Precios de coches nuevos

Probamos el Opel Insignia Country Tourer: una alternativa a tener en cuenta frente a la moda SUV

Subscribirse
Opel Insignia Country Tourer 2.0 CDTI 210 CV.
Opel Insignia Country Tourer 2.0 CDTI 210 CV.

Hemos realizado una prueba del Opel Insignia Country Tourer con el motor 2.0 BiTurbo de 210 CV. Un modelo que puede ser una alternativa a todos aquellos usuarios que demandan un coche con algo más de altura libre al suelo y con tracción 4×4 y no quieren optar por carrocerías de tipo SUV, por su menor dinamismo. Analizamos a continuación cada uno de los aspectos.

El Opel Insignia Country Tourer es una versión del Insignia familiar también conocido como Insignia Sports Tourer. Se trata de un modelo introducido en 2017, junto con la nueva generación del Insignia, y que viene a sustituir al Insignia Country Tourer de 2013, basado en el Insignia de primera generación.

Opel Insignia Country Tourer 2.0 CDTI 210 CV.

Este tipo de coches llega para satisfacer la demanda de aquellos clientes que buscan una carrocería familiar y, por sus necesidades o aficiones, también necesitan de la tracción 4×4 y una mayor altura libre al suelo.

El grupo VAG, pionero

En su momento, los precursores de este tipo de modelos fueron los fabricantes premium alemanes. Basta señalar, en este sentido, coches como el Audi Allroad (basado en el A6) y que luego se extendió a la gama del A4. También, dentro del grupo VAG (Volkswagen) este tipo de vehículo se amplió al Passat.

Opel Insignia Country Tourer 2.0 CDTI 210 CV.

Y de ahí que Opel tomara nota de esta tendencia y lanzara el Country Tourer basado en la primera generación del Insignia, para después comercializar este segundo Country Tourer, desarrollado sobre el nuevo Insignia.

Por lo tanto, aquí tenemos ya una primera conclusión. Y no es otra que el hecho de que el Country Tourer surgiera como una respuesta a la evolución de este tipo de modelos por parte del Grupo VAG.

Opel Insignia Country Tourer 2.0 CDTI 210 CV.

Diferencias frente al familiar

Como decíamos anteriormente el Insignia Country Tourer es un derivado del familiar, conocido como Insignia Sports Tourer. Frente a este, vemos como este Insignia más campero cuenta con una estética diferenciada. Por ejemplo, son llamativos los protectores de plástico que hay sobre los pasos de rueda, los paragolpes diferenciados, el protector del cárter, las dos salidas de escape…

No obstante, a nosotros el aspecto que nos resulta más atractivo, además de la tracción total y el cambio automático, es la mayor altura de la carrocería. Es cierto que la diferencia no es muy alta: sólo 2 centímetros. Pero sí es una distancia necesaria para abordar pistas sin mayores problemas y carreteras nevadas.

Opel Insignia Country Tourer 2.0 CDTI 210 CV.

Muy amplio por dentro

El Insignia Country Tourer es un coche que se caracteriza por su gran longitud. Conviene recordar en este sentido que estamos hablando de un vehículo con un largo de 5 metros. Esto es importante a tener en cuenta, porque existen muchas plazas de garaje donde no cabría este modelo. Y también conviene decirlo porque aparcarlo en una gran ciudad no siempre será fácil.

Opel Insignia Country Tourer 2.0 CDTI 210 CV.

A cambio, esta gran longitud se traduce también en una gran amplitud interior.

Opel Insignia Country Tourer 2.0 CDTI 210 CV.

Delante, dos adultos tendrán todo el confort necesario, con amplio espacio para los hombros y para la cabeza. Y detrás, otros dos adultos estarán como en el salón de su casa. Ambos tendrán un enorme espacio para las piernas y una considerable distancia entre la butaca y en el techo. Eso sí, la quinta plaza es estrecha y tiene un voluminoso túnel de transmisión, aunque una persona puede viajar en trayectos cortos.

Opel Insignia Country Tourer 2.0 CDTI 210 CV.

Buen maletero

En cuanto a su maletero, este Insignia Country Tourer ofrece una capacidad de carga de 560 litros. Se trata de una sobresaliente cifra. No es de las mejores de la categoría (un Passat Alltrack, por ejemplo, ofrece 640 litros) pero sí es muy buena. Además, es una capacidad de carga mayor que la que tienen la mayoría de los SUV tan de moda en el mercado.

Opel Insignia Country Tourer 2.0 CDTI 210 CV.

Excelente comportamiento

Llega el momento de ponernos en marcha. Antes eso sí, conviene recordar que al ser un coche más minoritario, las principales marcas (y aquí Opel no iba a ser una excepción) asocian esta carrocería a las mecánicas más potentes.

Opel Insignia Country Tourer 2.0 CDTI 210 CV.

En este sentido, la versión probada cuenta con un propulsor diésel de dos litros con doble turbo y una potencia de 210 CV. Este motor destaca por ser notablemente poderoso. Acelera bien desde parado (aunque es algo rumoroso en frío) y logra grandes recuperaciones desde prácticamente las 2.000 vueltas.

Opel Insignia Country Tourer 2.0 CDTI 210 CV.

Junto al motor también nos ha parecido muy interesante la caja de cambios de convertidor de par con ocho marchas. Se trata de un cambio automático con un buen funcionamiento, que transmite la potencia con suavidad, energía y sin tirones.

Eso sí, a la hora de elegir una virtud, nosotros nos quedamos con su comportamiento. Es increíble lo bien que va este coche, sobre todo si optamos por el modo de conducción Sport, que endurece la dirección, eleva el régimen de giro del motor y modifica la suspensión, entre otras regulaciones.

Opel Insignia Country Tourer 2.0 CDTI 210 CV.

En estas condiciones, el coche es una delicia. La carrocería apenas balancea, lo que permite disfrutar de un paso por curva realmente rápido.

Todo esto ante curvas rápidas. Si, por el contrario, preferimos optar por los virajes más cerrados vemos cómo la tracción 4×4 funciona muy bien ayudando al vehículo al salir de las mismas sin pérdidas de tracción y con buen dinamismo, pese a sus cinco metros de largo.

Opel Insignia Country Tourer 2.0 CDTI 210 CV.

Eso sí, el consumo no es todo lo bajo que nos gustaría. Al ser un coche tan grande, con el cambio automático y la tracción total, el gasto medio de combustible rondará los 8,5 litros, una cifra que es algo elevada para ser un coche de gasóleo.

Opel Insignia Country Tourer 2.0 CDTI 210 CV.

Equipamiento

En cuanto al equipamiento, todas las versiones incorporan de serie un equipamiento bastante completo que incluye:

• 2 puertos USB en las plazas traseras
• Alerta de colisión frontal
• Apertura y arranque sin llave
• Asientos AGR
• Asistente de aparcamiento delantero y trasero
• Ayuda al aparcamiento delantero y trasero
• Barras en el techo
• Climatizador bizona
• Conducción adaptativa FlexRide
• Control de presión de los neumáticos
• Control de velocidad de crucero adaptativa
• Detección de peatones
• Encendido automático de luces
• Freno eléctrico
• Llantas de aleación de 18 pulgadas
• Opel Eye
• Radio IntelliLink 4.0
• Reconocimiento de las señales de tráfico
• Sensor de lluvia

El resto de elementos, algunos de ellos interesantes son opcionales. Hablamos de la cámara 360, Head Up display, techo solar eléctrico, asientos de cuero, asientos calefactados…

Opel Insignia Country Tourer 2.0 CDTI 210 CV.

Precio

En cuanto al precio estamos hablando de una unidad que, al venir bien equipada y contar con un motor potente, se caracteriza por tener un precio elevado. En concreto, estamos hablando de 46.100 euros de precio de tarifa, cifra que podría reducirse alrededor hasta los 37.000 si se opta por las campañas de promoción y financiación de la marca.

Si bien es cierto que el precio de este Insignia es alto, hay que reconocer que es competitivo. Sobre todo si lo comparamos con sus rivales: un Volkswagen Passat Alltrack con un motor menos potente (190 CV) y menos equipamiento, tiene un precio de tarifa de 46.623 euros.

Conclusión

Es cierto que la moda de los SUV es imparable. Y también hay que reconocer que luchar contra las tendencias es muy complicado, casi imposible. Las berlinas están de capa caída. En su lugar, los todocaminos y todoterrenos ganan cada día más adeptos. Sin embargo, desde aquí pensamos que este Country Tourer es un familiar interesante. Tiene un amplio habitáculo, un gran maletero, un sistema de tracción 4×4 que le permite salir airoso de carreteras nevadas y pistas sin asfaltar y, lo que es mejor aún, un comportamiento dinámico mucho mejor que algunos todocaminos.

Opel Insignia Country Tourer 2.0 CDTI 210 CV.

¿Aspectos a mejorar? Sí, también los tiene. El motor es áspero y ruidoso; su consumo es alto; el precio es elevado y la unidad probada contaba con algunos ‘grillos’ en los ajustes.

Valoraciones:

Diseño: 7,5
Espacio interior y maletero: 9
Motor, cambio y prestaciones: 9
Consumo y ecología: 7
Confort y terminación: 8
Equipamiento en seguridad y tecnología: 8
Diversión al volante: 9
Precio: 6

Puntuación final: 7.93

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.