Precios de coches nuevos

Probamos el nuevo Mercedes-Benz GLC de 2019: destaca por su suavidad y por tener la etiqueta ECO

Subscribirse
El nuevo Mercedes GLC durante nuestra toma de contacto en Alemania.
El nuevo Mercedes GLC durante nuestra toma de contacto en Alemania.

Hoy probamos el recién renovado Mercedes-Benz GLC, se trata de un SUV premium grande (aquí puedes ver todos los modelos que compiten en esta categoría) que llega para sustituir el GLC que comenzó a venderse en 2015 y que se corresponde con la primera generación.

Este nuevo GLC, es por tanto una actualización, no es una nueva generación. Una puesta al día que afecta principalmente a las mecánicas, pero también encontramos variaciones estéticas, sobre todo en el interior. Con estas novedades, el GLC se mantendrá en los concesionarios hasta cerca de 2022, fecha en la que podría llegar una nueva generación.

La actual generación del GLC lleva en el mercado desde 2015, se puede considerar como la segunda, puesto que el Mercedes-Benz GLK es el predecesor del actual GLC. Desde el cambio de denominación se han vendido, según la marca, más de 1,5 millones de unidades en todo el mundo.

Esta actualización afecta a toda la familia GLC, por lo que la carrocería ‘Coupé’ y las versiones deportivas AMG también reciben los mismos cambios.

Uno de los aspectos más caracerísticos de este nuevo SUV es su diseño atractivo.

Uno de los aspectos más caracerísticos de este nuevo SUV es su diseño atractivo.

Uno de los datos más interesantes es la inclusión de un sistema eléctrico de 48V en el nuevo motor de gasolina. Esta motorización permite al Mercedes-Benz GLC ser honologado como un híbrido por parte de la DGT y, por lo tanto, recibir la etiqueta ECO (aquí puedes ver todos los modelos con etiqueta ECO que se venden en España).

El Mercedes-Benz GLC se enfrenta a modelos como el BMW X3, el Audi Q5 o el Volvo XC60. De momento se desconoce el precio oficial del modelo, pero podemos estimar que tendrá una cifra de partida cercana a los 50.000€.

A pesar de ser un SUV durante la presentación pudimos comprobar sus cualidades offroad.

A pesar de ser un SUV durante la presentación pudimos comprobar sus cualidades offroad.

Cambios de diseño

Como ya hemos mencionado los principales cambios del nuevo GLC están en el interior. En lo que a estética se refiere las líneas generales del modelo se mantienen, pero si nos esforzamos podremos encontrar diferencias.
Lo más fácil es fijarse en las ópticas, tanto las delanteras como las traseras cambian su forma, son ahora más bajas y alargadas. El contorno de las luces led también se ha rediseñado, por lo que la firma lumínica del nuevo GLC es claramente diferente.

También se ha renovado el paragolpes frontal, ahora es más musculoso, lo que ayuda a que el GLC gane más presencia y sea fácilmente reconocible por el retrovisor. A estos cambios hay que sumar lógicamente nuevos diseños de llantas y colores para la carrocería.

Los cambios del GLC afectan a toda la gama: GLC, Coupé y las versiones AMG.

Los cambios del GLC afectan a toda la gama: GLC, Coupé y las versiones AMG.

Interior profundamente renovado y llegada del MBUX

El interior del Mercedes-Benz GLC ha recibido una actualización mucho más profunda que el exterior. Nos encontramos con un rediseño claramente perceptible, la instrumentación analógica desaparece y deja paso a dos grandes pantallas que forman el salpicadero.

El diseño recuerda claramente al que ya han estrenado los últimos modelos de la marca alemana como el Clase A. Una de las pantallas sustituye a la instrumentación, la otra es táctil y sirve al sistema multimedia.

Este arsenal tecnológico está comandado bajo el sistema MBUX, que además de contar con el asistente de voz ‘Hola Mercedes’ incluye un sistema de realidad virtual, que muestra las indicaciones del navegador a través de las imágenes que las cámaras captan.

Las mecánicas de gasolina tienen motores microhíbridos que le dotan de la etiqueta ECO.

Las mecánicas de gasolina tienen motores microhíbridos que le dotan de la etiqueta ECO.

Todas las calidades del interior son sobresalientes, al igual que los ajustes. Esto radica en un confort interior muy elevado, que nos permite viajar de una manera totalmente relajada, que encaja a la perfección con el carácter del vehículo.

La insonorización también está muy lograda, de esta manera el ruido de rodamiento y aerodinámico es prácticamente despreciable. El funcionamiento del motor está bien disimulado, pero en este aspecto hay variaciones en función del combustible elegido.

Nuevos motores y caja de cambio 9G-Tronic

La familia GLC recibe dos nuevos motores diésel y gasolina, que van desde los 163 CV hasta los 245 CV. También es interesante el cambio de la caja de cambios automática 9G-Tronic por la anterior 7G-Tronic.

El motor de gasolina cuenta con un sistema eléctrico de 48V, lo que permite que el motor se apague puntualmente, por ejemplo, en semáforos o al circular con la propia inercia del vehículo. Así el Mercedes-Benz GLC se convierte en microhíbrido y por tanto obtendrá la etiqueta ECO.

La firma lumínica ha cambiado en este nuevo GLC 2019.

La firma lumínica ha cambiado en este nuevo GLC 2019.

Este propulsor de gasolina se ofrece en dos variantes denominada 200 y 300, que respectivamente rinden 197 CV y 258 CV. Se trata de un motor de cuatro cilindros turbo alimentado.

El funcionamiento de este motor es muy suave y en ambas variantes ofrece un empuje más que suficiente para mover con agilidad el Mercedes-Benz GLC. Es muy silencioso y gracias a la microhibridación consigue mantenerse apagado durante las detenciones, lo que lógicamente contribuye a reducir el consumo.

En el caso del diésel también nos encontramos con un motor completamente nuevo, pero que en este caso no cuenta con microhibridación. En este caso se ofrecen tres niveles distintos de potencia: 200 d de 183 CV, 220 d de 194 CV y 245 CV.

La zaga cuenta con nuevos grupos ópticos.

La zaga cuenta con nuevos grupos ópticos.

De nuevo nos encontramos con un empuje muy correcto en las tres variantes gracias al elevado par. Su funcionamiento es también muy agradable, pero no logra el nivel de refinamiento que el gasolina, sin embargo el aislamiento acústico está realmente logrado.

En septiembre está prevista la llegada de un GLC híbrido enchufable con motor de gasolina (aquí puedes ver todos los híbridos enchufables a la venta en España), y más adelante también estará disponible un híbrido enchufable pero con motor diésel, una opción muy interesante en lo que a consumos se refiere.

Ambos motores se equipan siempre con la tracción integral 4Matic y la caja de cambios 9G-Tronic. Se trata de un cambio automático de convertidor de par y 9 velocidades, ofrece una suavidad en las transiciones y en las arrancadas mejor que la de su antecesor.

El habitáculo se caracteriza por su confort de marcha.

El habitáculo se caracteriza por su confort de marcha.

Gama AMG

El Mercedes-Benz GLC es el único SUV de su segmento que sigue ofreciendo un motor V8, bi-turbo por cierto. De esta manera tanto en la carrocería ‘SUV’ como en la ‘Coupé’ nos encontramos con la versión GLC 63 4Matic + que firma el preparador de la marca, AMG.

Dentro de este 63 AMG tenemos una versión todavía más radical denominada 63 ‘s’ que incrementa la potencia todavía más, de los 485 CV a los 510 CV. De esta manera es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en tan sólo 4 segundos, 3,8 s en caso de la versión ‘S’.

A este propulsor brillante que ya ha demostrado su eficacia en otros muchos modelos, se une un sistema de suspensión variable y un diferencial trasero autoblocante muy efectivo, un conjunto que permite mover un coche de este tamaño con una agilidad pasmosa.

Tanto el sonido, como el comportamiento en curva o la capacidad de detención de sus enormes frenos transmiten unas sensaciones muy vivas que uno no espera encontrar cuando se pone a los mandos de un SUV.

El habiitáculo, salvo por el túnel de transmisión, es amplio.

El habiitáculo, salvo por el túnel de transmisión, es amplio.

Capacidades Off-road

Gracias a los paquetes opcionales ‘Off-road’ y ‘Off road +’ el Mercedes-Benz GLC es capaz de convertirse en un SUV sorprendentemente capaz en terrenos complicados. Estos paquetes ofrecen controles de tracción optimizados y protecciones para permitir incrementar la capacidad de motricidad que tiene el coche fuera de la carretera.

Pese a no contar con una caja reductora ni bloqueos de diferenciales, la suspensión neumática opcional permite incrementar la altura libre de la carrocería, lo que mejora los ángulos. Esto, unido a los paquetes anteriormente mencionados y a unos buenos neumáticos M+S nos puede dejar con la boca abierta a la hora de afrontar determinados obstáculos.

Valoración

Diseño: 8
Espacio interior y maletero: 8
Motor, cambio y prestaciones: 8,3
Confort y terminación: 8,2
Equipamiento en seguridad y tecnología: 9
Diversión al volante: 8
Precio: 7

Puntuación final: 8,07

El nuevo GLC incorpora el sistema MBUX de Mercedes.

El nuevo GLC incorpora el sistema MBUX de Mercedes.

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.