Precios de coches nuevos

Probamos el nuevo Kia Ceed: el compacto más europeo de Kia se renueva

Subscribirse
El nuevo tarado de la suspensión ofrece un comportamiento dinámico muy correcto a la vez que ofrece comodidad.

La marca surcoreana Kia ha elegido el Algarve portugués para presentar la tercera generación de uno de sus modelos más vendidos, el nuevo Kia Ceed 2018. Con un diseño totalmente renovado, una nueva plataforma y más equipamiento, el nuevo Ceed llega para competir en un segmento que parece estar ganando terreno, el de los compactos.

Para Kia el Ceed es uno de sus modelos más importantes,  junto con el Sportage y el Stonic. Son los tres modelos que mejor funcionan en España. Por tanto, este nuevo Ceed  será una pieza clave para cumplir el objetivo que se han fijado en el 2018, alcanzar los 62.000 vehículos vendidos en nuestro país. De conseguirlo significaría un incremento del 5% de sus ventas.

El nuevo Kia Ceed estará disponible en España desde septiembre, un mes más tarde llegará la versión familiar Sportswagon. A lo largo del tercer cuatrimestre del año se dará a conocer una tercera carrocería para el modelo, será un ‘shooting brake’, una apuesta tan arriesgada como atractiva. La carrocería de 3 puertas desaparece.

Nuevo Kia Ceed 2018: diseño atlético sobre nueva plataforma

Uno de los cambios más destacados de esta tercera generación del nuevo Kia Ceed 2018 es la plataforma que utiliza. La K2 es modular y ya está presente en otros modelos del grupo como el Hyundai i30. Debido a este nuevo chasis el Ceed crece a lo ancho, concretamente dos centímetros, el largo se mantiene igual, aunque el voladizo trasero sí gana algún centímetro. También se rebajan 2 centímetros de altura.

Estos cambios provocan dos cosas. En primer lugar, el Ceed adquiere un carácter más dinámico que le sienta francamente bien. Por otro lado, las plazas traseras ganan en espacio siendo, según Kia, las que más anchura para los hombros ofrecen de todo el segmento.

La parrilla ‘Tiger-nose’ recuerda al Kia Stinger.

A nivel de diseño el Ceed también se ha vuelto más atlético, las líneas rectas se imponen claramente ante las curvas. Esto se debe a que Kia ha tomado el Stinger como referencia. Así el Ceed hereda rasgos de la exitosa berlina, por ejemplo, la parrilla frontal crece y adquiere la ya conocida forma ‘tiger nose’.

Las luces diurnas de LED son de serie en todas las versiones y recuperan la forma de ‘cubito de hielo’ que ya vimos en el anterior Cee’d, aunque ahora se colocan en una posición más elevada y están mejor integradas.

Otro de los rasgos tomados del Stinger es la anchura del pilar C. Al ser más grande refuerza el concepto de coche más musculoso y con mayor presencia. Parece que Kia ha decidido establecer una filosofía de diseño a partir del Stinger, no es mala idea.

Todo es europeo, el interior también

El nuevo Ceed se ha diseñado y desarrollado íntegramente en Frankfurt (Alemania). Podríamos decir que es el Kia más europeo, puesto que está únicamente enfocado a nuestro mercado.

Esto se percibe especialmente en el interior, su nivel de acabado y de ajuste acerca mucho al Ceed a sus rivales alemanes o franceses. Presenta una sensación de solidez bastante lograda, no percibimos ruidos u holguras. Los plásticos por su parte tienen una calidad correcta para un coche de estas características, algunos son algo duros.

El elemento más destacado del interior es la pantalla táctil que domina la consola central. En función del acabado escogido esta será de 5,7 u 8 pulgadas, las dos más grandes son compatible con sistemas Apple Car Play y Android Auto. Tiene unos menús intuitivos y la definición de la imagen es buena, lo mejor es la colocación del panel. Al estar en una posición bastante elevada evita que nuestra mirada se desvíe demasiado de la carretera.

La colocación de los mandos en el interior es bastante ergonómica.

Nos encontramos con una instrumentación simple pero clara a la hora de mostrar la información. El navegador de abordo tiene una pantalla de 3,5” que todavía sigue siendo en blanco y negro. Lo interesante llegará más adelante, puesto que opcionalmente el Ceed podrá contar con instrumentación digital.

Las butacas delanteras son muy cómodas y sujetan bien, quizás los soportes laterales podrían ser algo más rígidos. El ajuste es bueno y nos permite sentarnos de manera correcta frente al volante. En la parte trasera dos pasajeros viajarán con total comodidad aun teniendo una talla considerable, recordemos que Kia asegura que el Ceed es el mejor del segmento en lo que a anchura para los hombros se refiere (siempre según la marca).

El maletero gana en esta generación 15 litros, sin rueda de repuesto, eso sí. Se coloca así con unos considerables 395 l. Hay que destacar que la boca de carga se ha rebajado 8 centímetros ahora es más fácil cargar objetos pesados.

La tecnología como protagonista

En el apartado tecnológico el Ceed puede marcar diferencias con sus rivales, ya que recibe una cantidad de ayudas a la conducción que no siempre están disponible en vehículos del segmento C.

Los faros LED traseros aportan un toque de elegancia que se redondearía si el contorno se cerrase por completo.

A los ya conocidos asistentes de colisión frontal o aviso de cambio de carril se suma el ‘Lane Following Asist’. Este sistema asume el control de la dirección, frenos y acelerador, alcanza un nivel de conducción semi autónoma 2. Resulta tremendamente útil en viajes largos, pero también en atascos, debemos mantener nuestras manos en el volante, pero el Ceed hará el resto por nosotros.

Este complejo sistema es sólo compatible con versiones automáticas. Sin embargo, el control de crucero adaptativo sí está disponible en versiones con cambio manual.

Gama de motores y cambios

En gasolina tendremos tres opciones. Primero el conocido 1.0 T-GDi de 120 CV tricilíndrico. Mueve el Ceed con soltura y en la zona alta responde francamente bien, los bajos son su punto débil. No vibra demasiado y su sonido es agradable.

El nuevo 1.4 T-GDi de 140 CV le sienta como un guante al Ceed. En todo el rango de revoluciones encontramos una respuesta adecuada y progresiva que permite hacer una conducción a ritmos muy aceptables. Su acompañante ideal es el cambio automático DCT de siete velocidades al que solo le faltan unas pequeñas levas en el volante.

Después del lanzamiento del Ceed se incorporará a la gama gasolina un pequeño 1.4 MPi de 100 CV. Será atmosférico y con inyección multipunto.

Según Kia el Pilar B se ha retrasado notablemente para dar un toque más europeo.

No todo es gasolina, al menos de momento. El 1.6 CRDi es la opción de gasóleo. Se puede escoger con 115 o 136 CV. Sólo probamos el más potente y la verdad es que su funcionamiento no deja ningún pero. Empuja de manera decidida hasta más allá de las 4.500 RPM y su funcionamiento es bastante suave y silencioso.

En 2019 llegará la microhibridación al Ceed, una instalación eléctrica de 48 voltios que permitirá alargar el tiempo con el motor parado, en semáforos por ejemplo, y también apoyará al motor térmico en las aceleraciones.

Un comportamiento realmente dinámico

Las carreteras del Algarve portugués ofrecen uno de los mejores escenarios posibles para poner a prueba un coche. Recorridos sinuosos con subidas y bajadas, curvas de todo tipo y algún que otro bache. Sin embargo, Kia ha decidido ir más allá y nos dio la oportunidad de realizar pruebas en el Kartodromo Internacional do Algarve.

Según nos contaron en la rueda de prensa, el Ceed se ha puesto a punto por carreteras de toda Europa e incluso en el mítico trazado de Nürburgring, la pregunta está clara ¿se notará al conducirlo?

El nuevo tarado de la suspensión ofrece un comportamiento dinámico muy correcto a la vez que ofrece comodidad.

Desde la primera curva nos queda claro que el Ceed ha mejorado respecto a su predecesor. Aunque sólo sea por el incremento de la anchura se nota que el coche tiene más pisada. Durante el paso por curva la nueva plataforma también funciona bien, se siente rígida y sin balanceos.

Probablemente la suspensión también esté detrás de la mejora dinámica que ha recibido el Ceed. Se ha apostado por uno reglajes más duros y una nueva barra estabilizadora más rígida. La verdad es que se nota, las curvas se enlazan con mucha facilidad y hay que elevar mucho el ritmo para empezar a apreciar algo de subviraje, los ingenieros de Kia han hecho un buen trabajo.

El incremento de firmeza no repercute en exceso en el confort, el Ceed absorbe bien las irregularidades y de nuevo hay que llevar el ritmo a niveles muy altos para encontrar reacciones algo más bruscas de la amortiguación.

Conclusión

El nuevo Kia Ceed continúa con la evolución positiva que está teniendo la marca desde hace varios años, superándolos incluso en algunos casos.

A nivel de diseño el Ceed se ha doblado a favor de las últimas tendencias estéticas que reinan en Europa. Por proporciones también se acerca a sus rivales y al tomar al Stinger como referencia vemos cómo la marca parece empezar a unificar el lenguaje de diseño de su gama.

En el interior el nivel también es muy alto y gracias a la carga tecnológica que recibe esta tercera generación las diferencias con sus rivales se reducen llegando incluso a desaparecer.

Estando todavía a la espera de precios oficiales esperamos que el salto económico entre generaciones no sea exagerado, esto le restaría algo de mérito a la marca surcoreana. Todo lo que se mantenga por debajo de los 2.000€ de diferencia se puede tomar como un precio adecuado, la gama de la actual generación arranca en los 14.200€.

Valoración

Diseño: 7.8
Espacio interior y maletero: 8
Motor, cambio y prestaciones: 7.7
Confort y terminación:
 7.8
Equipamiento en seguridad y tecnología: 8
Diversión al volante: 8
Precio:
7.8

Puntuación final: 7.87

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.