Precios de coches nuevos

Prueba del Opel Grandland X 1.6 CDTi 120 CV Excellence: Amplitud en estado puro

Subscribirse
Opel Grandland X 1.6 CDTi 120 CV Excellence
La estética del Grandland X apuesta por las líneas elegantes

El último miembro en sumarse a la familia SUV de Opel es el Grandland X. Montado sobre la misma plataforma que el Peugeot 3008 este SUV de 4,47 metros rivaliza contra pesos pesados como el Nissan Qashqai o el Seat Ateca.

El Grandland X se sitúa por encima del Opel Mokka X y el Opel Crossland X, estéticamente todos siguen una línea de diseño similar, pero a la hora de medir el espacio interior el Grandland X marca la diferencia.

Opel Grandland X 1.6 CDTi 120 CV Excellence

La estética del Grandland X apuesta por las líneas elegantes.

4,47 metros de largo, 1,85 de ancho y 1,60 de alto, con estas cifras el Grandland X ofrece un espacio interior muy bueno, de los más amplios del segmento. Su maletero tampoco se queda atrás llegando hasta los 514 litros, cifra similar a la del Seat Ateca pero superior a la del Nissan Qashqai que se queda en los 430 litros.

El Opel Grandland X está montado sobre la misma plataforma que utiliza el Peugeot 3008, sin embargo las similitudes entre ambos modelos no acaban ahí. Estéticamente el modelo alemán sigue el estilo clásico de la marca, pero a nivel tecnológico nos encontramos con una clara influencia francesa.

Esta comunión entre Opel y PSA es anterior a la reciente compra de la marca alemana por parte del grupo francés, el proyecto de desarrollar un SUV con plataforma y elementos comunes viene de lejos. Sin embargo parece que este será el camino a seguir por Opel en los próximos años, aprovechar componentes del grupo PSA para producir vehículos con su sello particular.

Calidad notable en el interior

Las calidades interiores de este Opel son bastante buenas, el conjunto desprende una sensación general de calidad, que sin llegar a niveles de lujo, deja al conductor y a sus acompañantes con un buen sabor de boca.

Los materiales empleados son de buena calidad, así como los ajustes de la mayoría de los elementos, también encontramos bastantes superficies mullidas. Quizás los plásticos que recubren el interior de las puertas podrían tener un mejor ajuste.

Opel Grandland X 1.6 CDTi 120 CV Excellence

El interior del Opel Granland X está compuesto por materiales de calidad.

Los asientos se muestran cómodos, regulables, en altura y profundidad. Y es que el puesto de conducción es uno de los puntos fuertes del Grandland X. Elevado como debe ser en un SUV, pero con una colocación correcta frente a los mandos.

El volante tiene un tamaño y grosor correcto, lo que menos convence es la colocación de las palancas que accionan intermitentes y limpiaparabrisas, se quedan algo lejos.

La pantalla táctil de 7,8” es clara y tiene un buen nivel de definición. Los menús tienen el mismo diseño que encontramos en otros modelos del grupo PSA. El sistema es compatible con Android Auto y Apple CarPlay.

Cómodo en marcha, como se espera

En marcha el Grandland X es como se espera, cómodo. A su gran espacio interior se suma un comportamiento centrado en el confort del pasajero.

Las suspensiones tienden a ser firmes, pero en su justa medida, el aislamiento acústico es también notable, por lo que no percibiremos ruidos aerodinámicos a velocidades de crucero.

Para el conductor es un coche fácil y cómodo de conducir, tanto en ciudad como en carretera. La dirección cuenta con una gran asistencia, lo que por otro lado resta información puesto que nos será difícil saber lo que pasa entre los neumáticos y el asfalto.

Opel Grandland X 1.6 CDTi 120 CV Excellence

Su longitud por debajo de los 4,5 metros le permite moverse con agilidad en ciudad

En curva el Grandland X se mantiene estable y sin balanceos, hay coches con un paso más dinámico, pero el Opel cumple de manera correcta en este apartado.

Para aventurarnos fuera del asfalto contamos en opción con el sistema IntelliGrip, que ofrece 3 modos de conducción para superficies nevadas, arenosas o rocosas. No suple a la tracción integral (de hecho ningún motor puede equiparla, al menos de momento) pero es una herramienta útil en momentos concretos.

Motor

La unidad de pruebas contaba con el propulsor diésel 1.6 CDTi de 120CV. Este motor tiene potencia suficiente para mover con agilidad al Grandland X.

Los puntos débiles los encontramos en el nivel de ruido que genera, bastante elevado sobre todo en frío, y las vibraciones que encontramos. Por otro lado la entrega de potencia es suave y está bien repartida en todo el rango de revoluciones, aunque por debajo de las 1.500 vueltas no encontraremos apenas respuesta.

Su consumo es bastante contenido, la cifra obtenida en los 500 kilómetros recorridos entre áreas urbanas y vías rápidas fue de 5,7 l/100km. Si tenemos en cuenta las dimensiones del coche es una cifra bastante correcta.

El cambio probado fue el manual de 6 relaciones, cómodo, pero con unos recorridos un tanto largos e imprecisos. Este propulsor también es compatible con el cambio automático de 6 velocidades y convertidor de par.

Conclusión

El Opel Grandland X resulta una alternativa interesante dentro del competido segmento de los SUV Compactos.

Opel Grandland X 1.6 CDTi 120 CV Excellence

El Granland X ofrece en opción la apertura sin manos del maletero

El espacio interior que ofrece así como la amplitud de su maletero le convierte en un candidato ideal para los viajes largos. Su longitud contenida ayuda a que se desenvuelva de manera correcta en entornos urbanos.

En carretera se muestra como un coche bien asentado y muy estable, por lo que su confort de marcha es también muy notable.

Valoración

Diseño: 7
Espacio interior y maletero: 8.3
Motor, cambio y prestaciones: 7.8
Confort y terminación: 7.8
Equipamiento en seguridad y tecnología: 7.8
Diversión al volante: 6
Precio: 7.5

Puntuación final: 7.45

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.