría la cuenta de resultados de la empresa.

34.500 unidades en tres meses

En la actualidad, entre los meses de enero y marzo Tesla ha construido en su planta de California (fábrica donde construye los coches) y la factoría de Nevada (donde se fabrican las baterías) un total de 34.500 vehículos.

Por modelos, esta cifra se ha repartido en 24.800 unidades del Model S, aproximadamente, y 9.800 unidades del Model 3. Aunque todavía está lejos del objetivo que se había propuesto la compañía, esta cifra ya es un 40% superior al primer trimeste de 2017.

Según el propio Elon Musk, el principal problema de Tesla, su cuello de botella está en la fabricación de baterías. Al parecer, según este directivo, el ensamblaje del paquete de baterías es demasiado completo, lo que provoca muchos retrasos ya que hasta ahora se está haciendo de forma manual.

Esta situación, no obstante, siembra nuevas dudas sobre la compañía, una empresa que sólo en 2017 tuvo unas pérdidas netas de más de 2.200 millones de dólares, aunque el propio Elon Musk calificó el año como un ejercicio “fenomenal”.

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.