Seat y Volkswagen revisarán 420.000 unidades del Ibiza, Arona y Polo por un fallo en el cinturón trasero

Subscribirse
Cuando las tres plazas traseras están ocupadas, ante ciertas maniobras el cinturón de la izquierda se puede soltar.
Cuando las tres plazas traseras están ocupadas, ante ciertas maniobras el cinturón de la izquierda se puede soltar.

¡Atención! Esta es una de las llamadas a revisión más importantes realizadas en los últimos años. Entra otras cosas porque supone que prácticamente todos los usuarios de los nuevo Seat Ibiza, Seat Arona y Volkswagen Polo deberán pasar por el taller.

Según, el grupo Volkswagen se estima que esta medida podría afectar a cerca de 420.000 usuarios, una llamada a revisión que comenzará en las próximas semanas y que será notificada a cada uno de los propietarios de estos modelos.

En este sentido Seat estima que podrían ser 191.000 unidades del Arona y del Ibiza y Volkswagen señala que afectaría a 219.000 unidades del nuevo Polo.

Por este motivo, además, desde la marca señalan que aunque ambos modelos están homologados y es seguro conducir en ellos, la firma aconseja a los clientes no usar el asiento trasero hasta que se equipe con un nuevo cinturón de seguridad.

La notificación se realizará por carta y a partir de ahí el cliente podrá concertar una cita con un servicio oficial de la compañía para realizar la revisión de forma completamente gratuita.

El motivo de esta llamada a revisión es que en determinadas situaciones, cuando las tres plazas traseras están ocupadas –principalmente la trasera y la izquierda-, es posible que el cinturón de seguridad se desabroche “inintecionadamente” y de forma repentina.

Hasta la fecha cuando las marcas han notado que puede ocurrir que se desabroche el cinturón es en raras situaciones como cambios repentinos de carril y sólo cuando se encuentran los cinco pasajeros dentro del vehículo.

Según ambos fabricantes, estos aseguran que ya han encontrado una solución para evitar que este problema se repita y están esperando la validación de esta solución por parte de las autoridades competentes para solucionar el problema “lo antes posible”. Además, esta solución se debería realizar no sólo en los vehículos que ya disponen los clientes sino los que también están en fase de producción.

El problema, al parecer, está en la posición de dos de los anclajes del cinturón. Todo parece indicar que al ser un espacio tan justo, ante movimientos bruscos el peso de una persona se incline hacia un lado y eso haga que se accione la liberación del otro cinturón.

Por tanto, no quiere decir que el cinturón se desabroche por sí solo, sino ambos anclajes ‘chocan’ y ese impacto, con presión hace que se suelte uno de los cinturones.

Esta fallo fue descubierto por la publicación finlandesa Tekniikan Maailma, quién realizó varios test del Alce con los modelos del grupo Volkswagen con la plataforma MQB, dándose cuenta de que ocurría este error.

Además, otras publicaciones como Autopista también han replicado esta situación comprobando efectivamente que ocurría ese error.

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.