Precios de coches nuevos

Probamos el Seat Tarraco 2.0 TDI 190 CV: un SUV con 7 plazas y 700 litros de maletero

Subscribirse
Así es el Seat Tarraco.
Así es el Seat Tarraco.

Esta es la prueba del Seat Tarraco 2019 con motor 2.0 TDI de 190 CV. Nuestra unidad de pruebas cuenta con el acabado Xcellence, el más alto. El precio de partida de este modelo es de 32.650€, aunque puede llegar a bajar de los 27.000€ si aplicamos los descuentos de la marca.

El Tarraco es el SUV más grande de Seat, puede contar con hasta 7 plazas, ofrece más de 700 litros de maletero y mide 4,7 metros de largo. Se convierte así en la alternativa a los monovolúmenes tradicionales.

El Tarraco es el primer SUV de 7 plazas de Seat.

El Tarraco es el primer SUV de 7 plazas de Seat.

Este Seat Tarraco es muy similar a otros dos modelos del grupo VAG, el Skoda Kodiaq y el Volkswagen Tiguan Allspace. Todos ellos utilizan la plataforma MQB-A LWB, por lo que a nivel mecánico tienen múltiples elementos en común.

Además de estos dos ‘hermanos’ el Seat Tarraco se enfrenta a otros modelos como el Hyundai Santa Fe, el Peugeot 5008 y el Kia Sorento, entre otros.

Prueba Seat Tarraco 2019: Imagen exterior

El Seat Tarraco se desmarca del resto de modelos de la marca, estrena un nuevo lenguaje de diseño que progresivamente irá extendiéndose a toda la gama española. El próximo modelo que estrene esta filosofía será el Seat León.

Además del nuevo lenguaje de diseño, el Tarraco se diferencia de otros Seat por su gran tamaño. Más de 4,7 metros de largo, 1,83 de ancho y 1,66 de alto. Es un coche muy grande, algo que se nota tanto por dentro como por fuera.

El Seat Tarraco es un coche realmente grande, más de 4,7 metros.

El Seat Tarraco es un coche realmente grande, más de 4,7 metros.

Si volvemos al aspecto estético, vemos que el Tarraco presenta una evolución significativa, a pesar de mantener las líneas generales que definen a los modelos de la marca española. Estos cambios se notan sobre todo en la parte delantera y trasera.

En el frontal aparece una nueva calandra, mantiene una forma poligonal, pero ahora gana dos nuevos lados, por lo que se convierte en un hexágono, antes sólo eran cuatro. Las luces también, cambian, sobre todo las diurnas, mantienen la forma triangular, pero de una manera diferente.

La parrilla cambia significativamente respecto a otros Seat.

La parrilla cambia significativamente respecto a otros Seat.

El perfil es el ángulo más reconocible, no hay cambios significativos. Se mantiene la característica línea de hombros que todos los modelos del grupo VAG tienen bien marcada. La línea del techo no tiene una caída significativa, este diseño es ante todo funcional.

La zaga vuelve a cambiar notablemente respecto a otros modelos, sobre todo del Ateca. Las principales diferencias se aprecian en los grupos ópticos, más finos y estilizados. Aparece también un embellecedor de plástico rojo que une los dos faros de manera horizontal, una moda que cada vez se extiende a más marcas.

El embellecedor que une los faros no se ilumina.

El embellecedor que une los faros no se ilumina.

Como apunte negativo diremos que las salidas de escape son simples embellecedores, una mala costumbre que cada vez adquieren más marcas, tanto premium como generalistas.

Espacio interior

Este es sin duda el punto más importante en un coche tan enfocado a la vida interior y el transporte de pasajeros. Lo primero es decir que el espacio interior que ofrece este Seat Tarraco es muy generoso, en cualquier dirección y cota, en cualquiera de las cinco plazas fijas.

Los asientos de la tercera fila son correctos para niños, y utilizables por dos adultos en trayectos cortos. Estas plazas adicionales son opcionales, tienen un coste de 800€. Quizás podrían ser un elemento opcional, pero no debería ser tan caro, es una de las funcionalidades que justifica la compra de un coche tan largo.

El enorme maletero del Seat Tarraco cuenta con apertura eléctrica.

El enorme maletero del Seat Tarraco cuenta con apertura eléctrica.

El maletero es simplemente enorme, no hay otro calificativo que lo defina mejor. En caso de contar con los siete asientos (abatidos los dos adicionales) dispondremos de 700 litros de capacidad con un suelo plano y muy aprovechable. Si no incorporamos esta opción la cifra sube hasta los 760 litros de volumen, ningún coche similar ofrece un espacio tan generoso.

Con las 7 plazas desplegadas y utilizables seguimos contando con un pequeño espacio que puede llegar a albergar dos maletas de cabina.

Plazas traseras del Seat Tarraco.

Plazas traseras del Seat Tarraco.

Las plazas traseras son muy amplias, el acceso es cómodo tanto por la altura del techo como por amplitud de la entrada. Las tres butacas se pueden abatir y mover longitudinalmente de manera independiente, lo que permite modificar el espacio interior a nuestro gusto.

Cuentan con salidas de ventilación y un control independiente de la temperatura de serie en todas las versiones, tomas usb para recarga de móviles, mesillas incluidas en los respaldos, cortinillas para el sol, etc. En definitiva, un nivel de atención al pasajero muy alto, lo que un coche de estas características debería ofrecer, buena nota para el Tarraco.

Mando de climatización para las plazas traseras.

Mando de climatización para las plazas traseras.

En los asientos delanteros las cosas mejoran todavía más. Mismo nivel de espacio, asientos todavía más cómodos, multitud de huecos para dejar cosas y un cómodo reposabrazos regulable en altura y profundidad.

La configuración del interior es otra de las novedades que estrena el Seat Tarraco respecto a otros modelos ya presentados. Al igual que el diseño exterior, esto es un adelanto del aspecto que tendrán los futuros modelos de la marca.

La disposición de la consola central cambia significativamente.

La disposición de la consola central cambia significativamente.

La principal diferencia es la disposición de la pantalla central, ahora ya no se ‘incrusta’ en la consola central, si no que se dispone de una manera flotante. Los mandos de la climatización, el pomo de cambio y otros elementos se mantienen similares a lo anteriormente visto.

La instrumentación es completamente digital, se denomina ‘digital cockpit’ y es de serie en todos los acabados. Tiene un nivel de definición correcto y es muy configurable, por lo que aporta muchos puntos positivos y actualiza el interior de este Seat, era una de las asignaturas pendientes de la marca.

Comportamiento del Seat Tarraco 2.0 TDI de 190 CV DSG 4Drive

Los coches grandes son por norma general torpes y pesados. La habitabilidad y la capacidad de carga tienen un precio. Sin embargo, la plataforma MQB y el buen ajuste de las suspensiones consiguen que el Seat Tarraco se desenvuelva con acierto en múltiples circunstancias.

En ciudad es un coche cómodo y utilizable a diario, su visibilidad es muy buena y el cambio DSG funciona de manera rápida y suave, sólo percibiremos algún pequeño tirón al maniobrar. Los sensores de aparcamiento y cámaras 360º facilitan mucho las cosas al aparcar.

La suspensión de dureza variable ayuda a contener el peso del Seat Tarraco.

La suspensión de dureza variable ayuda a contener el peso del Seat Tarraco.

En carretera el Tarraco muestra su mejor cara, es un coche muy estable, bien insonorizado y con el motor de 190 CV tiene una potencia suficiente para mantener buenas velocidades de crucero incluso con el coche cargado. Los consumos difícilmente bajan de los 7 litros, lo cual es una cifra correcta pero algo elevada para tratarse de un propulsor diésel, pero llevamos un vehículo pesado y con cambio automático.

En campo el Tarraco se ve limitado por los ángulos, pero cuenta con un buen sistema de tracción total.

En campo el Tarraco se ve limitado por los ángulos, pero cuenta con un buen sistema de tracción total.

En carreteras algo más reviradas los casi 2.000 Kg del Tarraco salen a relucir, y su comportamiento es algo menos ágil. Sin embargo, cumple sobradamente y permite disfrutar de la conducción a ritmos acordes con el tipo de vehículo.

Las llantas de de 20" tienen un aspecto inmejorable, pero son algo frágiles al salir de carretera.

Las llantas de de 20″ tienen un aspecto inmejorable, pero son algo frágiles al salir de carretera.

En campo los ángulos y las dimensiones del Seat Tarraco juegan en su contra, sin embargo, el sistema de tracción es muy solvente y permite aventurarse por caminos en buenas condiciones.

Conclusión

El Seat Tarraco confirma que el formato SUV goza de una gran popularidad y aceptación. La marca española nunca había construido un vehículo de este tipo. La verdad es que el resultado final es muy satisfactorio.

El trabajo de Seat con este Tarraco habla muy bien de sus ingenieros, su comportamiento no tiene reproche.

El trabajo de Seat con este Tarraco habla muy bien de sus ingenieros, su comportamiento no tiene reproche.

Es un coche realmente amplio, cómodo y práctico. Es difícil encontrar modelos con una capacidad de carga mejor. Además, permite viajar rápido y meterse en caminos de dificultad reducida.

Cuenta con un buen equipamiento de serie, tanto a nivel de entretenimiento como de seguridad. Su motor empuja de manera solvente y con un consumo correcto, en frío resulta algo rumoroso.

Su precio es algo elevado, pero porque es un coche que ofrece mucho. Recomendable si se va a utilizar toda la capacidad de carga, si no, quizás es más recomendable un Ateca.

Su precio es algo elevado, pero porque es un coche que ofrece mucho. Recomendable si se va a utilizar toda la capacidad de carga, si no, quizás es más lógico un Ateca.

Tiene un precio correcto, algo elevado debido al tamaño y la carga tecnológica que ofrece. Sin embargo, sus rivales no son más baratos, por lo que el Tarraco es una de las mejores alternativas del segmento.

Valoración

Diseño: 7.8
Espacio interior y maletero: 8.8
Motor, cambio y prestaciones: 7.8
Confort y terminación:7.8
Equipamiento en seguridad y tecnología: 8
Diversión al volante:7.6
Precio: 8

Puntuación final: 7.97

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.