Precios de coches nuevos

Prueba del Kia Stonic 1.0 T-GDi 120 CV Tech: Una alternativa en el segmento B-SUV muy interesante

Subscribirse
Kia Stonic 2017 1.0 T-GDi
La parrilla «tiger nose» aporta un toque de personalidad al Stonic

Kia entra de lleno en el segmento B-SUV con el Stonic, un coche pequeño en dimensiones, pero grande en personalización y posibilidades.

Una estética europea

Por fuera el Kia Stonic es un modelo claramente juvenil, con toques de diseño que muestran personalidad y cierto atrevimiento. Combina líneas rectas y curvas consiguiendo un aspecto atractivo y algo musculoso, lo que le aporta un extra de aplomo desde el retrovisor.

Como ya viene siendo habitual se podrán realizar diferentes combinaciones de color entre el techo y la carrocería, para aportar un toque único a nuestro vehículo.

Kia Stonic 2017 1.0 T-GDi

Los faros traseros tienen relieve un un diseño atractivo.

Algunos detalles estéticos que llaman la atención son, por ejemplo, la parrilla frontal en plástico negro denominada ‘tiger nose’, los faros traseros en relieve o el pilar C con el mismo color que la carrocería.

El Stonic mide 4,41 metros de largo y 1,76 de ancho, medidas muy similares a las del Seat Arona. Por el contrario, el maletero se queda en los 332 litros, 68 menos que el SUV español. Bajo el fondo del maletero encontramos una rueda de repuesto. La altura de la boca de carga no es demasiado elevada y su amplitud es correcta.

Diseño interior correcto

La visibilidad es muy buena en todos los sentidos, a esto ayuda una posición de conducción algo elevada. Los asientos, que también pueden combinar colores, tienen una comodidad y sujeción correctas.

El tablero de instrumentos es claro y va a acompañado de una pequeña pantalla en blanco y negro que ofrece datos sobre el consumo, el navegador o el teléfono.

El aspecto que menos me ha convencido de este panel de instrumentos es el hecho de que nos sea imposible ver la velocidad a la que hemos configurado el control de crucero, teniendo que hacer un ejercicio de cierta intuición con los mandos integrados en el volante y la aguja del velocímetro.

Kia Stonic 2017 1.0 T-GDi

El interior del Stonic es llamativo y la calidad de los materiales es correcta.

La pantalla táctil que corona la consola central tiene una resolución bastante buena, y los menús, además de ser intuitivos, tienen un diseño agradable. En este sistema podemos visualizar y utilizar los servicios de nuestro Smartphone, ya que es compatible con Android Auto y Apple Car Play.

Por debajo se sitúan los mandos del climatizador. Poco podemos resaltar sobre este apartado, son cómodos de accionar y consultar, punto positivo para el Stonic.

Los plásticos del interior están en general bien ajustados y su calidad es correcta, pero un poco por debajo de la que encontramos en otros modelos similares, como por ejemplo su hermano el Hyundai Kona.

El equipo de audio tiene una calidad notable a pesar de ser el de serie, característica que agradecerá la mayoría de conductores a los que se dirige este modelo.

Kia Stonic 2017 1.0T-GDi 120CV

La pantalla central es compatible con sistemas Android Auto y Apple Car Play.

Sobre la insonorización del habitáculo no podemos tener unas palabras tan positivas porque, aunque el ruido de rodadura se mantiene en niveles correctos, la aerodinámica del coche y un motor (del que hablaremos más tarde) algo rumoroso hacen que el habitáculo no sea del todo tranquilo. Aunque debemos recordar que estamos hablamos de niveles totalmente normales y que no influyen de manera notable en el confort del vehículo.

Las plazas traseras son cómodas para dos pasajeros, pudiendo viajar tres en desplazamientos cortos y puntuales. El espacio para la cabeza es generoso y las piernas también disponen de unos centímetros libres. Los reposabrazos están acolchados, aspecto muy positivo, pero se echa en falta un reposabrazos central.

No son reclinables ni se desplazan longitudinalmente, una pena, aunque evidentemente se pueden abatir para ganar unos litros de maletero.

Interesante dinámicamente

El KiaStonic comparte plataforma (y otros muchos elementos) con el Kia Río. Dinámicamente esta no suele ser la mejor noticia, pero en el caso de este modelo hay sorpresa, y para bien.

Su comportamiento es bastante ágil y neutro, si bien el eje delantero se muestra un poco inestable en la salida de curva. Este buen dinamismo se debe a unas suspensiones con un tacto firme, que no son incómodas y que además contienen la carrocería en el paso por curva de manera más que correcta.

Los frenos resultan efectivos en la gran mayoría de situaciones, aunque el tacto y el recorrido del pedal podría ser algo más progresivo y largo, puesto que este modelo no tiene la deportividad como objetivo principal.

Kia Stonic 2017 1.0 T-GDi

El Kía Stonic tiene un paso por curva difícil de encontrar en otros modelos del segmento.

Nuestra versión montaba el propulsor 1.0 T-GDi de 120cv. Esto es un tricilíndrico turbo de gasolina.

En primer lugar debemos hablar de su comportamiento. Por debajo del 1.600 rpm no encontraremos una respuesta convincente, siendo alrededor de las 2.500 cuando los tres cilindros y el turbocompresor dan lo mejor de sí mismos y empujan de manera satisfactoria, esta sensación continúa hasta aproximadamente las 4.000 vueltas.

Su sonido no girará cabezas por las calles, dentro del habitáculo tampoco es muy satisfactorio, llegando a ser algo rumoroso, pero el ahorro tiene un precio. Y es que el ahorro es el punto fuerte de este motor, un consumo que si somos cuidadosos con el acelerador no superará los 8 litros en ciudad y los 7 en carretera, cifras correctas si recordamos que nos encontramos ante un gasolina.

Las otras opciones para impulsar el Stonic son el 1.6 CRDi diésel de 110CV o el 1.2 MPI gasolina de 95CV.

No disponemos de cambio automático en ningún motor, los dos más potentes llevan asociada una caja manual de seis velocidades, el pequeño 1.2 una de cinco.

En cuanto a excursiones fuera de carretera hablamos de un coche poco aventurero, puesto que el principal uso que le darán sus clientes tipo no pasará del parking embarrado de un festival.

Sin embargo, y a pesar de no contar con tracción 4×4 ni siquiera en opción, el Stonic tiene una altura libre al suelo de 18,3 cm, muy correcta para circular por pistas sin asfaltar, así como para superar algún obstáculo de poca dificultad.

Conclusión

El Kia Stonic es un coche equilibrado y con una relación calidad-precio muy interesante si tenemos en cuenta que la gama empieza desde los 13.000 euros con descuentos incluidos.

Es el coche ideal para quien busque la comodidad de un compacto en la ciudad y la capacidad de carga y comportamiento de un crossover para viajes más o menos largos.

Su diseño atrevido, poco visto y personalizable, puede marcar la diferencia y convertir al Stonic en la opción definitiva de quien busque un coche en el más que reñido segmento B-SUV.

Valoraciones:

Diseño: 7.3
Espacio interior y maletero: 6.8
Motor, cambio y prestaciones: 7.5
Consumo y ecología: 7.8
Confort y terminación: 7
Equipamiento en seguridad y tecnología: 7
Diversión al volante: 7.8
Precio: 8

Puntuación final: 7.4

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.