Precios de coches nuevos

Probamos el nuevo Skoda Scala de 2019, un compacto que destaca por su amplitud y una gran relación calidad-precio

Subscribirse
Así es el nuevo Skoda Scala.
Así es el nuevo Skoda Scala.

Esta es nuestra primera prueba del Skoda Scala 2019, el nuevo compacto de la marca checa. La unidad probada cuenta con el motor 1.5 TSI de 150 CV y cambio automático DSG, además incorporaba el control dinámico de chasis DCC, por lo que ofrece suspensión de dureza variable. La prueba se ha realizado en la ciudad croata de Split, lugar elegido por la marca para presentar el modelo a nivel internacional.

El Skoda Scala es un modelo completamente nuevo y sustituye al Skoda Spaceback, que fue lanzado al mercado en 2013, después recibía una actualización en 2017. Su precio de partida es de 13.990€ con descuentos y financiación.

El segmento en el que se enmarca el Skoda Scala 2019 es el de los compactos, uno de los más reñidos en el mercado español. Así compite contra otros modelos del grupo VAG como el Seat León o el Vokswagen Golf, y otros de fabricantes europeos y asiáticos como el Peugeot 308, el Kia Ceed, el Renault Megane, el Ford Focus, etc. (en este enlace puedes ver todos los modelos que compiten en esta categoría).

Los argumentos de diferenciación del Scala frente a su competencia son dos. En primer lugar, un espacio interior y una capacidad de carga por encima de la media, al medir algo más que sus rivales directos, es capaz de ofrecer un maletero más generoso y más espacio en las plazas traseras.

La segunda razón de compra más evidente es la buena relación calidad-precio-equipamiento que ofrece el modelo. De entrada, es más barato que alternativas como el, Seat León, el Ford Focus o el Hyundai i30. El Kia Ceed y el Peugeot 308 tienen un precio de partida similar. Además, ofrece de serie algunos elementos de seguridad activa como la frenada automática de emergencia y el aviso de salida de carril con intervención en la dirección.

Mantiene una motorización diésel y dos gasolina, con tres niveles de potencia distintos. En mayo llegará un motor compatible con GNC, que permitirá al Skoda Scala contar con la etiqueta ECO de la DGT. Otro de los puntos fuertes de este modelo es que utiliza la plataforma MQB del grupo Volkswagen, que ya ha demostrado su buen rendimiento en otros modelos del grupo.

Prueba del Skoda Scala 1.5 TSI 150 CV DSG: Diseño y medidas

A nivel estético, el Scala estrena el nuevo lenguaje de diseño de la marca, que se incorporará progresivamente en toda la gama, el inminente Skoda Kamiq también lo mostrará. El rasgo que mejor lo define es la supresión del logo en la parte trasera. En su lugar aparecen las letras de la marca incorporadas en el portón del maletero. Es una buena solución para diferenciarse y ofrecer una imagen de marca actualizada.

En cuanto a medidas nos encontramos ante un compacto con un generoso tamaño, alrededor de 10 cm más que un Volkswagen Golf. A continuación puedes ver cómo queda el Skoda Scala respecto a otros modelos del segmento:

Honda Civic | 4,51 metros
Mazda 3 | 4,46 metros
Subaru Impreza | 4,46 metros
Mercedes-Benz Clase A | 4,41 metros
Toyota Corolla | 4,37 metros
Ford Focus | 4,37 metros
Opel Astra | 4,37 metros
• Skoda Scala | 4,36 metros
Fiat Tipo | 4,36 metros
Renault Mégane | 4,34 metros
Hyundai i30 | 4,34 metros
Lexus CT | 4,33 metros
BMW Serie 1 2017 | 4,32 metros
Audi A3 | 4,31 metros
Kia Ceed | 4,31 metros
Seat León | 4,28 metros
Volkswagen Golf | 4,27 metros
Peugeot 308 | 4,25 metros
Citroën C4 Cactus | 4,17 metros

El Skoda Scala es algo más largo que sus rivales, lo que le permite ofrecer el mejor maletero.

El Skoda Scala es algo más largo que sus rivales, lo que le permite ofrecer el mejor maletero.

Así ofrece un maletero muy generoso, en concreto son 450 litros los disponibles, son 70 l más que un Seat León. Las plazas traseras también se benefician de este incremento y ofrecen una cota para las piernas bastante alta. A continuación tienes el ranking de cómo quedaría el Skoda Scala respecto a su competencia y respecto también al Spaceback, su antecesor:

Honda Civic 2017 | 478 litros
• Skoda Scala | 450 litros
Fiat Tipo | 440 litros
Skoda Spaceback | 415 litros
Peugeot 308 | 398 litros
Hyundai i30 | 395 litros
Kia Ceed 2018 | 395 litros
Subaru Impreza 2018 | 385 litros
Renault Mégane | 384 litros
Volkswagen Golf 2017 | 380 litros
Seat León 2017 | 380 litros
Lexus CT 2017 | 375 litros
Ford Focus 2018 | 375 litros
Opel Astra | 370 litros
Audi A3 2017 | 365 litros
Mazda 3 2017 | 364 litros
BMW Serie 1 2017 | 360 litros
Mercedes-Benz Clase A 2018 | 360 litros
Citroën C4 Cactus | 358 litros

Esta longitud también se ve reflejada en el diseño del coche, podríamos catalogarlo como un modelo a medio camino entre el hatcback y la ranchera, debido a la peculiar caída final de la línea del techo.

Interior

El habitáculo del Skoda Scala es en términos generales amplio y confortable. Los asientos delanteros ofrecen un agarre correcto y la postura de conducción es muy ergonómica, y por tanto cómoda. La visibilidad es buena en todas las direcciones. Las plazas traseras son realmente amplias, ofrecen un espacio para las piernas tan generoso, que podría encontrarse en modelos de un segmento superior. 

Los materiales utilizados son de buena calidad y los ajustes correctos, encontramos alguna holgura en los mandos de la climatización, algo típico en coches de este rango de precio. La parte alta del salpicadero está recubierta por plásticos blandos, que incrementan la sensación de calidad de todo el conjunto.

El interior es lógico y atractivo, nada que envidiar a sus rivales. Algunos ajustes podrían afinarse un poco más.

El interior es lógico y atractivo, nada que envidiar a sus rivales. Algunos ajustes podrían afinarse un poco más.

En caso de contar con la pantalla opcional Admunsen de 12″ nos encontraremos con un panel de tamaño generoso, con una calidad de definición muy buena y una ubicación inmejorable, ya que es el elemento que más destaca. Los botones ápticos que se incluyen en los marcos laterales son algo propensos a tener marcas de huellas.

Los menús son cómodos e intuitivos, por lo que no distraen excesivamente a la hora de conducir, se echa en falta sin embargo un mando físico dedicado al encendido y volumen del sistema de audio, por suerte se incorpora una rueda en el volante que lo sustituye.

El espacio en las plazas traseras justifica ampliamente la comra de este modelo.

El espacio en las plazas traseras justifica ampliamente la compra de este modelo.

A nivel tecnológico el Scala está a la altura de sus principales competidores. Ofrece de manera opcional la instrumentación digital ‘virtual cockpit’ que permite configurar a gusto del consumidor la información que se muestra en el tablero. Su nivel de definición es muy bueno y no tiene reflejos.

Comportamiento

El Skoda Scala se construye sobre la plataforma MQB del grupo, lo que ya es sinónimo de una dinámica positiva. Lo que descoloca ligeramente es el hecho de que el chasis empleado sea el MQB A0, es decir, el mismo que utiliza el Volkswagen Polo y el Seat Ibiza, el vez del MQB A del Golf y el León.

Esta decisión permite que el Scala pueda reducir su precio, pero ¿realmente afecta a su comportamiento? Este modelo mide 30 centímetros más que el Ibiza o el Polo, algo que debería percibirse al volante.

La zaga derrocha personalidad, es un modelo fácilmente distinguible a simple vista.

La zaga derrocha personalidad, es un modelo fácilmente distinguible a simple vista.

Sin embargo, una vez más la capacidad de la plataforma MQB nos vuelve a sorprender. Gestiona el paso por curva de manera increíble y otorga una gran estabilidad al Skoda Scala, que además se siente realmente ligero, aunque sus 1.200 kilogramos son normales en el segmento.

La dirección ofrece poco peso y una precisión muy correcta, por lo que permite una conducción cómoda a la vez que controlada si decidimos subir ligeramente el ritmo. En ciudad es un coche ágil con una gran maniobrabilidad, incorpora cámara de visión trasera en todos los acabados.

Apuesta principalmente por la comodidad, pero con el motor de 150 CV tiene un comportamiento dinámico muy interesante.

Apuesta principalmente por la comodidad, pero con el motor de 150 CV tiene un comportamiento dinámico muy interesante.

La suspensión tiene un ajuste que apuesta por la comodidad antes que el dinamismo, sin embargo, nuestra unidad contaba con el control de chasis dinámico, que aumenta la firmeza de la amortiguación en función del modo seleccionado, lo que permite comprobar que a ritmos más elevados el Skoda Scala también cumple sin problemas.

1.5 TSI 150 CV DSG y otros motores

En nuestra opinión este motor es el que mejor encaja con el Scala. Con 150 CV ofrece potencia suficiente en cualquier situación, incluso con el coche cargado. Su sonoridad es agradable y tiene un comportamiento refinado.

En cuanto a consumo podemos hablar de medias en torno a los 7 litros, aunque es relativamente fácil superar esta cifra si realizamos una conducción alegre en carretera de montaña, algo lógico por otro lado.

Este aspecto es evidentemente el menos positivo de este propulsor, y es donde aparecen las alternativas menos potentes. Para gasolina contamos con el 1.0 TSI tricilíndrico de 95 o 115 CV.

Este motor ofrece un nivel de refinamiento mejor que otras opciones tricilíndricas, sin embargo, no alcanza el grado de suavidad del 1.5 TSI. Permite bajar los consumos hasta los 5 litros si somos cuidadosos con el acelerador, pero son motores con un consumo muy sensible al estilo de conducción.

Múltiples Skoda Scala a la espera de los periodistas en el aeropuerto de Split.

Múltiples Skoda Scala a la espera de los periodistas en el aeropuerto de Split (Croacia).

En términos de empuje responden de manera correcta, aunque a bajas revoluciones la respuesta es algo tímida. A la hora de afrontar la carretera la opción más interesante es la variante de 115 CV, puesto que cuenta con una caja de seis relaciones, en vez de la de cinco del de 95 CV.

El único motor diésel disponible es el 1.6 TDI de 115 CV, es un motor bien conocido que siempre demuestra un comportamiento correcto y unas cifras de consumo en torno a los 5 litros cada 100 kilómetros. Su curva de par le convierte en un propulsor ideal para largos viajes y velocidades de crucero, una pena que el diésel mantenga esa persecución social injustificada.

Acerca del motor de GNC 1.0 todavía no podemos hablar, ya que no lo hemos probado. Previsiblemente muestre un comportamiento satisfactorio al igual que el 1.0 TSI, puesto que su esquema mecánico tiene múltiples elementos en común.

El cambio DSG como siempre responde bien, con transiciones suaves y una selección acertada de marchas. Cuenta con seis velocidades, una séptima sumaría todavía más puntos en los viajes largos. Como es normal en este tipo de transmisiones, notamos tirones puntuales en los primeros metros de marcha, algo que se puede evitar al acostumbrarse al tacto del acelerador y el modo de trabajo de la caja.

Conclusión

Skoda sigue haciendo las cosas muy bien. Su filosofía sigue siendo la misma, productos prácticos y de calidad a un precio muy competitivo. Sin embargo, parece que las emociones y el diseño cada vez tienen más peso en este proceso de definición de producto. El Scala es un coche elegante y atractivo, que resuelve de manera acertada una zaga bastante atípica.

Su equipamiento es generoso y las calidades de los materiales están a la altura de sus rivales más directos, los modelos coreanos y franceses. Por dentro ofrece un espacio mucho más generoso que otros compactos y un maletero que termina de decantar la balanza de la practicidad a su favor.

El Scala competirá en uno de los segmentos más duros, pero cuenta con argumentos suficientes para satisfacer a muchos tipos de conductores.

El Scala competirá en uno de los segmentos más duros, pero cuenta con argumentos suficientes para satisfacer a muchos tipos de conductores.

Es cierto que su plataforma no es la misma que la de un Volkswagen Golf, pero su concepción de vehículo cómodo y práctico no hace que se eche de menos en absoluto, la arquitectura MQB responde francamente bien en cualquiera de sus tamaños. La opción de poder montar un motor con GNC es un argumento cada vez más poderoso para los habitantes de las grandes ciudades.

Valoración

Diseño:8
Espacio interior y maletero: 8.5
Motor, cambio y prestaciones: 7.8
Confort y terminación: 7.8
Equipamiento en seguridad y tecnología: 8
Diversión al volante: 7.5
Precio: 8.5

Puntuación final: 8,01

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.