Bella Hadid se ha subido a un coche mítico: ¿Sabes cuál es?

Subscribirse
La modelo Bella Hadid durante su visita a la colección de clásicos de Alberto de Mónaco.
La modelo Bella Hadid durante su visita a la colección de clásicos de Alberto de Mónaco.

Este fin de semana se ha celebrado el Gran Premio de Mónaco 2018 de Fórmula 1. Todo un acontecimiento del motor en el que se han podido ver ‘celebrities’ de todo el mundo. Una de ellas ha sido Bella Hadid, la famosa modelo estadounidense conocida, entre otros, por participar en el desfile de Victoria’s Secret.

Pues bien, resulta que Bella Hadid, que cuenta con millones de seguidores –sólo en Instagram contabiliza 18 millones de fans- ha podido disfrutar de cerca de la colección privada de coches clásicos del príncipe Alberto de Mónaco, gracias a una colaboración que tiene el fabricante suizo de relojes, TAG Heuer, con el Museo del Automóvil de Mónaco.

Durante este encuentro Bella Hadid pudo conocer de cerca las joyas sobre ruedas del museo junto al propio Alberto de Mónaco y también con Tom Brady, jugador de fútbol norteamericano y marido de Gisele Bündchen; y la ‘ex miss universo’ en 204 Paulina Vega Dieppa.

Bella Hadid dijo cuando se puso al volante: “Siento que me pertenece”.

Bella Hadid dijo cuando se puso al volante: “Siento que me pertenece”.

Uno de los momentos más emotivos del encuentro fue cuando Bella Hadid se subió a este descapotable y posteriormente admitía en sus redes sociales: “Siento que me pertenece”. Y, desde luego, a nosotros no nos extraña. Entre otras cosas porque el modelo de la colección de Alberto de Mónaco es un vehículo único.

Se trata del Fiat 600 Jolly by Ghia, un modelo nacido entre los años 50 y 60. Inicialmente, este modelo estaba basado en el Fiat 600 de 1955. Se trataba de una variante, conocida como 600 Jolly, que fue encargada por Gianni Agnelli, presidente de Fiat.

Por aquel entonces, Gianni Agnelli, necesitaba un coche para llevar a bordo de su barco el Agneta. Un coche que le valiera para desplazarse en sus paradas por el Mediterráneo. Y en este sentido el Fiat 600 Jolly by Ghia era el complemento perfecto para sus desplazamientos puesto que era pequeño y ligero y podía introducirse en el barco con facilidad.

Inicialmente los Jollys estaban basados en el Fiat 500 de dos cilindros que, posteriormente fueron modificados por el carrocero Ghia. Las modificaciones incluían la eliminación del techo y las puertas y la incorporación de asientos de mimbre. Después, se utilizaron los Fiat 600, ya más grandes, para realizar estas mismas modificaciones. Según RM Sotheby’s, popular casa de subastas, este coche podría tener un precio que rondaría los 85.000 euros.

Estiman que se produjeron sólo unos 400 coches entre los años 1958 y 1969. Y uno de ellos ha sido este que guarda celosamente Alberto de Mónaco y en el que se ha podido subir y disfrutar, aunque hayan sido sólo unos segundos, la modelo Bella Hadid.

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.