Precios de coches nuevos

Probamos el Mitsubishi ASX de 2020, estrena nuevo diseño y recupera la tracción 4×4

Subscribirse
Así es el Mitsubishi ASX 2020.
Así es el Mitsubishi ASX 2020.

Hoy probamos la última actualización del modelo más vendido de Mitsubishi, el ASX 2020 coge aire limpio con un diseño exterior notablemente renovado, mejoras tecnológicas en el interior, y vuelve a tener disponible versiones con tracción total. El precio también sigue siendo uno de sus puntos fuertes, ya que contamos con una cifra de partida de 16.700 euros con descuentos y financiación incluida.

El Mitsubishi ASX es el modelo más vendido de la marca en España, desde el inicio de su comercialización allá por 2010 ha acumulado más de 50.000 unidades vendidas en nuestro país. Este año las previsiones de la marca son alcanzar los 6.900 ASX vendidos, supone un incremento del 7% respecto al año pasado.

Para mantener este buen ritmo de ventas Mitsubishi ha decidido actualizar este modelo, que compite en uno de los segmentos más disputados del mercado, como SUV-B se enfrenta a pesos pesado como el Seat Arona, el Volkswagen T-Cross o el Renault Captur.

Cambios estéticos

De primeras el Mitsubishi ASX parece haber cambiado notablemente, ahora cuenta con un diseño exterior más musculoso y atrevido, que parece qu

El ASX parece querer asemejarse cada vez más el Mitsubishi Eclipse Cross.

El ASX parece querer asemejarse cada vez más el Mitsubishi Eclipse Cross.

erer asimilarse a su hermano mayor, el Mitsubishi Eclipse Cross.

 

De hecho, una de las novedades es la aparición de dos nuevos colores para la carrocería, siendo uno de ellos el Rojo Diamante, también disponible en el Eclipse Cross. La otra novedad es una interesante pintura cobriza de tono oscuro.

Las variaciones estéticas empiezan en el frontal, que ahora incorpora una nueva calandra. Tiene un diseño que Mitsubishi denomina ‘Dynamic Shield’ y que ya está presente en otros modelos de la marca, entre ellos de nuevo el Eclipse Cross. Las ópticas también cambian y ahora cuentan con un doble proyector con tecnología LED.

La parte trasera también cambia notablemente su imagen.

La parte trasera también cambia notablemente su imagen.

Las molduras de los paragolpes delanteros y traseros también cambian al igual que el grupo lumínico trasero, también de tecnología LED, que recibe un rediseño que ayuda a cambiar la imagen trasera de este modelo.

Nueva pantalla interior

El principal cambio en el habitáculo se produce en el sistema de infoentretenimiento, que ahora recibe una pantalla de ocho pulgadas, y que ahora es compatible con Android Auto y Apple Car Play.

Con esta novedad el ASX consigue mejorar uno de sus puntos débiles, la conectividad. Ahora, el sistema sigue teniendo unos gráficos algo simples, que pasan a un segundo plano al poder utilizar ahora los sistemas operativos de Android y Apple.

La pantalla gana en tamaño, es el principal cambio del interior.

La pantalla gana en tamaño, es el principal cambio del interior.

Los acabados del interior siguen siendo simples, pero bien ensamblados. Encontramos bastantes plásticos duros con buenos ajustes, por lo que no apreciamos ruidos ni vibraciones. Es en general un interior sobrio, pero bien aislado y que no permite que se filtre demasiado ruido de rodadura y aerodinámico.

Medidas y habitabilidad

El Mitsubishi ASX es un modelo peculiar en lo que a medidas se refiere, ya que se encuentra a medio camino entre un SUV urbano y uno compacto. Con 4,4 metros de longitud es de los modelos más grandes del segmento SUV-B, y se acerca mucho a los modelos más compactos del segmento SUV-C.

Por tanto, es un modelo amplio o pequeño en función del segmento en el que decidamos enmarcarlo. Lo más importante es saber que cuenta con un maletero de 406 litros, una cifra correcta para un SUV-B, pero algo escasa para un modelo del segmento superior.

La postura de conducción es cómoda y la visibilidad es buena en todos los ángulos.

La postura de conducción es cómoda y la visibilidad es buena en todos los ángulos.

Las plazas traseras no son regulables en profundidad, lo que impide que se pueda ampliar la capacidad del maletero, sin embargo, esto ofrece un espacio para las piernas más generoso que el de algunos rivales, aunque la anchura es algo justa para que tres adultos viajen juntos.

Las plazas delanteras son muy correctas, con buena altura libre al techo, un acceso cómodo y sobre todo una buena postura de conducción. Es fácil encontrarse cómodo a los mandos del ASX en pocos minutos, la visibilidad también es buena en todos los ángulos.

Mecánica y conducción

El ASX sólo está disponible con un solo motor gasolina de dos litros, el mismo del Outlander, que produce 150 CV de potencia. Se trata de un motor atmosférico simple y fiable, que tiene como principal inconveniente un consumo algo más elevado.

Al carecer de turbo este motor tiene un comportamiento muy característico con reacciones muy rápidas al acelerador, ya que no hay tiempo de espera entre la acción sobre el pedal y la respuesta del propulsor. La potencia llega a altas vueltas, lo que nos obliga a estar pendientes del cambio.

Sólo contamos con una mecánica, pero resulta solvente, aunque su consumo es algo elevado.

Sólo contamos con una mecánica, pero resulta solvente, aunque su consumo es algo elevado.

Las opciones en este apartado son dos, una caja manual de solo 5 velocidades, que puede ser algo escasa en términos de escalonamiento, y una automática de variador continuo mucho más polivalente, que funciona bastante bien a pesar de la tecnología que emplea.

Estos sistemas de cambio, también conocidos como CVT, están compuestos por un sistema de poleas que permite múltiples relaciones de cambio. No tiene por tanto marchas propiamente dichas, aunque en el modo manual imita el comportamiento de una caja de 6 velocidades, con los típicos saltos entre marchas.

Nuestra sensación es que nos encontramos ante un conjunto mecánico eficaz y suficiente para mover con soltura al Mitsubishi ASX, incluso si circulamos cargados. Esto no quita que echemos de menos otras alternativas mecánicas, como un diésel, por ejemplo.

Dinámicamente nos encontramos un coche ágil y cómodo, la suspensión es bastante firme.

Dinámicamente nos encontramos un coche ágil y cómodo, la suspensión es bastante firme.

Y es que en términos de consumo este propulsor 2.0 nos parece algo gastón, ya que sube con relativa facilidad a medias de 9 litros cada cien kilómetros recorridos, aunque podemos lograr bajar a los 8 l/100 km si conducimos con suavidad.

En términos de suspensión y comportamiento nos encontramos con un modelo cómodo y fácil de conducir, aunque es cierto que el tarado de los amortiguadores es más bien firme, algo especialmente perceptible en las plazas traseras.

Vuelta de la tracción total

El Mitsubishi ASX vuelve a tener la posibilidad de contar con un sistema de tracción total, algo que va acorde con el ADN ‘off-road’ de la marca japonesa, algo que queda patente en modelos míticos como el Mitsubishi Montero.

Este sistema 4×4 es conectable, por lo que en condiciones normales circulamos solo con tracción delantera. El modo ‘Auto’ gestiona automáticamente el reparto de par entre ejes, mientras que la opción ‘Lock’ permite bloquear el diferencial central y repartir de manera equitativa el par entre ambos ejes.

Este sistema de tracción total sólo está disponible en el acabado tope de gama, denominado Kaiteki + y permite al Mitsubishi ASX desmarcarse de muchos de sus rivales, que carecen de sistemas 4×4 y se ven limitados casi en exclusiva a su uso en campo.

Valoración

Diseño: 8
Espacio interior y maletero:  7
Motor, cambio y prestaciones: 7.5
Confort y terminación: 8
Equipamiento en seguridad y tecnología:  8
Diversión al volante: 7
Precio:  8

Puntuación final: 7.64

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.