Precios de coches nuevos

Probamos el Seat Arona 1.0 TSI 95 CV, un ‘Ibiza SUV’ con más maletero y mejor habitabilidad

Subscribirse
Así es el Seat Arona Xcellence.
Así es el Seat Arona Xcellence.

Esta es la prueba del Seat Arona 1.0 TSI de 95 CV, un SUV-B que se construye sobre la misma plataforma que el Seat Ibiza, la MQB A0. Probamos la versión Xcellence, que junto con el acabado FR presenta el nivel de equipamiento más completo.

El Arona se ha convertido, durante su primer año completo de comercialización, en el tercer modelo más vendido de la marca española. Con 19.368 unidades durante 2018 ha sido el modelo con mayor progresión dentro de la marca, superando incluso al Seat Ateca.

El Seat Arona se ha convertido en el tercer modelo más vendido de la marca.

El Seat Arona se ha convertido en el tercer modelo más vendido de la marca.

Los principales rivales del Seat Arona son el Citroën C3 Aircross, Fiat 500 X, Kia Stonic, Mazda CX-3, Nissan Juke y Peugeot  2008, entre otros. A igualdad de equipamiento y motorizaciones el Arona tiene un precio similar a sus rivales o ligeramente superior en algún caso.

El Seat Arona arranca desde los 17.590€ con el motor gasolina tricilíndrico 1.0 TSI de 95 CV, el mismo que probamos hoy. Sin embargo, nuestra unidad de pruebas alcanza un precio de 21.970€ debido al acabado Xcellence.

Medidas y diseño

Como ya hemos mencionado, el Arona se monta sobre la misma plataforma que el Ibiza, lo que nos permite clasificarlo como un SUV urbano o utilitario de la categoría SUV-B. Nos encontramos ante un ‘Ibiza elevado’, muchos elementos mecánicos son comunes entre los dos modelos, e incluso el diseño es similar, empecemos por las medidas.

El Arona mide 4,14 metros de largo, ocho centímetros más que un Ibiza, que corresponden probablemente a la forma algo más musculosa de los parachoques delantero y trasero. El principal cambio está en la altura, con 1,54 metros el Arona supera por 10 centímetros al Ibiza.

¿Mini-Ateca? o ¿Maxi-Ibiza?. Los rasgos de ambos modelos son evidentes en el Arona.

¿Mini-Ateca? o ¿Maxi-Ibiza? Los rasgos de ambos modelos son evidentes en el Arona.

Este aumento de cotas repercute positivamente en el espacio interior, pero sobre todo en la capacidad del maletero. Mientras el Ibiza ofrece 355 litros, el Arona sube hasta los 400 l, una de las mejores capacidades del segmento.

Ya desde el frontal, apreciamos claras similitudes de diseño entre el Seat Arona y el Ibiza. Las ópticas comparten diseño, el clásico triángulo de luces led se incluye de serie a partir del acabado Style. La calandra es algo más grande en el Arona, pero mantiene la misma forma.

De perfil son coches muy similares, comparten la doble línea que recorre las puertas, aunque parece que el Arona tiene unos rasgos algo menos marcados, podemos decir que su carácter es algo menos atrevido.

Las diferencias en la parte trasera son algo más notables, cambian las ópticas y la disposición de la matrícula, en el caso del Arona se incluye en el portón del maletero, algo que no ocurre en el Ibiza.

Interior

El incremento de medidas del Arona se nota también en el interior. Lo más destacado es la postura de conducción, que gana 5 centímetros en las plazas delanteras y 6 cm en las traseras, respecto a un Ibiza.

Esto repercute en una mayor comodidad a la hora de salir y entrar al vehículo, es una de las claves del Arona, que tiene como comprador objetivo a un conductor más mayor que el del Ibiza, que busca sobre todo comodidad.

Las plazas delanteras ofrecen más espacio que las de un Ibiza, la diferencia es notable.Las plazas delanteras ofrecen más espacio que las de un Ibiza, la diferencia es notable.

Las plazas delanteras ofrecen más espacio que las de un Ibiza, la diferencia es notable.

Los asientos son confortables y recogen bien, al igual que en el Ibiza la disposición de los mandos es correcta y el acabado y ajuste de los plásticos es muy bueno. Hay que decir también, que la versión Xcellence utiliza materiales mullidos sobre ciertas superficies como el salpicadero, algo que no ocurre en otros acabados inferiores.

El tablero de instrumentos se mantiene igual que en el resto de modelos de Seat, es el componente que menos ha evolucionado en el interior. La pantalla TFT entre ambos relojes es en blanco y negro, algo que se queda un poco anticuado.

Sin embargo, de manera opcional, el Arona ahora sí puede incorporar un tablero de instrumentos digital, se incorpora únicamente en los acabados Xcellence Edition y FR Edition, por lo que nuestra unidad no contaba con este complemento.

El tablero de instrumentos era el elemento menos actual, por suerte ahora se puede resolver.

El tablero de instrumentos era el elemento menos actual, por suerte ahora se puede resolver.

La instrumentación virtual aporta sin duda un soplo de aire fresco al interior del Arona, más si además se combina con la pantalla táctil de 8”, que es compatible con Android Auto y Apple Car Play y ofrece un buen rendimiento táctil y gráfico.

Las plazas traseras ofrecen un buen espacio para la cabeza y las piernas, aunque los acabados en estas están algo menos trabajados, sobre todo en los laterales de las puertas, donde no encontramos revestimientos ni superficies blandas.

En marcha

Ya son varias las ocasiones en las que he resaltado el gran trabajo que ha realizado el grupo Volkswagen con su serie de plataformas modulares MQB. La de este Seat Arona no es una excepción.

Consigue ofrecer un comportamiento digno de modelos de mayor tamaño y precio, sobre todo en curva, donde la estabilidad y la rigidez del conjunto es realmente satisfactoria. Esto se consigue con unas suspensiones de tacto firme, que resultan muy eficaces, aunque para ello no resultan las mejores filtrando las irregularidades del terreno.

La dirección es muy directa, tanto que incluso puede resultar algo nerviosa durante los primeros kilómetros, es una sensación que se olvida en cuanto nos familiarizamos con las reacciones del Arona.

El Arona demuestra una estabilidad digna de un vehículo de mayor tamaño.

El Arona demuestra una estabilidad digna de un vehículo de mayor tamaño.

La insonorización del habitáculo es bastante correcta, sobre todo en lo que a ruido de rodadura se refiere, el rumor aerodinámico es algo más notable, pero nada preocupante.

El tacto del freno me ha resultado algo menos agradable que en otras ocasiones, puede ser una impresión concreta de esta unidad, pero el recorrido era menos que en otras ocasiones, lo que dificulta algo más la dosificación de la fuerza de frenado.

A pesar de su estética, el Arona es un vehículo que únicamente se encuentra cómodo en el asfalto. No cuenta con tracción total en ninguna de sus configuraciones y tampoco con ayudas como el control de descenso de pendientes, de esta manera lo único que tiene a su favor es una mayor altura libre al suelo, 19,5 centímetros.

Es una pena que el Arona no ofrezca versiones 4x4. Nos quedamos a las puertas de la acción...

Es una pena que el Arona no ofrezca versiones 4×4. Nos quedamos a las puertas de la acción…

A nivel tecnológico el Arona está a la altura de cualquier rival, aunque hay que pagarlo. Es de serie en todos los acabados la frenada automática de emergencia en ciudad y el control de crucero. El control de ángulo muerto se incluye desde el nivel Style, pero, el crucero adaptativo sólo se incorpora de serie en el acabado Xcellence

1.0 TSI 95 CV

El principal cambio entre este propulsor y el superior de 110 CV es la ausencia de la sexta marcha. Así es, contamos únicamente con una caja de cinco velocidades, pero que sorprendentemente no hace que echemos en falta la última relación.

Rodando a velocidades de crucero legales nos encontraremos con un régimen de giro en torno a las 2.200 RPM, un número muy correcto para motores de estas características. De haberse incluido una sexta velocidad, quizás el reparto de relaciones nos haría recurrir con más frecuencia al pomo de cambio, en mi opinión la elección es acertada.

Hay más de 60 combinaciones diferentes entre el color de la carrocería, las columnas y el techo.

Hay más de 60 combinaciones diferentes entre el color de la carrocería, las columnas y el techo.

De este motor tricilíndrico, ya conocido, poco malo se puede decir. Su funcionamiento es bastante agradable, e incluso he apreciado un menor ‘turbo lag’ que en las versiones de 110 CV. Aun así, debemos andarnos con ojo, puesto que por debajo de 1.500 revoluciones la respuesta del motor es inexistente.

El único motivo que me haría plantearme el cambio al motor de 110 CV sería el hecho de viajar largas distancias frecuentemente y con mucha carga en el vehículo, para el resto de situaciones el de 95 CV resulta suficiente.

El 1.0 TSI es de los mejores tricilíndricos del mercado, las vibraciones al ralentí sí son algo más notables.

El 1.0 TSI es de los mejores tricilíndricos del mercado, las vibraciones al ralentí sí son algo más notables.

En cuanto a consumos la cifra es la esperada, unos 6,5 litros cada 100 kilómetros combinando carretera y ciudad, resultado correcto y dentro de la media de la categoría. En esta prueba puedes leer nuestra opinión sobre el 1.6 TDI de 115 CV, el propulsor diésel disponible para el Arona.

Conclusión

La fiebre SUV sigue imparable, el Arona es la prueba más evidente. Nos encontramos ante un Seat Ibiza que levanta 10 centímetros más del suelo, lo que repercute en un acceso más cómodo y una mejor habitabilidad.

El Arona ofrece un plus de habitabilidad y comodidad respecto al Ibiza, dinámicamente se queda cerca de un León, pero no le supera.

El Seat Arona ofrece un plus de habitabilidad y comodidad respecto al Ibiza, dinámicamente se queda cerca de un León, pero no le supera.

Lo bueno es que el Arona justifica este ‘capricho estético’ con una capacidad del maletero de 400 litros, 45 litros más que un Seat Ibiza. Esto lo consigue sin penalizar en exceso el comportamiento dinámico, que roza la perfección gracias a la plataforma MQB.

El 1.0 TSI de 95 CV parece el motor perfecto para este coche, agradable, con un empuje correcto y bastante económico. Además la carga tecnológica y de seguridad con la que cuenta el modelo es notable.

Valoraciones:

Diseño: 7.8
Espacio interior y maletero: 7
Motor, cambio y prestaciones: 8
Consumo y ecología: 7.8
Confort y terminación: 7.5
Equipamiento en seguridad y tecnología: 8
Diversión al volante: 7.8
Precio: 8

Puntuación final: 7.73

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.