Precios de coches nuevos

Probamos el nuevo Kia Sportage 2018 ‘microhíbrido’: ¿merece la pena este SUV de hibridación ligera?

Subscribirse
Kia Sportage 2018 2.0 Mild Hybrid 185CV 4X4 .
Kia Sportage 2018 2.0 Mild Hybrid 185CV 4X4 .

Ya hemos podido realizar una primera prueba al Kia Sportage 2018 en su versión 2.0 ‘Mild Hybrid’ 185CV 4X4 automático.

Se trata de una actualización o puesta al día de la cuarta generación de este SUV de tamaño compacto que ya está a la venta desde 25.000 euros (precio sin promociones).

Una cifra, no obstante, que se reduce hasta los 18.555 euros en el caso de aplicar el mayor número de descuentos posibles (entrega de vehículo de ocasión, financiación, etc.).

En cuanto a la versión probada (2.0 Mild Hybrid 185CV 4X4), este nuevo Sportage tiene un precio de 42.351 euros (sin descuentos) que pasan a ser 36.441 euros (con todos los descuentos aplicados).

Kia Sportage 2018.

Nuevo Kia Sportage 2018: un modelo clave para la marca coreana

El Sportage es para Kia su modelo más importante. En primer lugar por tradición puesto que es un coche que lleva ya muchos años en el mercado: 25 para ser exactos.

Y a esta veteranía hay que sumar que, además, es el modelo más vendido de la marca. En concreto, de cada 10 coches Kia que se venden en España, aproximadamente 4 son Sportage.

Sólo de esta última generación (que fue lanzada en 2016) y hasta la fecha (septiembre de 2018), Kia ha comercializado en España cerca de 47.425 unidades del Sportage, según cifras de Aniacam. A continuación tienes los datos de ventas de los últimos tres años en España:

2016 | 17.082 unidades
2017 | 16.843 unidades
2018 | 13.500 unidades

¿Y esto es mucho o poco?, te preguntarás. Pues desde aquí te anticipamos que sí, que son cifras elevadas.

En concreto, estas ventas convierten al Sportage en el tercer SUV compacto más vendido en España en los últimos tres años. A continuación tienes el ranking según sus ventas entre 2016 y 2018 (septiembre):

1) Nissan Qashqai | 78.786 unidades
2) Hyundai Tucson | 53.690 unidades
3) Kia Sportage | 47.425 unidades
4) VW Tiguan | 42.561 unidades
5) Seat Ateca | 35.837 unidades
6) Peugeot 3008 | 34.573 unidades

Y aquí tienes el enlace con el ranking de ventas de SUV-C actualizado a día de hoy.

Kia Sportage 2018.

Por tanto ya sabemos que el Sportage es el tercer SUV-C más vendido de la categoría. Además, desde la marca nos señalan que si sólo tenemos en cuenta los particulares (es decir dejamos de lado las empresas y las alquiladoras) el Sportage es el SUV-C número 2 en ventas.

Cambios exteriores

Una vez junto al nuevo Kia Sportage, analizamos entonces los cambios exteriores. Y empezando por el frontal comprobamos que ahora los grupos ópticos son nuevos, destacando las luces de día de leds en forma de ‘cubitos’ de hielo; la parrilla, ha sido renovada con bordes cromados y un aspecto más puntiagudo y los paragolpes cuentan con un nuevo diseño y un diseño más deportivo.

Kia Sportage 2018.

Continuando con la zaga vemos que los grupos ópticos también han sido renovados con un rediseño de la luz trasera y los paragolpes ofrecen un aspecto diferenciado.

Además, como la versión probada que tenemos en nuestras manos es el acabado más alto (GT Line) nos llama la atención su parrilla exclusiva, un faldón con inserciones cromadas, doble salida de escape y las llantas de 19 pulgadas.

Cambios en el interior

Antes de ponernos en marcha, nos subimos al interior para comprobar qué ha cambiado. Y aquí es donde descubrimos que el volante se ha modificado con un nuevo diseño; que también ha recibida alguna modificación el cuadro de instrumentos; que las toberas de ventilación ofrecen un nuevo diseño y que la pantalla de la consola central crece hasta las 8 pulgadas en las versiones más altas de gama.

Kia Sportage 2018.

Además, la variante GT Line de la unidad probada suma los pedales de aluminio, los asientos específicos, el volante en piel perforada y el techo tapizado en negro.

Kia Sportage 2018.

Motores

En relación a los motores, en el apartado de gasolina no hay tantas novedades. Mantiene el 1.6 GDi de 132 CV, con cambio manual y tracción a las ruedas delanteras. A este se suma una nueva variante también 1.6 pero con el sobrenombre de T-GDi lo que significa que suma el turbo y eleva la potencia hasta los 177 CV. Esta otra variante puede estar disponible con el cambio manual de seis marchas o el automático de doble embrague de 7 velocidades y con tracción delantera o 4×4.

Kia Sportage 2018.

Donde hay más novedades es en la gama diésel. Aquí, la principal innovación es la sustitución del motor 1.7 por el nuevo 1.6 CRDi con dos niveles de potencia: 115 y 136 CV. Se trata del diésel más limpio que ha desarrollado Kia hasta la fecha.

El primero de ellos, el de 115 CV, está asociado a un cambio manual de seis marchas y tracción delantera, mientras que el segundo, el de 136 CV, puede incorporar todas las combinaciones: manual o automático y tracción delantera y total.

Kia Sportage 2018.

Más novedoso es la versión 2.0 CRDi Ecodynamics+, que se caracteriza por incluir un sistema de hibridación ligera, también conocido como ‘mild-hybrid’. La particularidad de este sistema es que incorpora una pequeña batería y un motor eléctrico de 12 kW que, en momentos puntuales, ayuda al motor de combustión (un 2.0 CRDi de 185 CV). Esto, por tanto, permite mayores prestaciones y un menor consumo.

Kia Sportage 2018.

Este nuevo motor permite aumentar los momentos en los que el motor está apagado, gracias a la incorporación de un nuevo generador-motor de arranque. La incorporación de esta nueva tecnología permite reducir las emisiones de CO2 hasta un 4% según la nueva normativa WLTP.

Al volante

Para la toma de contacto con el nuevo Sportage (alrededor de 100 kilómetros por los alrededores de Alicante, con autopista y carreteras secundarias), hemos elegido la variante de hibridación ligera.

Sabemos que no será la más vendida (Kia estima que sólo el 40% de sus ventas serán diésel, y de las ventas diésel la variante microhíbrida será la menos demandada). Sin embargo, pensamos que es la novedad más interesante en esta puesta al día del Sportage.

Kia Sportage 2018.

Una vez al volante, lo primero que llama la atención es que el sistema híbrido pasa completamente desapercibido. Conviene recordar en este sentido que el generador eléctrico en ningún momento propulsa el vehículo por sí solo, sino que sólo le ayuda. De ahí que, aunque hablemos de microhíbrido, no esperes que el Sportage vaya en eléctrico solamente en eléctrico en algún momento.

Según señala Kia el motor eléctrico ayuda al de combustión en aceleraciones. Además, a velocidad de crucero, también puede recargar la batería en marcha si es necesario.

Kia Sportage 2018.

También es curioso que la entrada en funcionamiento del generador eléctrico sea inapreciable. De hecho, nosotros no sabíamos cuándo estaba ayudando el motor eléctrico y cuándo no lo hacía, ya que no hemos apreciado diferencias de potencia, tirones ni ruidos adicionales.

La única forma en la que podíamos saber que el generador ayudaba al motor térmico era mirando el cuadro de instrumentos ya que en los gráficos sí se muestra de dónde proviene la energía (combustión o combustión y eléctrico).

Kia Sportage 2018.

Cuando sí te das cuenta que estás ante un coche diferente es en las deceleraciones. Entre otras cosas porque nada más soltar el acelerador, el coche decelera más que un modelo convencional. De hecho, esta particularidad requiere cierto tiempo de adaptación porque de primeras puede resultar raro.

También son diferentes los últimos metros de recorrido hasta detenernos por completo en un semáforo o en un cruce. Entre otras cosas porque si el vehículo se da cuenta que estamos decelerando, cuando llega a los 30 km/h el motor se apaga automáticamente.

Ahorro de combustible

Según señala Kia, la incorporación del sistema microhíbrido, sumado a otros elementos como una reducción de la fricción, un motor más ligero y una combustión más eficiente dan como resultado una reducción del consumo del 11,5%.

Kia Sportage 2018.

Sin embargo, también hay que señalar que este Sportage microhíbrido es más pesado que la versión diésel con cambio automático de 136 CV. En concreto, estamos hablando de casi 100 kilos más de peso, que pesa el ‘mild-hybrid’. Esto sumado a la mayor potencia (tiene 185 CV frente a 136 CV de la versión convencional) hacen que el micro-híbrido tenga un consumo elevado frente al diésel pequeño. Según Kia, este microhíbrido tiene un gasto de 5,7 litros, una cifra optimista puesto que, como mínimo, en conducción real estará más cerca de los 7,5 o incluso 8 litros.

Sin etiqueta ECO

Es, a nuestro juicio la mayor pega que se le puede poner a este coche (junto al elevado precio, como podrás ver más abajo). A pesar del sistema microhíbrido, la Dirección General de Tráfico no considera que el Sportage sea merecedor de la etiqueta ECO. De ahí que a esta versión con hibridación ligera reciba la etiqueta C.

Equipamiento

En cuanto al equipamiento, al ser la versión ‘mild hybrid’ significa que viene con el mayor equipamiento posible. De serie incorpora elementos como:

• Freno de estacionamiento eléctrico
• Tracción 4×4
• Llantas de 19 pulgadas
• Control de presión de los neumáticos
• Sistema de asistencia de mantenimiento de carril
• Sistema reconocimiento de señales de tráfico
• Encendido y apagado automático de luces largas
• Sistema de detección de fatiga del conductor
• Faros de led
• Techo solar panorámico
• Pantalla táctil de 8 pulgadas
• Sistema de audio premium JBL
• Cámara de ayuda al estacionamiento
• Sensor de lluvia
• Sensor de luces
• Climatizador

Conclusión

¿Mercede la pena el Kia Sportage 2018? ¿Es un SUV recomendable? Sí. A nosotros es un SUV que nos convence. Dejando de lado la estética, que tiene detractores y defensores, creemos que el Sportage es un SUV confortable, suficientemente amplio y con una buena relación entre calidad y precio.

¿Merece la pena el ‘microhíbrido’? Aquí la respuesta es no. Principalmente porque no tiene la etiqueta Eco, porque su precio es elevado (36.441 euros con descuentos nos parece mucho dinero) y porque tampoco presenta una disminución del gasto de forma considerable.

Kia Sportage 2018.

Si buscamos un diésel, pensamos que cualquiera de las dos opciones (1.6 CRDI de 115 o 1.6 CRDI de 136 CV) son mucho más interesantes, más económicas y ofrecen un equipamiento razonable. Nosotros, de hecho, si tuviéramos que optar por un motor escogeríamos este nuevo diésel 1.6… Eso sí, tal y como están las cosas, con los políticos demonizando el diésel cada día, pensamos que la mayoría de los clientes optarán por el gasolina. Y aquí dependerá de lo que nos queramos gastar para optar por la versión de 132 o 177 CV.

Valoración

Diseño: 7
Espacio interior y maletero: 7,5
Motor, cambio y prestaciones: 7,5
Confort y terminación: 7
Equipamiento en seguridad y tecnología: 8
Diversión al volante: 7
Precio: 8

Puntuación final: 7,42

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.