Renault Twizy 2012

  • Otras ediciones:
  • 2012
Nuevo
5,5/10
Puntuación media según 2 opiniones de expertos
5.5 10 2
Puntúa
este coche
23º de 26 en Urbanos muy pequeños
Desde
7.930€
5,5/10
Puntuación media según 2 opiniones de expertos
Puntúa
este coche
23º de 26 en Urbanos muy pequeños
Desde
7.930€
Tipo de coche
Urbanos muy pequeños
Tamaño
Muy pequeño
Largo/ancho/alto
2,3/1,2/1,5 metros
Maletero
31 l.
Motores
Eléctrico
Cambio
Automático
Potencia
5 - 17 CV
CO2
desde 0 g/km
Seguridad

A favor

Sistema eléctrico, aceleración desde parado, agilidad en ciudad y precio competitivo.

En contra

Ausencia de puertas, poca capacidad de carga, poco resguardo ante inclemencias del tiempo, ausencia de ESP.

Desde principios de 2012 Renault comercializa el Twizy. Se trata de un modelo que se caracteriza por su motor eléctrico, su original carrocería –con el lateral descubierto-, su condición de coche biplaza y su precio competitivo.

Fabricado en Valladolid, el Twizy es un coche pensado especialmente para la movilidad urbana. Eso sí, más que coche como tal, el Twizy ha sido homologado como un cuadriciclo ligero. En su construcción ha participado la división de competición de Renault, conocida como Renault Sport. Para ello han credo un vehículo que está basado en una estructura multitubular.

Otra de las curiosidades del Twizy es que se trata de un modelo tan original que apenas tiene competidores. En concreto, si hacemos una búsqueda por modelos de dos plazas propulsados por un motor eléctrico, tan sólo nos aparece el Smart fortwo eléctrico. Sin embargo, no son del todo comparables, ya que el fortwo es un modelo más potente y es considerado un turismo convencional, mientras que el Twizy es un cuadriciclo, es decir un vehículo mitad coche, mitad ciclomotor, homologado para transportar a dos ocupantes en modo tándem y dimensiones contenidas (2,34 metros de largo y 1,24 metros de ancho).

Este tamaño reducido hace que circular con el Twizy por una gran ciudad sea una tarea muy fácil. Tiene una muy buena aceleración y una corta longitud, lo que nos ayuda mucho a la hora de aparcar. Asimismo, es muy estrecho, lo que también nos viene muy bien cuando tenemos que sortear algún vehículo. Además, en algunas ciudades el usuario del Twizy no tiene que pagar, ya que al ser un vehículo eléctrico está exento.

Como contrapartida, el Twizy también tiene aspectos que desde el principio han tenido muchas críticas por parte de los usuarios y la prensa. Una de las carencias más demandadas es que el Twizy carece de puertas. Esto significa que en épocas de mal tiempo, el usuario del Twizy se mojará ya que podrá recibir salpicaduras. Y también tendrá que ir vestido y bien abrigado, ya que el Twizy no cuenta con calefacción.

Eso sí, a diferencia de una moto, no tienes que llevar casco dentro de él ya que cuenta con cinturones de seguridad tanto delante –de cuatro puntos de anclaje- como detrás, con tres puntos de anclaje. Eso sí, no tiene anclajes isofix con lo cual el Twizy no vale para llevar a niños.

Entre otras curiosidades, la elección por parte de Renault de no incluir puertas es para aligerar el peso del vehículo, para que el conductor no se sienta encerrado y porque según ellos incluso cuando llueve no te mojas debido a la aerodinámica. Sin embargo, una vez dentro de él, el usuario tiene una sensación total de inseguridad con él, ante un posible impacto fronto-lateral o incluso cuando se viaja en una vía rápida o autovía ya que el resto de vehículos proyectarán un sonido atronador de rodadura sobre nosotros.

De ahí, que Renault ofrezca un sistema de puertas opcionales que basculan sobre el vehículo. Además, desde 2012 está disponible con una cubierta transparente que funciona a modo de ventanilla. Se trata de un extra que se monta de forma fácil y en poco tiempo y que por menos de 400 euros nos resguarda por completo cuando llega el mal tiempo. Entre las puertas opcionales y la superficie que simula unas ventanillas, habrá que desembolsar unos 1.000 euros.
Por este motivo, un año más tarde de su lanzamiento, en 2012, Renault ha presentado un completo sistema que simulan unas puertas cerradas. En cuanto a la capacidad de almacenamiento, el Twizy cuenta con dos guanteras en la parte delantera y un hueco tras el respaldo del asiento posterior.

Con todo ello, Renault ha logrado que el peso del Twizy sea muy ligero. En total, Renault afirma que el Twizy pesa 450 kilos, de los que 100 corresponden a la batería. Eso sí, para entender esta ligereza hay que añadir que el Twizy no tiene elementos de seguridad como el ABS o el ESP, ya que le habrían hecho ser más pesado.

Respecto a los motores existen dos versiones: la versión de 45 y la de 80. Estas cifras hacen relación a la velocidad máxima que puede alcanzar cada una de ella. Así, el Twizy que alcanza 45 km/h incorpora un motor de 9 caballos (7 kilowatios), mientras que el Twizy de 80 km/h está propulsado por un generador eléctrico de 17 CV (13 kilowatios).
Por tanto, el Twizy 45, al ser un cuadriciclo poco potente, puede ser conducido por aquellas personas que tengan la licencia de ciclomotor.
Eso sí, también tendrá las mismas restricciones que un ciclomotor: es decir no pueden circular por autovías ni autopistas, entre otras medidas.

Respecto a la autonomía la marca anuncia que el Twizy puede recorrer con una sola carga un total de 100 kilómetros. Sin embargo, y en condiciones normales, esta cifra baja hasta los 70-80 kilómetros.
A la hora de recargar el Twizy basta con utilizar un enchufe convencional para recargar las baterías en alrededor de 3,5 horas.

Encima del volante existe un cuadro digital donde se muestra gran parte de la información, como la velocidad o la marcha engranada (D para ir hacia delante, R para la marcha atrás y N para el punto muerto).

Una vez en marcha, el Twizy sobresale por su agilidad para salir desde parado. Al ser un coche eléctrico, esta aceleración es contundente. Asimismo, también destaca por su comportamiento aceptable, mejorado porque tiene el centro de gravedad muy bajo. Lo que no gusta tanto es la dirección, ya que alno poseer asistencia alguna es casi como un kart, cuesta mucho moverla. En definitiva, un modelo curioso, llamativo, original pero que tiene bastantes inconvenientes.

A favor

Sistema eléctrico, aceleración desde parado, agilidad en ciudad y precio competitivo.

En contra

Ausencia de puertas, poca capacidad de carga, poco resguardo ante inclemencias del tiempo, ausencia de ESP.

Opinión de medios expertos

5,5

/10
Cocheando analiza diariamente lo que se publica acerca de este coche en revistas, diarios y webs para recoger aquí las principales conclusiones. La puntuación final es la nota media de las publicaciones analizadas.
Cocheando
Diariomotor

Cocheando

por Cocheando -

El Twizy es un coche curioso. Su condición de biplaza -el pasajero va detrás del conductor-, eléctrico y ausencia de puertas le convierten en, cuanto menos, un vehículos original. Tiene posibles aspectos a mejorar como es el caso de la ausencia de puertas u otros como su autonomía justa. Sin embargo, a cambio es muy práctico en ciudad e incluso llega a ser divertido gracias a su rápida aceleración.

Diariomotor

La ofensiva eléctrica de la firma del rombo daba sus primeros pasos y copaba los principales mercados europeos dentro de su segmento. El Twizy era uno de los representantes de dicha primera hornada de Renault con una intención clara de vehículo urbano de poco peso (menos de 500 kg) y fácil de aparcar por su tamaño contenido. Esta última característica le permitía incluso aparcarse en batería en un aparcamiento en línea.

Más información