Precios de coches nuevos

Probamos el Skoda Scala 1.0 TSI 115 CV: un compacto amplio con ambiciones de berlina

Subscribirse
Así es el Skoda Scala probado con el motor 1.0 TSI de 115 CV y el acabado Style.
Así es el Skoda Scala probado con el motor 1.0 TSI de 115 CV y el acabado Style.

El Skoda Scala es el nuevo compacto de la marca checa lanzado en 2019, que sustituye al Skoda Spaceback. Se trata por tanto de un modelo totalmente nuevo, pero que mantiene el carácter práctico de su predecesor. Hoy, la versión de prueba de este nuevo Skoda Scala, es la que incorpora la motorización gasolina 1.0 TSI de 115 CV y el cambio manual de seis velocidades.

El acabado de la unidad de pruebas de este Skoda Scala es el Style, por lo que el precio final asciende a los 23.630 euros y la versión más económica parte de los 20.830 euros.

Este es el precio oficial. No obstante a esta cifra hay que restar los descuentos del Skoda Scala si se opta por la financiación del concesionario. En este caso, según nuestro ‘partner’ carwow, el descuento del Skoda Scala ronda los 3.800 euros de media (aquí puedes configurar el Skoda Scala con estos descuentos).

Prueba Skoda Scala 1.0 TSI: un coche compacto

Teniendo en cuenta sus dimensiones, el Skoda Scala se enmarca dentro del segmento de los compactos, por tanto, compite contra una larga lista de rivales, entre los que destacamos:

Seat León
Volkswagen Golf
Renault Mégane
Peugeot 308
Ford Focus
Fiat Tipo
Opel Astra
Kia Ceed
Honda Civic
Mazda 3
Subaru Impreza
Hyundai i30
Citroën C4 Cactus

En este segmento, además, hay otros tantos modelos premium, si bien pensamos que estos no son rivales del Skoda Scala. Son los siguientes:

BMW Serie 1
Audi A3
Mercedes-Benz Clase A
Lexus CT

Frente a todos ellos los principales argumentos de compra a favor del Skoda Scala son su practicidad y el precio competitivo. El Scala es ligeramente más largo que algunos de sus rivales, por lo que ofrece un espacio interior generoso y un maletero notablemente grande.

Otra de las características destacadas del Skoda Scala es la utilización de la plataforma MQB A0. Tanto su predecesor como modelos más pequeños como el Skoda Fabia carecen de esta arquitectura que tan buenos resultados ha dado en modelos de otras marcas del grupo. Ahora, el Scala adquiere este nuevo recurso de manera parcial, puesto que es la plataforma MQB A0 y no A1 la empleada, esta es la equivalente a la que utiliza el Volkswagen Polo y no la A1 del Volkswagen Golf o del Seat León.

El Skoda Scala tiene un diseño más cuidado, la marca checa quiere así superar la imagen de vehículos austeros.

El Skoda Scala tiene un diseño más cuidado, la marca checa quiere así superar la imagen de vehículos austeros.

En cuanto a motorizaciones el Skoda Scala cuenta con opciones diésel y gasolina y una variante que utiliza Gas Natural Comprimido (GNC), esta última es la que permite obtener la etiqueta ECO de la DGT, ya que en el resto de mecánicas no tienen ningún tipo de electrificación ni se espera su llegada.

Diseño y dimensiones

Aunque sabemos que el diseño es uno de los puntos más subjetivos a la hora de analizar un modelo, está claro que el Skoda Scala tiene una imagen exterior más cuidada que otros modelos anteriores de la marca checa.

En el frontal nos encontramos con una gran calandra que impulsa una imagen de marca orgullosa, lo mismo ocurre en la parte trasera, donde el logo desaparece y es sustituido por las letras de Skoda en un tamaño generoso.

Las ópticas diurnas son de tipo LED en todos los acabados.

Las ópticas diurnas son de tipo LED en todos los acabados.

Tanto las ópticas delanteras como las traseras pueden ser Full-LED lo que también ayuda a incrementar la sensación de encontrarnos ante un producto con una atención mucho mayor por el detalle. La parte trasera sigue siendo la más original, con una forma rendondeada y un tanto atípica que puede generar múltiples opiniones, tanto positivas como negativas.

En dimensiones nos encontramos ante un coche más bien grande para los estándares del segmento de los compactos. Con 4,38 metros de longitud supera con facilidad a un Seat León o un Volkswagen Golf, pero sigue estando lejos del más largo de la categoría, el Honda Civic.

La parte trasera del Scala es la más llamativa por su línea de techo.

La parte trasera del Scala es la más llamativa por su línea de techo.

Aun así, el Scala mantiene un tamaño correcto, inferior al de una berlina, que permite moverse con comodidad por entornos urbanos y aprovechar la mayoría de plazas de aparcamiento. A lo ancho alcanza los 1,79 metros y en altura 1,47 m. A continuación puedes ver cómo queda el Scala respecto al resto de modelos del segmento:

Modelo Largo Ancho Alto Batalla
Honda Civic 4.51 1.79 1.43 2.69
Mazda 3 4.49 1.79 1.43 2.72
Subaru Impreza 4.46 1.77 1.48 2.67
M-B Clase A 4.41 1.79 1.44 2.72
Ford Focus 4.37 1.82 1.45 2.70
Opel Astra 4.37 1.80 1.48 2.66
Fiat Tipo 4.36 1.79 1.49 2.63
Skoda Scala 4.36 1.79 1.47 2.64
Renault Mégane 4.35 1.81 1.44 2.66
Hyundai i30 4.34 1.79 1.45 2.65
Kia Ceed 4.31 1.80 1.44 2.65
BMW Serie 1 4.31 1.79 1.43 2.67
Audi A3 4.31 1.78 1.42 2.63
Seat León 4.28 1.81 1.45 2.63
VW Golf 4.28 1.79 1.45 2.63
Peugeot 308 4.25 1.80 1.47 2.62
Citroën C4 Cactus 4.17 1.72 1.48 2.59
Lexus CT 4.35 1.76 1.45 2.60

Interior y acabados

Este Skoda Scala también estrena un nuevo lenguaje de diseño interior que encontraremos en nuevos modelos de la marca como el Kamiq o el famoso Octavia en su nueva generación.

El elemento más destacado es el panel táctil que ocupa una posición privilegiada en lo alto de la consola central, por suerte los mandos de la climatización siguen siendo físicos, lo que permite un ajuste rápido sin desviar atención de la carretera. Algo que no ocurre con el control del volumen y el silencio del sistema de sonido, ya que ha sido integrado en forma de botones táctiles en el lateral de la pantalla táctil.

La pantalla táctil puede tener distintas dimensiones en función del acabado.

La pantalla táctil puede tener distintas dimensiones en función del acabado.

La instrumentación puede ser digital opcionalmente, lo que aporta un toque tecnológico muy interesante y que acerca al Skoda Scala a los modelos con mayor carga tecnológica del segmento. Esta instrumentación digital, como todas las ofrecidas en los modelos del grupo VAG es fácilmente legible, tiene una buena calidad de imagen y permite una personalización correcta.

El resto de mandos también tiene un ajuste correcto, de hecho, en las partes superiores del salpicadero llegamos incluso a encontrar plásticos blandos que de nuevo superan los acabados de otros modelos de la marca.

Las plazas traseras son similares a las que podemos encontrar en una berlina.

Las plazas traseras son similares a las que podemos encontrar en una berlina.

La amplitud por su parte es realmente correcta, no sólo en las plazas delanteras, ya que las traseras consiguen un espacio muy similar al que podríamos encontrar en modelos del segmento superior. Para estos asientos posteriores encontramos incluso salidas de ventilación propias y dos puertos de carga de tipo lightning.

El maletero, con 467 litros está también claramente por encima de la media de otros coches del mismo segmento. Supera con creces los 380 litros de un Seat León o los 398 l del Peugeot 308.

• Honda Civic 2017 | 478 litros
• Skoda Scala | 467 litros
• Fiat Tipo | 440 litros
• Skoda Spaceback | 415 litros
• Peugeot 308 | 398 litros
• Hyundai i30 | 395 litros
• Kia Ceed 2018 | 395 litros
• Subaru Impreza 2018 | 385 litros
• Renault Mégane | 384 litros
• Volkswagen Golf 2017 | 380 litros
• Seat León 2017 | 380 litros
• Lexus CT 2017 | 375 litros
• Ford Focus 2018 | 375 litros
• Opel Astra | 370 litros
• Audi A3 2017 | 365 litros
• Mazda 3 2017 | 364 litros
• BMW Serie 1 2017 | 360 litros
• Mercedes-Benz Clase A 2018 | 360 litros
• Citroën C4 Cactus | 358 litros

Comportamiento dinámico

En marcha el Scala se muestra desde el principio como un coche agradable y fácil de conducir. Opcionalmente podemos contar con una suspensión de dureza variable que ajuste la respuesta de los amortiguadores en función del modo de conducción elegido.

No nos parece un extra realmente necesario puesto que la configuración inicial de la suspensión de serie resulta muy acertada para el perfil del coche. Aunque tiene cierta firmeza a la hora de afrontar curvas es sobre todo cómoda y se centra en absorber las irregularidades del asfalto.

El Scala es un modelo que apuesta por la comodidad, pero que se defiende sobradamente en trazados más revirados.

El Scala es un modelo que apuesta por la comodidad, pero que se defiende sobradamente en trazados más revirados.

Lo mismo sucede con la dirección, cuenta con un alto grado de asistencia, lo que facilita el manejo, pero resta información de lo que ocurren entre el neumático y el asfalto. De nuevo con los modos de conducción podemos incrementar la dureza, pero sigue sin marcar una diferencia significativa.

Y es que en general el Skoda Scala es un coche que logra un buen equilibrio dinámico primando la comodidad a la agilidad. Podemos decir que un Seat León es un coche más «deportivo», pero la plataforma MQB A0 no defrauda y consigue un agrado de conducción que satisface a distintos perfiles de conductor.

1.0 TSI de 115 CV

Nuestra unidad cuenta con el motor tricilíndrico 1.0 TSI en su configuración de 115 CV, por debajo hay otra de 95 CV, no la recomendamos puesto que en ese caso la caja de cambios es de 5 velocidades, lo que resta claras aptitudes en carretera al Scala.

Sin embargo, nuestra versión sí cuenta con una caja de cambios de seis relaciones, de esta manera se vuelve una opción tan válida para ahorrar combustible como para recorrer largas distancias.

Las llantas de nuestra unidad eran de 17 pulgadas.

Las llantas de nuestra unidad eran de 17 pulgadas.

Como todos los tricilíndricos es un motor que tiene menos fuerza en bajos, en esta zona del cuentavueltas el turbo se hace imprescindible y tenemos que manejar sus tiempos de respuesta para poder obtener las reacciones deseadas. En medios y altos regímenes la situación cambia y el empuje es mucho más directo y rápido.

Si comprendemos su manejo este motor resulta suficiente para cualquier situación y nos permitirá viajar con equipaje y pasajeros. Además permite conseguir consumos ajustados e inferiores a los seis litros en la mayoría de las situaciones.

El maletero es el segundo mejor del segmento por detrás del Honda Civic.

El maletero es el segundo mejor del segmento por detrás del Honda Civic.

Se trata sin embargo de un propulsor sensible al estilo de conducción, por tanto, las medias de consumo pueden subir notablemente si practicamos una conducción más rápida.

Si tenemos pensado circular frecuentemente por carreteras reviradas o cubrir largas distancias es más recomendable equipar el motor 1.5 TSI de 150 CV, ya que este permite una conducción más emocional y despreocupada. Las medias de consumo no se dispararán en conducción normal, quedando fácilmente por debajo de los 6,5 litros.

Conclusión

El Skoda Scala aporta una interesante alternativa dentro del segmento de los compactos, gracias a su tamaño generoso consigue ofrecer una habitabilidad interior digna de una berlina. Continúa así el espíritu de su predecesor, pero ahora añade una larga lista de aditivos tecnológicos y estéticos que le fortalecen.

En contra podemos encontrar un incremento de precio que ya nos obliga a olvidar el concepto de ‘coche barato’. También echamos en falta más opciones que permitan obtener el distintivo medioambiental ECO.

Valoración

Diseño:8
Espacio interior y maletero: 8.5
Motor, cambio y prestaciones: 7.8
Confort y terminación: 7.8
Equipamiento en seguridad y tecnología: 8
Diversión al volante: 7.5
Precio: 8.5

Puntuación final: 8,01

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.