Probamos el nuevo Seat Tarraco, el SUV de la marca española que ofrece 7 plazas desde 32.650€

Subscribirse
Así es el nuevo Seat Tarraco.
Así es el nuevo Seat Tarraco.

Seat también se suma a la moda de los SUV grandes, el nuevo Seat Tarraco ofrece hasta 7 plazas y 760 litros de maletero, se convierte de esta manera en la alternativa a los monovolumen tradicionales.

Está disponible con un precio de 32.650€ en la versión de tracción delantera y motor 1.5 TSI de 150 CV.

Sin embargo, durante sus primeros meses de comercialización la marca ofrece un descuento de lanzamiento con esta misma motorización y nivel de acabado, de esta manera el precio baja hasta los 26.990€

Actualmente el Seat Tarraco está disponible con dos motores gasolina y uno diésel, sin embargo en 2020 se espera la llegada de una versión híbrida enchufable que utilice un motor 1.4 gasolina. También durante el próximo año llegarán nuevas versiones a la gama, como la más deportiva FR.

Durante su presentación en Barcelona hemos podido ponernos a los mandos de distintas motorizaciones y versiones, a continuación exponemos nuestras primeras impresiones sobre este nuevo Seat Tarraco.

Aspecto imponente y nuevo lenguaje de diseño

Conforme nos vamos acercando al nuevo Seat Tarraco nos damos cuenta de sus dimensiones, es un coche realmente grande, de hecho me atrevo a decir que su presencia impone.

A lo largo mide 4,7 metros, igual que un Volkswagen Tiguán Allspace o un Skoda Kodiaq. Esto no es una mera coincidencia, los tres modelos comparten la plataforma MQB-A LWB del grupo Volkswagen.

El frontal y la zaga diferencian al Tarraco de sus hermanos europeos, pero de perfil la silueta es realmente parecida, sobre todo, a la del Volkswagen Tiguán All Space.

El Tarraco se diferencia principalmente del Tiguán y el Kodiaq por los elementos del frontal.

El Tarraco se diferencia principalmente del Tiguán y el Kodiaq por los elementos del frontal.

La calandra delantera es relativamente pequeña, y se ubica en la parte baja del frontal. Se mantienen los característicos faros LED (son de serie en todas las versiones) que mantienen la forma triangular que ya se está convirtiendo en característica de la marca.

En la parte trasera el diseño también es novedoso, las luces están unidas por un embellecedor horizontal, que parece formar parte del grupo óptico, pero que no se ilumina. También se ubica en una parte relativamente baja, lo que da un aspecto más asentado a todo el conjunto.

El embellecedor central no se ilumina cuando conectamos las luces.

El embellecedor central no se ilumina cuando conectamos las luces.

Este nuevo lenguaje de diseño marca la pauta que seguirán los nuevos modelos de la marca, el próximo lanzamiento que está previsto es el de la nueva generación del León, será en 2019.

Interior amplio y refinado

Las nuevas ideas de diseño de la marca española también se extienden al interior. Los mandos de climatización y otros elementos como el volante se asemejan a lo que ya estamos acostumbrados en los modelos del grupo VAG, son los elementos digitales los que marcan la diferencia.

Lo primero es hablar sobre la pantalla táctil, es de 8”, y aunque el diseño de los gráficos no varía, su posición cambia notablemente. Ahora se coloca algo más de arriba y sobresale del salpicadero.

Con este cambio de ubicación el panel ahora es más accesible, y resulta más fácil de consultar, puesto que pasa a ser el elemento más elevado de la consola, dejando por debajo las salidas de ventilación.

Leyenda Las nuevas pantallas le dan al Tarraco un aspecto más fresco y diferenciado.

Las nuevas pantallas le dan al Tarraco un aspecto más fresco y diferenciado.

El otro cambio notable es la instrumentación digital, es totalmente configurable y muy similar a la que se ofrece en los modelos de Volkswagen, aunque los gráficos están personalizados al gusto de la marca. No es el primer Seat en incluirla, puesto que las últimas actualizaciones del Ibiza y el Arona ya la ofrecen a los usuarios pero, eso sí, en el caso del Tarraco es de serie en todas las versiones.

En general los materiales se ven muy bien ajustados, apenas hay plásticos duros y no apreciamos holguras ni crujidos.

La postura de conducción es buena, no tardamos mucho tiempo en encontrar una posición cómoda, el ajuste de los asientos en las versión Xcellence es eléctrico, pero solo en el asiento del conductor.

Las plazas traseras son muy amplias, el acceso es muy cómodo tanto por altura del techo como por amplitud de la entrada. Las tres butacas se pueden abatir y mover longitudinalmente de manera independiente, lo que permite modificar el espacio interior a nuestro gusto.

La tercera fila de asientos es opcional, cuesta 850€ y ofrece dos asientos muy válidos para viajar con niños. Los adultos de gran estatura dispondrán de un espacio bastante reducido, pero utilizable para viajes cortos.

Espacio disponible con la tercera fila de asientos desplegada.

Espacio disponible con la tercera fila de asientos desplegada.

El maletero con los asientos adicionales plegados cuenta con 760 litros, esto son 250 más que lo que ofrece un Seat Ateca. Si desplegamos la tercera fila aun disponemos de un espacio reducido, pero suficiente para dos maletas de cabina.

En marcha

Vistas las dimensiones del exterior cuando arrancamos el Tarraco nos ronda una preocupación: ¿será un coche ágil?

Los primeros kilómetros en el centro de Barcelona nos despejan las dudas, a pesar de ser un modelo muy largo tiene un radio de giro bastante contenido, lo que ayuda a desenvolverse sin problemas en ciudad.

Aunque no es su terreno predilecto el Tarraco se defiende de manera correcta en campo, y permite aventurarnos más allá del asfalto.

Aunque no es su terreno predilecto el Tarraco se defiende de manera correcta en campo, y permite aventurarnos más allá del asfalto.

La suspensión es cómoda, con una configuración algo más suave que la del Skoda Kodiaq Scout que probamos hace unas semanas. De esta manera los baches y badenes característicos de las grandes urbes no se convierten en un incordio a la hora de conducir.

La visibilidad es también buena, además contamos con el sistema de cámaras de 360º opcional ayuda a controlar mejor el perímetro del coche.

Cuando salimos a carretera las dimensiones del Tarraco juegan a su favor. Es un coche estable y muy aplomado, su paso por curva a alta velocidad aporta confianza. Además el crucero adaptativo funciona de manera suave, lo que resulta de gran ayuda a la hora de recorrer largas distancias.

En carreteras reviradas cumple sobradamente, la versión con chasis activo obtiene mejores resultado en el eje trasero.

En carreteras reviradas cumple sobradamente, la versión con chasis activo obtiene mejores resultado en el eje trasero.

También contamos con el sistema de centrado de carril ‘lane assist’ que hace pequeñas correcciones en la dirección para ayudar a mantener el coche dentro del carril por el que circulamos.

Aunque el aislamiento acústico es bueno, notamos que los espejos retrovisores generan algo de ruido aerodinámico, un volumen normal de música lo camufla perfectamente.

A la hora de tomar curvas notamos cierta diferencia entre la versión 4×2 y 4×4, puesto que la versión de tracción integral cuenta con un chasis activo, que varía el funcionamiento de la suspensión, lo que ayuda sobre todo a que el eje trasero tenga un comportamiento más neutro cuando realizamos una conducción a ritmo elevado.

2.0 TDI 150 CV o 1.5 TSI 150 CV

Estos son los motores que pudimos probar en la presentación del Seat Tarraco. Ambos funcionan de manera suave y son perfectamente válidos para mover el Seat Tarraco, sin embargo hay diferencias entre ellos.

El 1.5 TSI parece mover con más soltura al Tarraco, además lo hace con un funcionamiento algo más silencioso y agradable, aunque cuando subimos algo de vueltas el sonido no es del todo armonioso.

Por el otro lado el 2.0 TDI entrega el par antes, por lo que resulta un motor más cómodo para largos desplazamientos, puesto que circularemos a un número menor de revoluciones. Además obtendremos consumos más reducidos, en torno a dos litros menos de media.

Conclusión

Si buscas espacio y poder transportar más de cinco personas ocasionalmente, este es tu coche. La sensación de amplitud interior está muy conseguida, gracias también al buen aspecto de los acabados, que suben un escalón respecto a otros modelos de la marca.

En marcha es un coche asentado, tiene un buen dinamismo, sobre todo gracias a la plataforma MQB, que vuelve a estar casi cerca del milagro. Si contamos con la opción del chasis activo la situación mejora todavía más.

El Tarraco es una buena opción para familias numerosas, la ampliación de la gama de Seat sigue por el buen camino.

El Tarraco es una buena opción para familias numerosas, la ampliación de la gama de Seat sigue por el buen camino.

Respecto al precio está en la media, con la oferta de lanzamiento se sitúa al mismo nivel que el Skoda Kodiaq, mientras que el Tiguán Allspace se sitúa unos 2.000€ por encima.

Valoración

Diseño: 7.8
Espacio interior y maletero: 8.8
Motor, cambio y prestaciones: 7.8
Confort y terminación:7.8
Equipamiento en seguridad y tecnología: 8
Diversión al volante:7.6
Precio: 8

Puntuación final: 7.97

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.