Precios de coches nuevos

Llegan los retrovisores digitales, adiós a los espejos convencionales

Subscribirse
Así son los retrovisores digitales.
Así son los retrovisores digitales.

La industria de la automoción avanza a pasos de gigante. Y el coche tal y como lo hemos conocido durante décadas pronto dejará de existir.

Todos los avances, además, van en la misma dirección: mayor tecnología, automatización, eficiencia y seguridad.

Y en este sentido, el próximo Audi e-tron, que se presentará a mediados de septiembre a pocos kilómetros de Silicon Valley, la cuna de las tecnológicas en Estados Unidos y en todo el mundo, será una pieza clave.

Audi ha avanzado que este modelo acabará con los espejos retrovisores. Al menos con los espejos retrovisores tal y como los conocemos hoy en día. Al paso que va la electrónica y la informática, esto era algo previsible. Sin embargo, hasta la fecha ningún fabricante lo había llevado a cabo en un modelo de producción.

Si bien es cierto que Tesla lo intentó hace algunos años –en 2013- con el Model X, finalmente la firma norteamericana no se atrevió a llevarlo a producción. De ahí que el e-tron pueda considerarse como el primer modelo de producción con ‘retrovisores digitales’.

Menos ruido, más aerodinámicos

Conviene señalar, eso sí, que aunque digamos que desaparecen los espejos retrovisores, en realidad lo que desaparecen son las grandes carcasas con sus espejos en el interior que, a su vez, era manejados desde un mando a la altura del reposabrazos.

La novedad, por tanto, radica en que Audi ha sustituido en el e-tron estas grandes carcasas y espejos por unas pequeñas cámaras integradas en un soporte. Todo apunta a que esta novedad será opcional (no vendrá incluida de serie en todos los e-tron). Pero es un primer paso hacia una estandarización próxima.

Los motivos por los que muchos usuarios y fabricantes lo querrán introducir son varios. En primer lugar por la reducción de ruidos aerodinámicos.

Estos retrovisores ayudan al e-tron a conseguir un Cx de 0,28.

Estos retrovisores ayudan al e-tron a conseguir un Cx de 0,28.

Las grandes carcasas con espejos siempre suelen ser molestas ya que generan mucho ruido con el viento en el momento en el que se alcanzan altas velocidades. Además, estos ruidos suelen estar muy presentes ya que quedan cerca de los oídos de conductores y pasajeros.

Y a todo ello hay que sumar que el e-tron es un modelo eléctrico. Por tanto, cuando más silencio exista, mejor será la experiencia de usuario.

Además del menor ruido, también se ha desarrollado esta tecnología con la intención de mejorar la aerodinámica del vehículo. Y de hecho todo parece indicar que lo ha conseguido, puesto que según la firma de los cuatro aros ha logrado un Cx de 0,28.

Para hacernos una idea de lo que esto significa, el Audi Q8, que es el último modelo presentado por Audi y que se caracteriza por sus formas de coupé ha logrado un CX de 0,34.

Esta aerodinámica se ha conseguido en el túnel del viento de Ingolstadt, un ventilador capaz de reproducir corrientes de viento de hasta 300 km/h. Un túnel que ha servido para trabajar la resistencia al avance.

Más estrechos

A la hora de describir cómo son estos retrovisores digitales bautizados por Audi como ‘espejos retrovisores exteriores virtuales (Audi Virtual Mirror)’ lo primero que llama la atención es que son más estrechos que los retrovisores convencionales. De ahí que pueden reducir la anchura del vehículo en unos 15 centímetros.

Estos espejos están montados sobre unos soportes planos. Y Sobre estos soportes se ha integrado una pequeña cámara. Esta cámara a su vez captura las imágenes que rodean al vehículo y que se muestran en pantallas OLED de siete pulgadas situadas entre las puertas y el salpicadero.

Han sido desarrollados en el túnel del viento a 300 km/h.

Han sido desarrollados en el túnel del viento a 300 km/h.

Además, estas pantallas son táctiles y permiten variar la visión que muestran. Y también, estas cámaras presentan tres posibles modos de visión: para conducir por carretera, para girar y para aparcar.

Primer SUV eléctrico

No obstante, esta innovación de los espejos retrovisores no será la única del e-tron. Este modelo de la firma de los cuatro aros se caracteriza por ser el primer SUV completamente eléctrico de Audi.

Y no sólo será el primer SUV eléctrico de Audi sino que además, contará con ya cierta autonomía. En concreto, desde la marca alemana señalan que rondará los 400 kilómetros con una sola carga, según el ciclo WLTP.

Esta buena autonomía tiene su razón de ser, principalmente, en por los sistemas de recuperación de la energía. De hecho, Audi señala que el 30% de su autonomía se consigue gracias a los diferentes modos de recuperación de la energía.

Esta es la primera imagen oficial que ha publicado Audi de la silueta del nuevo e-tron 2019.

Esta es la primera imagen oficial que ha publicado Audi de la silueta del nuevo e-tron 2019.

En este sentido hay tres formas de recuperación de la energía:

Manual: mientras el coche rueda por inercia utilizando las levas en el volante.

Automática: entra en funcionamiento el asistente predictivo de la eficiencia. Este sistema utiliza los sensores de radar, imágenes de las cámaras de video, los datos cartográficos del sistema de navegación e información Car-to-X para detectar el entorno del tráfico y de la ruta y así mejorar la eficiencia.

Frenando: el e-tron puede frenar de forma hidráulica o eléctrica, mediante una suave transición entre ambas. Si frena mediante los motores eléctricos (frenada eléctrica) decelera hasta 0,3 g, una medida más que suficiente para el día a día (cubre el 90% de las situaciones) devolviendo así la energía a las baterías. Si el conductor necesita más de 0,3 g, entonces entran en funcionamiento los frenos hidráulicos de forma rápida (solo transcurren 150 milisegundos entre el inicio de la desaceleración y el momento en el que se consigue la fuerza de frenada máxima por la presión entre las zapatas de freno y los discos).

Prototipo del Audi e-tron 2019.

El conductor, además, mediante las levas puede seleccionar el grado de recuperación de energía en tres niveles:

• Nivel más bajo: el vehículo puede rodar por inercia sin resistencia adicional de los frenos cuando el conductor levanta el pie del acelerador.

• Nivel intermedio: el vehículo reduce la velocidad al levantar el pie del acelerador.

• Nivel más alto: la reducción de velocidad es notable, lo que permite al conductor perder velocidad o acelerar utilizando únicamente el pedal del acelerador. En este escenario no es necesario utilizar el pedal del freno.

Hasta 400 CV

Este nuevo e-tron también se caracteriza porque incorpora dos motores eléctricos con una potencia de 265 kW (360 CV) que, entre ambos, desarrollan un par máximo de 561 Nm. Esta fuerza del motor específica la puede mantener durante un tiempo máximo de 60 segundos.

Y existe, además un modo Boost, al cambiar de D a S y acelerar a fondo, donde la potencia asciende hasta los 408 CV (300 kW) y un par de 664 Nm. durante 8 segundos.

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.