Precios de coches nuevos

PSA controlará la temperatura de los trabajadores de Zaragoza mediante cámaras térmicas

Subscribirse
Imagen de una cámara térmica.
Imagen de una cámara térmica.

Representantes de la dirección de Opel/PSA y de los trabajadores de la planta zaragozana de Figueruelas han firmado esta semana un protocolo de prevención y salud. Además, desde este lunes se están revisando las instalaciones de la planta para comprobar las medidas de seguridad habilitadas de cara a evitar la expansión del coronavirus COVID-19.

Respecto al protocolo, el objetivo es que, implementando una serie de medidas, sea posible la reanudación de la actividad en la planta de un modo seguro para todos los trabajadores ante la crisis sanitaria.

En estos momentos, todos los trabajadores de la empresa están afectados por un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) por fuerza mayor que, tras la finalización del estado de alarma, será sustituido por un ERTE por circunstancias de la producción, con el que se irá incorporando la plantilla a sus puestos de trabajo.

Las medidas que recoge el protocolo se han dividido en tres grandes bloques: higiene, organizativas y técnicas y de protección individual y colectiva. En el primero de los apartados se habla de la organización del flujo de acceso a la planta.

En este contexto, se instalarán cámaras termo gráficas de control de temperatura en las puertas 3 y 5. El objetivo es garantizar que ningún empleado accede a la planta con temperatura alta.

Así, cuando el resultado de la medición fuese superior a 37,5 grados se aislará a las personas en una zona de la entrada y se avisará al servicio médico. En todas las puertas de acceso se señalizarán las consignas higiénicas recordando la prohibición de entrara si se presentan síntomas.

En el interior de la planta se han señalizado las distancias a respetar, se han realizado cambios de disposición de maquinaria y se han clausurado fuentes y máquinas dispensadoras que no mantenían las distancias de seguridad.

También se facilitará que cada trabajador realiza un seguimiento de posibles síntomas. La planta ha establecido rutinas de limpieza e higienización de las zonas comunes, adicionales a las que se realizan habitualmente.

En concreto, diariamente se van a «fumigar» las zonas de alto tránsito, tanto en el interior como en el exterior de la planta, usando una solución desinfectante adecuada para tal efecto.

En el caso de personal en puestos vinculados a una línea de producción, las pausas establecidas facilitan que se pueda realizar de forma frecuente el lavado de manos y se proporcionará a los empleados gel hidroalcohólico como método complementario a las rutinas de lavado.

En el segundo de los apartados, medidas organizativas y técnicas, se detalla el establecimiento de un sistema de pausas, de distancias entre empleados y de organización de reuniones, que se pide que, en la medida de lo posible, sean telemáticas.

Sobre horarios, se han planificado turnos de producción para evitar aglomeraciones en la entrada y salida de la planta. Los primeros días se incorporarán sólo los empleados de la línea dos, en uno de sus turnos, y después los otros turnos y líneas de forma escalonada. Se favorecerá el teletrabajo en los casos de empleados de oficinas siempre que sea posible.

En el apartado de protección individual y colectiva, se señala que a cada trabajador se facilitarán equipos de protección individual, que serán de uso obligatorio: mascarillas, gafas de seguridad –para todo aquel que no las utiliza hasta ahora– y gel hidroalcohólico.

Asimismo, se dotará de pantalla facial a las personas en puestos que trabajen en proximidad inferior a un metro de manera continuada, para cuales no hubiera sido posible la aplicación de medidas alternativas.

Siguiendo las indicaciones del Ministerio de Sanidad, en la planta de Zaragoza han evaluado la presencia de personal trabajador especialmente sensible para decidir si las medidas de protección adoptadas por la empresa hacen que se den condiciones para realizar el trabajo sin elevar el riesgo propio de la condición de salud.

En este contexto, se pide que si algún empleado considera que su estado de salud pudiera hacerle estar en un riesgo de mayor intensidad y no ha sido contactado por el servicio médico lo comunique a la empresa.

También se regula el uso de los vestuarios, cuyo acceso se limita lo mínimo imprescindible, del comedor y de las máquinas de ‘vending’. Los grifos de las fuentes permanecerán fuera de servicio y se proporcionará a los empleados agua embotellada.

Para el acceso a la factoría se recomienda el transporte individual y, en caso de que no sea posible, que el vehículo compartido se limite a dos personas, sentándose el pasajero en la parte trasera opuesta al conductor. Las personas que hagan uso del transporte colectivo deberán respetar las consignas que se les faciliten para evitar el contacto de proximidad.

Sindicatos y dirección de empresa han acordado construir una comisión de seguimiento del protocolo sanitario.

Etiquetas

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.