Precios de coches nuevos

Probamos el Mitsubishi Space Star, un urbano asequible y sin miedo a salir de la ciudad

Subscribirse
Así es el Mitsubishi Space Star.
Así es el Mitsubishi Space Star.

Hoy nos subimos al Mitsubishi Space Star, un pequeño urbano japonés que destaca por su precio contenido. La versión que probamos hoy es una actualización del modelo que lleva a la venta en el año 2016. Cuenta con pequeños cambios estéticos y un ligero rediseño interior.

Sólo hay una motorización disponible, se trata de un propulsor gasolina tricilíndrico de 80 CV y 1,2 litros de cubicaje. No tiene turbo y aun así consigue buenos consumos y un rendimiento muy correcto que nos ha sorprendido.

Nuestra unidad cuenta con el acabado Kaiteki y tiene un precio de venta sin descuentos de 13.550 euros, el acabado base Motion ofrece un precio todavía más contenido, 12.550 euros. Algunos de los rivales son el Toyta Aygo, el Renault Twingo, el Kia Picanto o el Hyundai i10.

Mitsubishi Space Star: Medidas y diseño

Como buen vehículo urbano, el Mitsubishi Space Star tiene unas dimensiones muy contenidas, que le permiten moverse sin problema por espacios urbanos congestionados. En concreto mide 3,8 metros de largo, 1,7 metros de ancho y 1,5 metros de alto, aunque estas son unas dimensiones contenidas, es uno de los modelos más grandes de su categoría.

A pesar de sus dimensiones reducidas, es uno de los urbanos más grandes.

A pesar de sus dimensiones reducidas, es uno de los urbanos más grandes.

Esto hace que nuestro protagonista se ubique a medio camino entre el segmento de los urbanos y el de los utilitarios, donde empezaría a enfrentarse a modelos como el Peugeot 208 o el Seat Ibiza, con un precio inferior pero un espacio interior más limitado también.

El diseño en este Mitsubishi Space Star 2020 se ve profundamente modificado en el frontal, que ahora adquiere rasgos comunes con las últimas actualizaciones de otros modelos de la marca, como el Eclipse Cross o el ASX.

La parrilla 'dynamic shield'.

La parrilla ‘dynamic shield’.

Estos elementos estéticos más destacados son los embellecedores cromados que se disponen verticalmente a los lados de la parrilla frontal. Es lo que Mitsubishi denomina ‘dynamic shield’. El resto de la carrocería se mantiene intacta, nos gusta especialmente el pequeño spoiler trasero que aporta una imagen desenfadada.

Las luces traseras cuentan con una firma lumínica LED y en los faros delanteros tanto las luces de cruce como las largas son Full-LED en el acabado Kaiteki, sin embargo, las luces diurnas son incandescentes, lo que sin duda hacer que el conjunto pierda algo de atractivo y actualidad.

Interior

Las plazas delanteras del Mitsubishi Space Star destacan especialmente por la sensación de espacio que ofrecen, también hay huecos generosos para dejar nuestros objetos personales, pero echamos en falta un reposabrazos que mejoraría la ergonomía de conducción.

Las plazas traseras destacan por el espacio longitudinal, a pesar de estar en un coche corto tenemos un espacio para las piernas similar al que se puede encontrar en un compacto. El espacio para la cabeza es algo más justo, pasajeros de 1,85 metros de estatura podrán rozar el techo si se sientan totalmente erguidos, algo que nunca llega a ocurrir.

El maletero también tiene un espacio modesto, quizás motivado por el esfuerzo llevado a cabo con las plazas traseras. El volumen de carga es de unos escasos 209 litros, suficientes para alojar dos maletas de cabina y algún bolso pequeño. Sin embargo, supera al de algunos rivales como por ejemplo el Citroën C1 o el Fiat 500, los demás le superan.

En cuanto a los acabados nos encontramos con una imagen general modesta, con mucho plástico duro y buenos ajustes. Por tanto, tenemos una sensación de solidez correcta que parece estar dispuesta a soportar baches e irregularidades sin emitir ruidos.

Algo que no nos gusta tanto es el abuso de los acabados ‘Piano black’ ya que son muy propensos a los arañazos y no nos parecen del todo estéticos. Quizás superficies mate estarían soportarían mejor el paso del tiempo.

El sistema de infoentretenimiento cuenta con una pantalla algo pequeña, pero que tiene unos menús correctos. Lo más destacado es que el sistema es compatible con Android Auto y Apple Car Play lo que permite que el nivel tecnológico en el interior suba notablemente.

En marcha

Nos encantan los coches simples y valientes y este Mitsubishi Space Star lo es. Su motor 120 MPI de 80 CV es un ejemplo de un tipo de mecánica en extinción, la atmosférica. Este pequeño motor de tres cilindros demuestra que no es necesario recurrir a la sobrealimentación para ofrecer buenos consumos y unas prestaciones correctas.

Nada más arrancar el motor nos percatamos que tiene un buen refinamiento en lo que a vibraciones se refiere, la rumorosidad sí es notable, sobre todo en el exterior, pero al ser una sonoridad característica de los motores gasolina atmosféricos, no nos parece en absoluto algo negativo.

El cambio manual tiene un tacto suave, lo primero por un pedal de embrague sumamente cómodo de accionar, así como un pomo de cambio que queda muy a mano. Los recorridos son cortos y suaves, aunque algo faltos de precisión, sobre todo en tercera.

Las reacciones del conjunto del motor y el cambio son muy rápidas y directas, esto se debe a la ausencia de turbo, lo que permite que el motor muestre su correcta capacidad desde el primer momento, algo muy cómodo en la circulación urbana.

En vías interurbanas no tenemos ningún problema para circular a ritmos rápidos, y a pesar de que sólo tenemos cinco velocidades, tenemos la sensación de que el motor funciona de manera desahogada a 120 km/h. Esto se debe a que los de los desarrollos de las marchas son más bien largos, algo que favorece el consumo y penaliza ligeramente la aceleración.

En consumos podemos hablar de medias alrededor de los cinco litros cada cien kilómetros, no es necesario realizar una conducción especialmente cuidadosa, ya que difícilmente superaremos los seis litros de consumo en circunstancias normales.

Es una pena que este modelo no pueda contar con microhibridación, ya que ayudaría todavía más a contener su consumo y le aportaría la etiqueta ECO de la DGT. Si cuenta con el sistema start & stop, que en alguna ocasión se ha mostrados algo lento al volver a arrancar el motor.

La configuración de las suspensiones es realmente permisiva, esto hace que el Space Star gestione perfectamente las irregularidades típicas de los entornos urbanos. También es cierto que, junto con las reducidas dimensiones de los neumáticos, esto afecta al comportamiento a alta velocidad.

En curvas pronunciadas el Mitsubishi Space Star evidencia su simpleza y reducido tamaño y tiene comportamientos menos precisos que modelos más grandes, sin embargo, las reacciones nos han parecido seguras en todo momento, simplemente invitan a conducir de una manera relajada.

Valoración

Diseño: 8
Espacio interior y maletero: 7.5
Motor, cambio y prestaciones: 7.8
Confort y terminación: 7
Equipamiento en seguridad y tecnología: 6.5
Diversión al volante: 7
Precio: 8

Puntuación final: 7.4

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.