Precios de coches nuevos

El Brexit, la situación política en España y la normativa de CO2… principales causas que pueden afectar al automóvil en España según PSA

Subscribirse
Las ventas del grupo PSA disminuyen casi un 15% durante el mes de enero.
Las ventas del grupo PSA disminuyen casi un 15% durante el mes de enero.

El Brexit, la situación política en España y la normativa de CO2 son las principales causas que pueden afectar al automóvil en España. Al menos así lo ha manifestado el Grupo PSA (formado por las marcas Peugeot, Citroën, Opel y DS) en su balance sobre su gestión en la fábrica de Vigo, una planta que podría batir su récord de producción en 2020, una vez que el Peugeot 2008 tenga velocidad de crucero.

El motivo de este balance es la negociación del próximo convenio colectivo, un documento que afecta a cerca de 6.000 trabajadores. Y en este sentido, desde la compañía han señalado que los principales obstáculos que podrían afectar al comercio del automóvil en el futuro, como el Brexit, la situación política española y la normativa europea de emisiones de CO2.

Asimismo, la dirección de la planta, por su parte, ha realizado una evolución de la situación de la empresa durante los últimos cuatro años.

Y en este sentido, desde PSA han señalado que este último convenio de cuatro años se realizado dos nuevos lanzamientos, K9 (Citroën Berlingo, Peugeot Rifter, Opel Combo y Toyota Proace City) y P24 (Peugeot 2008) y se ha alcanzado una carga «máxima» de actividad en las líneas de producción. Además, se han instalado plataformas que permitirán dar respuesta a la demanda de vehículos eléctricos y térmicos.

A ello se suman 370 mejoras de contratos y 2.000 promociones de puestos de trabajo. También se han impartido 630.000 horas de formación y se ha incrementado el porcentaje de mujeres en la empresa hasta un 23 por ciento.

En esa línea, se ha puesto en valor que la subida salarial de los empleados haya superado el Índice de Precios de Consumo (IPC) en la parte fija y la variable.

Desde el ámbito social, la dirección de la planta ha recordado que se han realizado 6.000 mejoras relativas a la prevención de enfermedades y se han concedido 26.000 ayudas sociales y de estudios. Además, casi 1.200 trabajadores se han acogido a algún mecanismo de conciliación laboral y se han puesto a disposición de todos ellos el comedor de la empresa y descuentos en vehículos.

La próxima reunión tendrá lugar el martes por la tarde, cuando se continuará el proceso de negociación que dará lugar al nuevo convenio, que afecta a más de 6.000 trabajadores.

Mejoras sociales en PSA Vigo

Los representantes de los sindicatos de la planta de Grupo PSA en Vigo, no obstante, han defendido la necesidad de alcanzar mejoras salariales y sociales, como las referentes a licencias y a la conciliación, en un día en el que ha tenido lugar la primera reunión con la empresa para abordar la negociación del nuevo convenio colectivo.

Durante la sesión del pasado viernes, celebrada en el Auditorio Mar de Vigo, se ha constituido la mesa de negociación, formada por 12 personas de la empresa y 12 sindicalistas (siete del SIT, dos de UGT, uno de la CUT, uno de CC.OO. y otro de la CIG). En ese contexto, los portavoces sindicales han hecho balance de sus demandas.

En declaraciones, la secretaria general del Sindicato Independiente de Trabajadores (SIT), Ana María Reigosa, ha explicado que los principales objetivos de esta central pasan por conseguir incrementos en las primas variables repartidas en las plantas de acuerdo con los beneficios, el salario base de los empleados eventuales y el complemento de nocturnidad.

En ese sentido, el SIT ha defendido la necesidad de «avanzar» hacia un mayor número de contratos indefinidos para alcanzar una mayor estabilidad laboral, así como de mejorar las licencias y el acuerdo de conciliación. Además, este sindicato demandará un plan industrial a la dirección de la planta viguesa para conocer los proyectos que se espera llevar a cabo en el futuro.

Además de mejoras salariales y de la demanda de un plan industrial, CC.OO. exigirá una nueva utilización del saldo positivo de horas, establecer una parada de siete minutos en el penúltimo descanso de cada turno en montaje, crear un tope máximo de actividad y recuperar puestos externalizados. Este sindicato también reclamará subidas en el salario y los complementos de los trabajadores.

Reivindicaciones de los trabajadores de PSA Vigo

Asimismo, la portavoz sindical de Unión General de Trabajadores (UGT), Ana Belén Valiño, ha remarcado que el objetivo principal de este sindicato pasa por alcanzar un «importante» número de empleos estables y de calidad, para lo que defenderá la conversión de jornadas parciales en completas. Además, ha abogado por establecer un «mayor control» sobre los ritmos de trabajo y por plantear medidas que garanticen que no sean excesivos.

La portavoz de UGT también ha defendido la necesidad de alcanzar avances sociales en materia de conciliación y licencias mediante una política de Igualdad y ha insistido en que se debe incrementar el poder adquisitivo de los empleados.

El representante de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Vítor Mariño, ha considerado que es urgente una mejora de las condiciones laborales ante el incremento de bajas derivadas de la alta carga de trabajo.

Así, ha asegurado también que es preciso recuperar los salarios de los que se disponía antes de los «recortes» aplicados en 2014 y ha abogado por que los incrementos en las pagas no dependan de los beneficios de la firma. También ha criticado que la dirección de la planta insista en la importancia de mejorar su competitividad ante la fusión con Fiat Chrysler.

Mientras, la Confederación Intersindical Galega (CIG) ha advertido de que no aceptará que las posibles paradas de producción debidas a la situación del diésel afecten a las condiciones de los trabajadores y ha insistido en la importancia de mejorar su poder adquisitivo ante los beneficios alcanzados por el grupo automovilístico.

En cuanto a los tipos de contratos, la central sindical ha criticado que, en los últimos cuatro años, se hayan perdido más de 300 fijos horarios pese a que el número de vehículos montados por semana pasó de 9.615 a 11.030. De ese modo, ha lamentado que los «altos ritmos y cargas de trabajo» afecten a la salud de los empleados y ha denunciado que se haya denegado el derecho a disponer de un asesor sindical externo en las reuniones del convenio a la CIG (una petición que también negaron a la CUT).

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.