Precios de coches nuevos

Probamos el Mercedes-Benz CLA 200… una original berlina con formas de coupé

Subscribirse
Así es el Mercedes-Benz CLA.
Así es el Mercedes-Benz CLA.

Hoy probamos el Mercedes-Benz CLA, un turismo de corte coupé que deriva directamente del Mercedes-Benz Clase A. Se trata de la segunda generación de este modelo que salió a la venta en 2019.

Tiene un precio de partida de 31.400 euros, aunque nuestra unidad cuenta con la motorización gasolina CLA 200 de 160 CV que eleva el precio hasta los 33.395 euros (según carwow la media de ofertas que se consigu con este modelo es de unos 3.500 euros) Además hay que sumar algunos elementos como el vistoso paquete estético firmado por AMG.

Este Mercedes-Benz CLA tiene muy pocos rivales directos ya que su carrocería es bastante peculiar, algunos fabricantes no presentan modelos des este estilo coupé en un segmento como este. El modelo más similar es el BMW Serie 2 Gran Coupé, ya que el Peugeot 508 o el Volkswagen Arteon son de un segmento superior (además de ser marcas generalistas), aunque las diferencias en precio no son tan acusadas.

Otro modelo que sí coincide con las características del Mercedes-Benz CLA y no es un modelo ‘premium’ es el Hyundai i30 Fastback, que tiene unas dimensiones similares y un precio notablemente inferior.

Tanto en el exterior como en el interior encontramos un lenguaje de diseño muy similar al del nuevo Clase A, lo que genera una imagen de familia que también podemos encontrar en el Clase A sedán o en modelos superiores como el Mercedes-Benz CLS.

Además de esta carrocería berlina que hoy probamos, hay disponible una carrocería familiar denominada ‘Shooting brake’, que también destaca por su diseño original. También encontramos versiones deportivas firmadas por AMG.

Medidas y diseño

Una de las características más destacadas del Mercedes-Benz CLA es sin duda su diseño, puesto que apuesta por una clara estética coupé con una carrocería de cuatro puertas y en un segmento, el de los compactos, que no suele contar con modelos de este corte.

Puesto que deriva del Mercedes-Benz Clase A es muy fácil encontrar similitudes entre ambos modelos, desde la parrilla hasta las ópticas podemos ver un lenguaje de diseño común que también enlaza con modelos de segmentos superiores del fabricante, un ejemplo claro es el Mercedes-Benz CLS.

Esta unidad cuenta con el acabado estético AMG line, que aporta unos paragolpes y estribos laterales específicos que aportan un toque deportivo evidente. Lo mismo ocurre con las llantas de 19 pulgadas y 12 radios.

En la parte trasera es donde aparecen más diferencias respecto a un Clase A por la evidente caída de la línea del techo. Nos encontramos con una carrocería de tres volúmenes, el último se reserva al maletero, que tiene un portón con un pequeño repunte en forma de alerón. El punto negativo aparece con los embellecedores inferiores que simulan una salida de escape que en realidad no existe.

El CLA mide 4,68 metros de largo, 1,83 m de ancho y 1,43 m de alto, la distancia entre ejes o batalla es de 2,72 metros. En comparación con la anterior generación del Mercedes-Benz CLA las dimensiones son muy similares, pero el nuevo modelo gana 4,8 metros de longitud.

Habitáculo y calidades

Como cabe esperar en un modelo de esta categoría, las calidades y el diseño interior son mejores que los de la mayoría de modelos en el mercado. Esto es palpable en la cantidad de superficies recubiertas en materiales mullidos, aunque también hay que mencionar que se emplea mucho ‘piano black’, con la propensión a las ralladuras que tiene este material.

Lo más destacado del interior son sin duda las pantallas que dominan el salpicadero, ya que aportan un toque tecnológico que justifica en parte el precio de este modelo. Son dos paneles de muy buena calidad que sirven tanto para la instrumentación como para el sistema de infoentretenimiento.

Este último es sin duda uno de los mejores del mercado y además cuenta con un asistente de voz bastante eficaz que se activa a través del comando de voz ‘hola Mercedes’. Otro acierto es que los mandos del climatizador se mantienen físicos, por lo que son fáciles de manejar sin desviar la vista de la carretera.

Las plazas delanteras no tienen ninguna pega ya que los asientos, a pesar de tener un corte deportivo, son muy cómodos, quizás no nos termina de convencer el hecho de que el reposacabezas no sea independiente del resto de la butaca.

En las plazas traseras el espacio para las piernas es correcto para un modelo de estas dimensiones, pero el que hay libre para la cabeza se antoja algo escaso para pasajeros de gran estatura. Esto se debe sin duda a la agresiva línea de techo y su forma coupé, por tanto es un pequeño peaje a pagar en favor del aspecto estético.

El maletero ofrece unos 460 litros, a pesar de que son 10 menos que en la anterior generación, nos parece una capacidad muy correcta y con una boca de carga suficientemente ancha, mejora la capacidad del Mercedes Clase A por lo que permite acoger el equipaje de cuatro personas sin excesivos problemas.

Comportamiento dinámico

Este es sin duda uno de los puntos fuertes del Mercedes-Benz CLA, puesto que es un modelo muy equilibrado que sin renunciar al confort ofrece un toque dinámico muy atractivo y que encaja con el carácter e imagen de este modelo.

La suspensión tiene un tarado muy acertado que a la vez que ofrece un nivel de filtrado correcto permite afrontar las carreteras reviradas a buen ritmo, puesto que ofrece el nivel de firmeza suficiente para mantener un equilibrio adecuado.

El tacto de la dirección también nos parece adecuado, ya que gracias a los modos de conducción podemos conseguir un peso en la dirección algo más intenso cuando seleccionamos el modo deportivo, lo que ayuda a ganar precisión al entrar en las curvas.

CLA 200 de 160 CV, equilibrado y capaz

Esta mecánica cuenta está compuesta por un motor de cuatro cilindros turbocargado que desarrolla 160 CV, se asocia a una caja automática de convertidor de par y siete velocidades y tiene tracción delantera.

Durante nuestro recorrido de pruebas nos ha parecida una opción muy recomendable puesto que es más solvente que el propulsor de entrada 180, y al contar con cuatro cilindros tiene un funcionamiento más refinado.

En todas las circustancias el CLA 200 ofrece un empuje más que suficiente y permite circular a ritmos elevados con el CLA. Además su consumo no se dispara más allá de los siete litros en condiciones normales, una cifra que nos parece bastante correcta.

El sistema de cambio 7G-Tronic emplea un convertidor de par que consigue unas transiciones suaves en circunstancias poco exigentes pero rápidas y contundentes si el conductor así lo solicita. Aunque también nos gustaría que fuese posible optar por un cambio manual para ampliar la gama.

Valoración

Diseño:8
Espacio interior y maletero: 7
Motor, cambio y prestaciones: 8
Confort y terminación: 8.5
Equipamiento en seguridad y tecnología: 8
Diversión al volante: 8.5
Precio: 6.5

Puntuación final: 7.79

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.