Precios de coches nuevos

PSA plantea un ERE de más de 460 personas en la fábrica de Figueruelas para los mayores de 60 años

Subscribirse
PSA tiene fábricas en Zaragoza, Vigo y Madrid.
PSA tiene fábricas en Zaragoza, Vigo y Madrid.

La dirección de PSA ha propuesto un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para los 461 trabajadores de la planta zaragozana de Figueruelas nacidos en 1959.

Esta fórmula ya la utilizó la compañía el año pasado para renovar a su plantilla, aunque entonces también puso encima de la mesa la posibilidad de hacer jubilaciones mediante contratos de relevo, algo que, en esta ocasión, por el momento la empresa no ha planteado, pero sí que lo han reclamado los sindicatos.

En declaraciones, la presidenta del comité de empresa, Sara Martín (UGT), ha explicado que la reunión de este lunes ha sido «un formalismo» para abrir la mesa de negociación del ERE.

«La empresa lo que nos ha dicho es que va a afectar a 461 compañeros que cumplen a lo largo de este año 61 años».

De esta forma, la dirección de PSA ha sugerido que la salida de los trabajadores sea como mínimo a los 61 años y seis meses y como máximo 62.

«No han hecho ningún planteamiento económico, no nos han aclarado si todos van a salir por ERE, por lo que todos los sindicatos hemos dicho que nos gustaría que se siguiera contando con el contrato de relevo, aunque de momento no había ninguna respuesta», ha detallado.

Por su parte, el representante de CC.OO. en la planta, Chema Fernando, ha agregado que la parte sindical ha advertido a la empresa de que las condiciones económicas «no pueden ser inferiores a las que ha habido en ERE anteriores».

Ha insistido en que les gustaría que un porcentaje de estas personas que salen de la factoría lo hiciesen a través de un contrato de relevo.

Aprobado el convenio de PSA Vigo

Por su parte, la planta viguesa del Grupo PSA ha aprobado este lunes su nuevo convenio colectivo con el único apoyo del sindicato mayoritario, el Sindicato Independiente de Trabajadores (SIT). Mientras, CC.OO., CIG y CUT han considerado «insuficientes» las medidas recogidas en el documento y los dos primeros lo han rechazado.

Según ha informado la secretaria general del SIT, Ana María Reigosa, este sindicato ha rubricado este lunes el acuerdo tras una reunión en la que las centrales han expresado sus posturas respecto a la propuesta final de la empresa, trasladada la semana pasada tras nueve reuniones de la mesa de negociación. Dado que el SIT cuenta con una amplia mayoría en esta última, su apoyo al documento ha permitido que este haya sido aprobado.

Mientras, CIG y CC.OO. han rechazado la propuesta en la que se reflejaban las medidas planteadas por la dirección de la planta y CUT y UGT todavía no han confirmado su postura al respecto.

Sobre el nuevo convenio, la secretaria general del SIT ha destacado que su aprobación permitirá «aportar mejoras económicas y sociales» a los empleados de la fábrica viguesa, así como de conciliación laboral y familiar. También ha valorado la presentación de un plan industrial por parte de la dirección de la empresa en el que se ha incluido la producción de vehículos eléctricos e híbridos.

Por su parte, CC.OO. ha rechazado el documento planteado al considerar «insuficientes» las mejoras incluidas en el mismo, según ha detallado a Europa Press la sindicalista Carmen María Fernández. Así, ha indicado que la oposición a la postura de la dirección de la planta se acordó en la asamblea celebrada en el sindicato el viernes pasado y ha criticado que el nuevo convenio no refleje la eliminación de los «recortes salariales» aplicados en 2014.

Asimismo, la CIG ha rechazado la propuesta de la planta viguesa al considerar que «no satisface las necesidades mínimas» de los empleados a nivel social y económico, por lo que ha considerado que representa un «insulto» a su trabajo. Por este motivo, ha abogado por continuar las negociaciones y eliminar las «medidas de flexibilidad y precariedad» reflejadas en documentos anteriores.

En declaraciones a Europa Press, el delegado sindical de la CUT, Vítor Mariño, ha considerado «insuficientes» las medidas planteadas por la empresa. Además, ha denunciado que este articulado no se remitió al sindicato hasta el pasado viernes, lo que ha conllevado que, según ha explicado, haya sido imposible llevar a cabo un análisis que permitiese definir un posicionamiento al respecto. También ha reprobado que no se hayan facilitado las actas de las cuatro últimas sesiones y ha avanzado que se analizará la «legalidad» de este hecho.

La UGT tampoco ha comunicado su posición respecto a la propuesta de PSA, una situación que se produce días después de la dimisión en bloque de la comisión ejecutiva como consecuencia de acusaciones que relacionaban el apoyo a las medidas de la empresa con intereses personales.

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.