Precios de coches nuevos

La Policía alemana registra las sedes de Opel para estudiar un posible fraude en las emisiones de sus motores diésel

Subscribirse
Opel Insignia.
Opel Insignia.

La Policía alemana ha registrado hoy lunes las sedes de Opel en Rüsselheim y Kaiserslautern por un posible fraude en los motores diésel Euro6 de algunos modelos. Así lo han confirmado tanto el propio fabricante como el cuerpo de seguridad del estado alemán.

En concreto, quien está llevando a cabo la investigación es la fiscalía de la ciudad de Frankfurt, que sería quien ha ordenado el registro en las oficinas. A su vez esta fiscalía ordenó realizar los registros por Oficina de Investigación Criminal (LKA) del estado federado de de Hesse, tras una denuncia interpuesta por la Oficina Federal de Vehículos a Motor (KBA).

El motivo de este registro es buscar información y documentación acerca de una posible manipulación en el software de los motores diésel de la marca alemana.

Desde Opel señalan que no “pueden dar detalles de la investigación, ya que actualmente está en curso”. Aun así, desde la firma ahora perteneciente al Grupo PSA afirman que “están cooperando con las autoridades alemanas y que se reafirman en que su vehículos cumplen con la normativa vigente”, señalan en un comunicado.

En cuanto al registro ha sido llevado a cabo por decenas de agentes que se han personado hoy en las sedes alemanas de Opel. A su vez, algunos medios como el Bild apuntan a que estas investigaciones son la continuación de una denuncia interpuesta por la Oficina Federal de Vehículos a Motor alemana, que se conoce con las siglas de KBA.

Según el Bild se estima que esta posible manipulación del software que mide los vehículos contaminantes afectaría a cerca de 95.000 coches de la marca Opel y más en concreto a modelos como el Insignuia, Zafira y Cabrio fabricados en los años 2012, 2014 y 2017.

Finalmente el Ministerio de Transporte Alemán ha confirmado que serán unos 100.000 coches afectados de los modelos Insignuia, Zafira y Cabrio.

Al parecer este registro viene de años atrás puesto que este organismo conocido como KBA ya descubrió hace tres años (en 2015) cuatro dispositivos de dudosa legalidad y que podrían estar destinado a ‘trucar’ las emisiones, según ha señalado el Ministerio de Transporte.

Tras este hallazgo Opel realizó una llamada a revisión de la que según la marca francesa, el 70% de los usuarios realizaron la revisión oportuna. Sin embargo, ahora al parecer se ha encontrado una quinta pieza que podría ser de nuevo considerada como causa de la manipulación.

Nuevos registros

Estos registros a la firma Opel se producen después de otras oleadas previas de investigaciones por parte de las autoridades a diferentes fabricantes. Por ejemplo, en la primavera de este mismo año la Fiscalía de Stuttgart iniciaba una investigación en relación al desarrollo de motores de Porsche, que acaba con la detención del máximo responsable del desarrollo de propulsores, Jörg Kerner.

Asimismo, también en Audi y en un espacio de tiempo similar, la Fiscalía de Múnich ordenaba también otros registros en la sede central y otras instalaciones de Audi. Estos registros formaban parte de la investigación por fraude en las emisiones contaminantes de los vehículos diésel en Estados Unidos.

Asimismo, en junio de 2018 el que fuera presidente de Audi, Rupert Stadler, también era detenido en su domicilio como presunto responsable de este fraude en las emisiones. A partir de entonces, además, Rupert Stadler era cesado como máximo dirigente de la marca de los cuatro aros.

Estas nuevas investigaciones vuelven a poner el foco en los motores diésel de los coches, un tipo de tecnología que en los últimos meses ha sufrido un descalabro en las ventas debido a estos posibles fraudes en las emisiones y al discurso de los políticos señalando que el diésel es un combustible contaminante.

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.