Precios de coches nuevos

Prueba del Mercedes-Benz Clase A 2018 180d 7G-DCT: comodidad y diseño con esencia ‘premium’

Subscribirse
Así es el Mercedes-Benz Clase A 2018.

La actual generación del Mercedes-Benz Clase A se presentó el pasado mes de febrero. Es la cuarta evolución del compacto de la marca alemana y destaca, sobre todo, por su elevada carga tecnológica y el asistente virtual que incorpora. Hoy nos ponemos a los mandos del Mercedes-Benz Clase A 2018 180d.

Es cierto que el primer Clase A no empezó precisamente con buen pie, un diseño algo atípico y un problema notable de estabilidad hicieron que la apuesta de Mercedes se viese en serio peligro. Sin embargo, la incorporación del ESP como elemento de serie disipó las dudas y el Clase A fue un éxito.

Después de una segunda generación que seguía con el concepto de vehículo corto y alto aparecía en 2012 el Clase A W176. El compacto se convertía en ‘hatchback’ y de nuevo volvía a triunfar. Esta cuarta generación es una evolución de esta filosofía, la de un coche algo más grande y ancho que ofrece un buen compromiso entre el tamaño reducido y un buen comportamiento dinámico.

Los principales rivales a los que se enfrenta este Mercedes son inequívocamente otros dos compatriotas, el BMW Serie 1 y el Audi A3. Ambos competidores arrancan aproximadamente desde los 27.700€ con un motor diésel equivalente al del Clase A. El modelo de la estrella sube a los 32.700€, pero debemos tener en cuenta que es el más moderno de los tres y se ofrece con cambio automático desde su versión inicial, no como sus rivales.

Diseño

El nuevo Clase A crece sobre todo a lo largo, alcanza los 4,42 metros, 13 centímetros más que su antecesor. A lo ancho también gana un centímetro y alcanza el 1,80 m, lo mismo pasa con la altura, ahora mide 1,44 metros.

Esto nos deja con un coche significativamente más grande, que gana presencia tanto en la carretera como aparcado. Sus líneas son ahora más suaves, y parece que el diseño fluye mejor, algo que no ocurría en la anterior generación. Por supuesto, estas apreciaciones son totalmente subjetivas.

La parrilla se ensancha y las ópticas cambian de forma, todo el coche gana en presencia.

La parrilla se ensancha y las ópticas cambian de forma, todo el coche gana en presencia.

La parrilla se hace más ancha y únicamente está dividida por una línea horizontal, en el anterior modelo eran dos. Cambian también los faros, más bajos y alargados, lo que acompaña esa sensación de mayor anchura y presencia.

La zaga es la parte que más cambia, las ópticas tienen una nueva forma también más alargada, todo parece sumar en la intención de hacer de este Clase A más coche, y la verdad es que el resultado es muy satisfactorio.

Por cierto, las llantas de nuestra unidad eran de 18”. La verdad es que le sientan como anillo al dedo a este Clase A, cuestan 1.064€.

Interior

Por dentro este Mercedes Clase A se siente como un coche grande, creo que es todo un mérito por parte de los ingenieros. El espacio interior es muy considerable y la doble pantalla que corona el salpicadero invita a entrar cuanto antes para empezar a trastear con todas las funcionalidades.

Los asientos de nuestra unidad eran de tipo ‘baquet’, muy cómodos y con un buen aspecto visual, pero este modelo no está enfocado en la deportividad, así que quizás no encajen tan bien como en otras motorizaciones.

El aspecto desde el puesto de mando es uno de los mejores regalos de este Mercedes-Benz. Estamos en una marca Premium, y aunque este sea el modelo de entrada, debemos saber que la atención al detalle es un elemento que marca, o al menos debe marcar, la diferencia.

Esta es la visión que tenemos antes de entrar al Clase A, sin duda anima a conducir.

Esta es la visión que tenemos antes de entrar al Clase A, sin duda anima a conducir.

La instrumentación es totalmente digital, la pantalla se puede configurar de múltiples maneras y la calidad de los gráficos es muy elevada. No soy un gran fan de sustituir totalmente la instrumentación analógica, pero en este Clase A no la he echado de menos.

Esta gran pantalla se funde con otra que sirve al sistema de infoentretenimiento. Es también una gran pantalla, no solo por tamaño, sino también por su calidad. Además, es táctil, lo que ayuda a mejorar la interacción del usuario con el sistema.

Hablo de mejorar la interacción puesto que la interfaz del sistema de infoentretenimiento no es la más intuitiva del mercado. En mi opinión lo que no termina de enganchar es el manejo a través de un panel táctil al estilo de un ‘trackpad’ que encontraríamos en un ordenador portátil. Cuando conducimos es más fácil accionar mandos físicos sin necesidad de desviar en exceso nuestra atención de la carretera. Sin embargo, es algo que se soluciona a medida que nos familiarizamos con el coche.

Las plazas traseras son bastante amplias tanto para los hombros como para las piernas, cuatro adultos viajaran sin ningún problema. El acceso a estas es bastante fácil, la altura del techo es ideal, buen espacio interior y agrado visual exterior.

El maletero tiene un volumen de carga de 360 litros, por lo que podremos cargar lo mismo que en un BMW Serie 1 o un Audi A3. La boca de carga es batante ancha y baja, así que meter objetos es bastante fácil.

Hola Mercedes

Este es el asistente de voz que tiene el nuevo Mercedes-Benz Clase A, de hecho es su gran apuesta para acercarse a un público más joven, cada vez más acostumbrado a interactuar con inteligencias artificiales.

Mediante el comando ‘Hola Mercedes’ tenemos a nuestra disposición un asistente virtual que nos puede ayudar en tareas como la navegación, la música e incluso la climatización del vehículo. La principal diferencia respecto a otros sistemas es que ‘Mercedes’ entiende comandos más abiertos, no tendremos que dar instrucciones exactas. Basta con decir ‘tengo frío’ para que se active la calefacción del coche.

La doble pantalla es el principal atractivo del interior de este Clase A.

La doble pantalla es el principal atractivo del interior de este Clase A.

Es un adelanto tecnológico evidente, pero para mí no marca una clara diferencia. Estas tecnologías están todavía lejos de significar una verdadera ayuda en la vida diaria, pero siempre puedes sorprender a tus pasajeros. Mi tía dice que se parece al coche fantástico, así que a lo mejor soy yo, que estoy chapado a la antigua…

En marcha

Evidentemente la imagen en un Mercedes es un factor muy importante, pero donde debe demostrar que está un paso por encima es en su comportamiento dinámico. Este Clase A lo hace, siento romper la incertidumbre tan rápido, pero es que resulta evidente nada más iniciar la marcha.

Este coche rueda tremendamente bien, su plataforma y el tarado de la suspensión consiguen un comportamiento realmente bueno. Este Clase A prefiere la comodidad a la deportividad, pero no por eso se siente incómodo cuando elevamos el ritmo. Las curvas rápidas son su especialidad, la estabilidad es muy buena.

El tacto de la dirección es muy agradable y varía de dureza en función del modo de conducción que seleccionemos. Lo mejor es el modo confort, puesto que el equilibrio entre comodidad y conexión con la carretera es irreprochable.

En ciudad es un coche muy ágil y se aparca fácilmente, a lo mejor algo ancho, pero no es un problema. Lo que sí debemos tener en cuenta es que el faldón delantero es algo bajo, por lo que debemos tomar badenes y rampas con cuidado, si no rozaremos el plástico de protección que hay bajo la carrocería.

Dinámicamente sorprende para bien, ¿cómo puede ir tan bien un coche tan pequeño?

Dinámicamente sorprende para bien, ¿cómo puede ir tan bien un coche tan pequeño?

El cambio es automático, de 7 velocidades y doble embrague. La maneta se ubica en la columna de dirección, por lo que más de una vez nos veremos intentando meter marcha atrás en vez de activando los limpiaparabrisas, por suerte el sistema no hace absolutamente nada, la avería podría ser cara de no ser así.

El cambio funciona muy bien, aunque es cierto que en las maniobras se nota un poco brusco, sobre todo si no somos muy cuidadosos con el acelerador, de nuevo cuestión de recorrer kilómetros y acostumbrarse.

El motor 1.5 diésel de 116 CV puede parecer a priori insuficiente. Sin embargo, este propulsor de origen Renault cumple sobradamente para mover con brío el compacto de la estrella. El par está disponible desde bajas vueltas, de hecho, lo más interesante es no subir más allá de las 3.800 rpm, que es donde el empuje empieza a decaer.

Es un coche capaz de mantener velocidades de crucero elevadas sin ningún esfuerzo, a la vez que ofrece un confort que casi asusta. La sonoridad desentona ligeramente cuando el motor está frío o subimos algo de vueltas, pero nada que empañe un comportamiento digno de Premium.

El consumo es también muy contenido. A ritmos rápidos rondaremos los 5,7 litros, pero si bajamos a velocidades más sosegadas se puede bajar de los 5 l/100 km. En ciudad la cifra tampoco se dispara, es difícil alcanzar los 6 litros.

Entre los aspectos a mejorar, eso sí, el asistente de mantenimiento de carril es demasiado intrusivo. No sólo hace vibrar, el volante, en ocasiones corrige la dirección llegando incluso a tocar el freno por sí solo, la primera vez que pasa da un susto de categoría. Siempre se puede desactivar, aunque es una tarea que debemos realizar cada vez que arrancamos el coche.

Conclusión

Nos encontramos sin duda ante uno de los mejores compactos del mercado. Su calidad de rodadura me ha sorprendido, es más cómodo que muchas berlinas, a la vez que mantiene ese espíritu práctico y activo de los coches de esta categoría.

El Clase A es uno de los mejores compactos del mercado, sin duda.

El Clase A es uno de los mejores compactos del mercado, sin duda.

Por dentro cuida al conductor y a sus acompañantes, los kilómetros pasan más rápido y no es porque abusemos del acelerador. Es un coche para disfrutar en compañía, hace el viaje ameno y tienes la sensación de querer volver a subir cuanto antes.

La principal duda es el precio, evidentemente, por 30.000€ podemos acceder a otros modelos de mayor tamaño o potencia, pero no son un Mercedes, claro. Quizás lo mejor es valorar el propulsor de gasolina de 136 cv, hay una diferencia de 3.000€…

Valoración

Diseño: 8.5
Espacio interior y maletero: 8.3
Motor, cambio y prestaciones: 7.8
Confort y terminación: 8
Equipamiento en seguridad y tecnología: 8
Diversión al volante: 8
Precio: 7.8

Puntuación final: 8.05

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.