Prueba del Mitsubishi Eclipse Cross 2018 150T 163 CV 8CVT 4WD Kaiteki: SUV coupé con esencia japonesa

Subscribirse
Así es el Mitsubishi Eclipse Cross 2018.
Así es el Mitsubishi Eclipse Cross 2018.

El Mitsubishi Eclipse Cross es un SUV del segmento C, es el modelo intermedio que ofrece la marca japonesa en su gama SUV. Por encima se encuentra el Outlander y por debajo el ASX, modelo con el que comparte plataforma.

Mide 4,41 metros de largo, por lo que compite con modelos como Nissan Qashqai, Seat Ateca o Hyundai Tucson entre otros. Su precio de partida es de 19.200€, por lo que se encuentra en un rango muy parecido al de sus rivales, si bien el Qashqai y el Tucson se encuentran aproximadamente 700€ por debajo.

La versión que hemos podido probar ha sido la ‘Kaiteki’, es la más equipada. Nuestra unidad equipaba el único motor disponible por el momento, un propulsor 1.5 gasolina turbo de 163 CV, con cambio de variador continuo. También incorporaba tracción integral, el precio total de la unidad de prueba es de aproximadamente 36.000€

Este nombre me suena…

Originalmente el apellido Eclipse se utilizaba en un modelo deportivo que se produjo entre los años 1989 y 2011. Tenía tracción delantera y la potencia no era nada desmedido, pero su diseño atractivo y la aparición del modelo en películas y videojuegos le hizo ganar mucha popularidad.

Algunos seguidores de la marca se quedaron algo decepcionados al ver que el nuevo Eclipse sería un SUV.

Algunos seguidores de la marca se quedaron algo decepcionados al ver que el nuevo Eclipse sería un SUV.

Cuando Mitsubishi anunció el regreso del nombre fueron muchos los fans que fantasearon con la reaparición del deportivo, sin embargo, la marca no tardo en desmentir los rumores y hacer énfasis en el apellido ‘Cross’ por el carácter SUV del coche. Evidentemente la reacción de los aficionados no fue la mejor, por suerte el Eclipse original no fue muy popular en España.

Diseño

Creo que este modelo convence cada vez más a medida que se conduce. La zaga tiene una forma bastante curiosa, con dos lunetas dividas por una especie de alerón bajo.

Este elemento poco común puede hacer que nos desubiquemos ligeramente, parece que el coche está diseñado a dos alturas. Sin embargo, el frontal y los laterales ponen orden y unidad.

Lo que está claro es que este Eclipse Cross tiene una línea diferenciada, lo que para muchos puede ser un elemento clave a la hora de la compra. El color rojo funciona muy bien con el carácter del coche, es discreto a la vez que tiene un cierto toque picante.

La zaga tiene un diseño original que llama la atención.

La zaga tiene un diseño original que llama la atención.

Las llantas de 18” colaboran notablemente a darle una buena presencia a este Mitsubishi, la combinación de elementos negros y cromados es la clave.

Los faros delanteros son Full led en la versión Kaiteki, en las ópticas traseras se combinan elementos led con bombillas incandescentes.

Interior

En el interior nos encontramos con una imagen bastante sobria. Los asientos son de cuero, muy confortables y con buena sujeción lateral. El resto de elementos están realizados en tonos oscuros, cromados y piezas en negro piano.

El ajuste de los plásticos es bastante bueno, de hecho, no apreciamos ruidos o crujidos, no podemos decir lo mismo de otros modelos.

El tablero de instrumentos es analógico, simple y con una buena legibilidad. Entre ambos relojes nos encontramos con una pantalla LCD a color, que muestra datos del ordenador de a bordo, además de la temperatura y el nivel de carburante.

En lo alto del salpicadero encontramos una pantalla táctil que sirve al sistema de infoentretenimiento. Es de 7 pulgadas y su colocación es muy buena, pero los mandos que tiene en los laterales se quedan algo a desmano cuando conducimos. Echamos en falta una rueda física para el volumen.

La pantalla táctil se antoja algo pequeña, sus gráficos deberían actualizarse.

La pantalla táctil se antoja algo pequeña, sus gráficos deberían actualizarse.

Por suerte la pantalla se puede manejar a través de una especie de ‘touch pad’ similar a la de un ordenador portátil. Su funcionamiento es simple, pero hay sistemas más rápidos y cómodos. Además, los gráficos del sistema podrían ser algo más actuales.

Las plazas traseras mantienen la altura a pesar de la caída del techo, adultos de hasta 1,80 metros podrán viajar cómodamente, tanto por espacio para la cabeza como para las piernas. La plaza central no ofrece tanto espacio, es utilizable en desplazamientos cortos.

El maletero ofrece unas formas muy aprovechables y una carga útil de 466 litros, en las versiones 4×2 se ganan 20 litros. Se queda algo por detrás de sus competidores en este aspecto, estos alcanzan los 500 litros.

En marcha

Como digo este coche tiene una presencia notable, la sensación de calidad percibida es alta. Cuando arrancamos el motor esta sensación se mantiene, e incluso se aumenta. El puesto de conducción es cómodo, elevado como debe ser en un SUV, de esta manera tenemos una muy buena visibilidad.

El Eclipse Cross inicia la marcha con suavidad, el aislamiento acústico es bueno y el motor tiene un funcionamiento bastante suave, apenas apreciamos vibraciones, ni siquiera en frío. Maniobrando para salir del garaje nos damos cuenta de que este coche se siente bastante ágil, a pesar de tener un buen tamaño.

Dinámicamente es un vehículo cómodo y noble, la suspensión es bastante blanda, con lo bueno y lo malo que ello conlleva.

Dinámicamente es un vehículo cómodo y noble, la suspensión es bastante blanda, con lo bueno y lo malo que ello conlleva.

El tacto de la dirección es muy cómodo, suave en las maniobras va ganando peso conforme aumentamos la velocidad. El ajuste de las suspensiones es muy bueno y contribuye a la atmósfera general de tranquilidad.

El sistema de salida de carril no interviene en la dirección, sólo avisa acústicamente. El control de crucero adaptativo funciona muy bien, con suavidad y sin comportamientos extraños. Detecta sin problema al vehículo que nos precede, independientemente de las condiciones de visibilidad.

El cambio de variador continuo no tiene marchas propiamente dichas, aunque está programado para imitar a una caja de 8 relaciones, de hecho, contamos con dos levas tras el volante.

El funcionamiento de este cambio es bastante satisfactorio, sobre todo si tenemos en cuenta lo poco efectiva que resulta esta tecnología en otros fabricantes. Cuando el ritmo es tranquilo el motor se mantiene a bajas vueltas y es muy difícil notar tirones, el empuje es continuo.

Estos cambios suelen verse en apuros cuando necesitamos una aceleración más notable, este no es una excepción. Cuando pisamos el acelerador a tabla el motor se revoluciona hasta las 6.000 vueltas, y la aguja se mantiene inmóvil mientras ganamos velocidad, con el ruido en el habitáculo que esto supone.

Lo bueno, es que el motor de 163CV tiene una potencia notable, sobre todo para un coche de este tamaño y peso, por lo que la perdida de efectividad que supone un cambio de este tipo, se ve compensada por las cifras del propulsor.

De esta manera tenemos una buena agilidad, las incorporaciones y los adelantamientos se pueden realizar de manera cómoda, pero probablemente el comportamiento sería más satisfactorio con la caja manual que hay disponible.

La principal pega por tanto es el ruido que se produce si queremos exprimir el motor, esto se puede disimular si utilizamos las levas y las ‘falsas’ 8 marchas.

El motor es agradable, pero su consumo es algo elevado, algo lógico si tenemos en cuenta su potencia. En ciudad podremos movernos en torno a los 8,5 litros, si salimos a autovía conseguiremos cifras cercanas a los 8 litros.

Conclusión

El Mitsubishi Eclipse Cross es un SUV que ofrece una buena relación calidad precio, la calidad general es muy buena y ofrece un aire diferente al de sus competidores. Su diseño también se desmarca, y aunque tenga algunos elementos poco comunes, la composición entre todos los ángulos del coche es correcta.

Es difícil de explicar, pero este Eclipse Cross acaba enganchando, es una alternativa original a los SUV que dominan el mercado.

Es difícil de explicar, pero este Eclipse Cross acaba enganchando, es una alternativa original a los SUV que dominan el mercado.

En ciudad es un coche cómodo y ágil, en carretera muestra mucho aplomo, aunque el ruido aerodinámico es algo elevado, el motor también resulta ruidoso en aceleraciones. Esto tiene su explicación en el cambio de variador continuo, no hace mal su trabajo, pero una caja manual aprovecharía mejor las cualidades del motor.

Valoración

Diseño: 7.8
Espacio interior y maletero: 7.8
Motor, cambio y prestaciones: 7.5
Confort y terminación: 7.7
Equipamiento en seguridad y tecnología: 7.6
Diversión al volante: 7
Precio: 7.4

Puntuación final: 7.54

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.