Precios de coches nuevos

Probamos el SsangYong Rexton, un todoterreno puro que sorprende y ofrece hasta 7 plazas

Subscribirse
Así es el SsangYong Rexton.
Así es el SsangYong Rexton.

Esta es la prueba del SsangYong Rexton 2018, un todoterreno puro que puede tener hasta 7 plazas y que se caracteriza por tener un precio competitivo. Se trata de la segunda generación de este modelo que se comercializa en nuestro país, la anterior tuvo un largo recorrido desde 2002 hasta 2013.

El Rexton tiene un precio de partida de 27.750€, una cifra muy interesante si tenemos en cuenta que estamos hablando de un modelo realmente grande. Esta versión de acceso tiene 5 plazas y tracción trasera, si optamos por la versión más equipada con 7 plazas y tracción total la suma asciende hasta los 44.900€.

El SsangYong Rexton no tiene rivales directos, es un coche que bien podría pertenecer a otra época, puesto que su concepción no tiene mucho que ver con los SUV’s actuales. Podríamos decir que el Toyota Land Cruiser se le asemeja en tamaño y aptitudes todoterreno, pero el japonés es más capaz y tiene un precio de partida 20.000€ más elevado, aunque las diferencias se reducen si optamos por el Rexton tope de gama.

Imagen y dimensiones

Estamos ante un coche realmente grande, de largo mide 4,9 metros, es la única manera para conseguir 7 plazas aceptables. A lo ancho alcanza los 2 metros, tenemos la sensación de viajar casi separados de nuestro copiloto.

Casi cinco metros de longitud, algunas plazas de garaje se nos quedarán justas.

Casi cinco metros de longitud, algunas plazas de garaje se nos quedarán justas.

Pero si hay una cota que me ha sorprendido es sin duda la altura, supera los 1,8 metros, es más alto que muchas personas por lo que impone mucho, sin ninguna duda. El acceso por suerte es muy fácil, en las plazas traseras se han incorporado asas para facilitar la ‘ascensión’.

El impacto visual está garantizado, circulando por las ajetreadas calles de Alicante nos hemos percatado de que este Rexton vuelve miradas, no sólo por su tamaño, si no también por su originalidad.

El frontal tiene un carácter muy marcado.

El frontal tiene un carácter muy marcado.

SsangYong no es una marca de volumen, su negocio es más que rentable vendiendo unas mil unidades por año en nuestro país, de esta manera sus coches son sin duda poco frecuente. En mi opinión estar más de 7 días sin cruzarse con un modelo como el nuestro es sin duda toda una ventaja.

Las líneas rectas y los pasos de rueda marcados ya se están convirtiendo en imagen de marca para Ssangyong, este Rexton se inspira claramente en sus hermanos pequeños, el Tivoli y el XLV.

Las líneas recuerdan claramente al resto de modelos de la marca.

Las líneas recuerdan claramente al resto de modelos de la marca.

Las ópticas delanteras son de LED de manera opcional, excepto las luces largas, que se mantienen con una bombilla incandescente tradicional. Lo mismo pasa en los faros traseros, cuentan con una firma lumínica agradable que le da presencia y elegancia al Rexton.

De esta manera nos encontramos con un modelo grande que tiene una imagen muy bien resuelta, y que no duda ni por un momento en sacar pecho cuando se cruza con modelos teóricamente superiores, y si no que se lo digan al dueño de aquel Mercedes GLE que me encontré en un semáforo de la costa.

El interior

Aquí es donde SsangYong da la campanada, de sobra es sabido que los acabados interiores de las marcas minoritarias dejan en ocasiones un mal sabor de boca, sobre todo antaño. Este Rexton nos recibe con toda clase de detalles y materiales mullidos, dejándome con una cara de pánfilo total.

Porque cuando nos ponemos a los mandos tenemos la sensación, al menos en este acabado ‘Premium +’, de estar conduciendo un modelo europeo con remates de un nivel más que correcto.  Los revestimientos superiores de las puertas son de cuero mullido, ¡en un Ssangyong!

Las calidades son muy correctas.

Las calidades son muy correctas.

Cierto es que también encontramos detalles que no son totalmente de nuestro agrado, el gran reposabrazos central coge bastante temperatura fácilmente cuando el coche está aparcado y los gráficos de la pantalla táctil se quedan atrás en comparación con un modelo europeo.

Sin embargo, estos detalles que se solucionan con un parasol y conectando nuestro móvil para proyectar Android Auto no consiguen desmerecer el buen trabajo que ha hecho la marca coreana, que, sin llegar a niveles premium, resuelve la papeleta de manera sobresaliente.

En el acabado 'Premium +' tenemos asientos calefactados y ventilados.

En el acabado ‘Premium +’ tenemos asientos calefactados y ventilados.

El espacio interior es casi insultante, miremos donde miremos encontramos una amplitud interior imposible de ver en los tan frecuentes SUV’s actuales, las tres plazas traseras son generosas y acogen a tres adultos de manera aceptable, y los dos asientos de la tercera fila cuentan incluso con salidas de aire propias, aunque tienen el suelo demasiado alto, todo sea dicho.

Encontramos también múltiples huecos para dejar objetos, tomas de corriente de 12 V e incluso un enchufe convencional de 220 V en las plazas traseras para poder cargar dispositivos, incluso ordenadores portátiles.

En la parte trasera el espacio es muy generoso.

En la parte trasera el espacio es muy generoso.

El maletero de nuevo vuelve a ser tremendamente grande, los asientos de la tercera fila quedan totalmente enrasados formando un suelo plano y el portón es eléctrico a partir del acabado Limited

En carretera

De nuevo Ssangyong da la sorpresa puesto que el Rexton tiene un comportamiento en carretera muy superior al de su antecesor. Apuesta sobre todo por el confort y se descubre como un coche para realizar largos viajes.

Quizás la dirección se muestra demasiado ligera, es cuestión de acostumçbrarse puesto que el nivel de precisión es correcto. La suspensión por su parte absorbe muy bien las irregularidades, aunque es fácil ver cómo la carrocería balancea.

Las ópticas aportan un toque de elegancia muy logrado.

Las ópticas aportan un toque de elegancia muy logrado.

De esta manera nos queda claro que el Rexton es más cómodo que dinámico, algo lógico si tenemos en cuenta que nos enfrentamos a un coche con estas dimensiones y que supera las dos toneladas de peso.

El aislamiento acústico está muy logrado, aunque en ocasiones el motor se muestra algo rumoroso. Aerodinámicamente es todo lo bueno que puede ser en un coche de estas características.

Echamos en falta la posibilidad de equipar un control de crucero adaptativo así como una función de centrado de carril, a nivel tecnológico el Rexton sí se encuentra por detrás de los modelos europeos.

2.2 diésel de 180 CV

Es la única mecánica que se puede elegir, se trata de un propulsor turbodiésel desarrollado por SsangYong, pero que mantiene muchas características técnicas del motor de origen Mercedes-Benz que utilizaba la marca hace algunos años.

Tiene un funcionamiento suave y nos es demasiado rumoroso, además empuja con solvencia y mueve de manera muy correcta a Rexton, con 180 CV no nos quedaremos cortos incluso viajando con el vehículo totalmente cargado.

Mover un coche de estas dimensiones tiene sus consecuencias en el consumo.

Mover un coche de estas dimensiones tiene sus consecuencias en el consumo.

El único punto débil es el consumo, a pesar de ser un motor diésel nos encontramos con unas cifras por encima de lo habitual en otros propulsores de similares características y en modelos de un peso también parecido.

Circulando a velocidades legales obtendremos una media de consumo en torno a los 9 litros cada cien kilómetros, son aproximadamente 2 litros más que los obtenidos con otras mecánicas de la competencia. El tanque de combustible es de 70 litros, por lo que la autonomía no es mala.

La caja de cambios ayuda a moverse sin tirones por caminos complicados.

La caja de cambios ayuda a moverse sin tirones por caminos complicados.

Para el cambio sí podemos elegir entre una caja manual de seis velocidades o una automática de 7 y origen Mercedes-Benz. Nosotros hemos probado esta caja automática de convertidor de par, funciona de manera suave y sin tirones y hace una buena gestión del cambio. El modo manual es el menos satisfactorio puesto que el mando para seleccionar la marchas es pequeño y la caja tarda bastante tiempo en insertar la marcha que deseamos.

El campo es su terreno

Esta prueba llena de sorpresas termina de la misma manera, es increíble lo bien que se desenvuelve el SsangYong Rexton en campo, supera obstáculos con los que un SUV no puede hacer nada más que soñar.

Estos resultados tan positivos se deben en parte al chásis de largueros y travesaños que utiliza el Rexton, es una configuración atípica a día de hoy y resta claramente agilidad en carretera. Sin embargo, fuera de ella confiere una resistencia perfecta para someter a nuestro vehículo a claras situaciones de estrés.

La reductora convierte al Rexton en un auténtico aventurero.

La reductora convierte al Rexton en un auténtico aventurero.

El sistema de tracción es muy simple, gran noticia para aquellos amantes del ‘off road’. En carretera nos vemos obligados a circular únicamente con tracción trasera, puesto que carecemos de diferencial central. Sólo cuando el terreno es deslizante podemos conectar la tracción total.

Además, contamos con un sistema de reductora tradicional, algo casi imposible de encontrar en los vehículos de serie modernos. De esta manera podemos aprovechar todavía mejor el generoso par que ofrece el motor del Rexton.

La rigidez del chasis es excelente, no oímos crujidos.

La rigidez del chasis es excelente, no oímos crujidos.

A todo esto, debemos sumar unos buenos neumáticos M+S que permiten que este gigante de más de dos toneladas supere pendientes deslizantes sin despeinarse mientras lleva a bordo a siete personas.

Conclusión

SsangYong ha realizado un trabajo admirable con su nuevo Rexton, ha conseguido que siga siendo asequible y a la vez mejora en todos los aspectos a su antecesor. Eso sí, cuando subimos a las versiones más equipadas el precio se acerca peligrosamente al de modelos con más renombre.

Muy recomendable si vamos a circular frecuentemente en campo.

Muy recomendable si vamos a circular frecuentemente en campo.

Este coche se niega a doblarse a las tendencias actuales y sigue fiel a su carácter de TT puro. Además ofrece siete plazas con la ventaja práctica que ello supone para familias grandes.

Echamos en falta un propulsor algo más eficiente que permita bajar algo los consumos, tampoco estaría mal contar con una carga tecnológica algo más completa. Pero aun con estas pegas, creemos firmemente que el nuevo SsangYong Rexton es una opción de compra realmente interesante.

Valoración

Diseño: 8
Espacio interior y maletero: 9
Motor, cambio y prestaciones: 7.8
Confort y terminación: 8
Equipamiento en seguridad y tecnología: 7
Diversión al volante: 7
Precio: 8.5

Puntuación final: 7,9

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.