Precios de coches nuevos

Probamos el nuevo Kia Ceed 1.0 T-GDi 120 CV: el compacto coreano sube de categoría

Subscribirse
Así es el nuevo Kia Ceed.
Así es el nuevo Kia Ceed.

Hoy probamos la tercera generación del Kia Ceed, el compacto de la marca coreana que significó un antes y un después en la historia del fabricante. Desde su primera generación el Cee’d, que ahora pierde el apóstrofe, fue diseñado en Europa para ser comercializado únicamente en nuestro continente, lo que supuso un salto de calidad considerable.

Esta tercera generación continúa con la evolución que Kia está teniendo durante los últimos años, tanto en diseño como en acabados y calidad de rodadura. Mucho tiene que ver en esto el hecho de que este nuevo Ceed comparta plataforma, y también muchos elementos, con el Hyundai i30, otro modelo de referencia en el segmento.

El de los compactos es un terreno competido, que si bien no tiene la relevancia que alcanzaba hace una década, sigue suponiendo uno de los mayores porcentajes de venta de vehículo nuevo. Así el Ceed compite contra modelos de renombre como el Seat León, el Vokswagen Golf, Peugeot 308, Renault Mégane, etc.

Su precio de partida es de 18.750€ para el motor gasolina 1.4 CVVT de 100 CV, sin descuentos ni promociones. Sin embargo, nosotros contamos con el propulsor gasolina tricilíndrico 1.0 T-GDi de 120 CV, que con el acabado Tech asciende hasta los 22.000€.

Diseño y dimensiones

Como hemos mencionado, el Kia Ceed utiliza la plataforma modular ‘K2’, la misma sobre la que se monta el Hyundai i30, de esta manera, su dimensiones son prácticamente idénticas. Respecto a su anterior generación, el Ceed es ahora más ancho y bajo, mientras que el largo se mantiene igual.

Se coloca así con 4,3 metros de largo, unos tres centímetros más largo que un Seat León y seis más que el Peugeot 308. Con esta longitud ligeramente superior a la de sus competidores, es 3 cm más largo incluso que el Hyundai i30, el Ceed consigue mejorar la habitabilidad de las plazas traseras, también a lo ancho.

El Kia Ceed de tercera generación gana 3 centímetros de anchura.

El Kia Ceed de tercera generación gana 3 centímetros de anchura.

A pesar de incremento de longitud el maletero no destaca en exceso, su capacidad de 395 litros es correcta, pero se ve superada ligeramente por la del Peugeot 308, que es 5 centímetros más corto. Lo más lógico es pensar que en Kia han preferido apostar por la habitabilidad de las plazas traseras a costa de sacrificar algunos litros de maletero.

Sus líneas son en general más atléticas, están más marcadas que las de la anterior generación, es un coche que a la vista parece tener mayor presencia y músculo, aunque a esto también ayuda el incremento de anchura.

Se mantiene la parrilla ‘Tiger nose’, que ya se está convirtiendo en seña de identidad para la marca, y aparecen de nuevo las ópticas en forma de cubito de hielo. Este elemento también estaba presente en el anterior modelo, pero ahora su ubicación cambia al integrarse en los grupos ópticos principales.

Kia declaró en la presentación del Ceed que su diseño se inspiraba en el Stinger, el buque insignia de la marca (que también hemos probado), una berlina deportiva con carácter y mucha personalidad.

Según Kia, el nuevo Ceed toma elementos de diseño del Kia Stinger.

Según Kia, el nuevo Ceed toma elementos de diseño del Kia Stinger.

Sin embargo, no son pocos los que opinan que a este Ceed le falta ese toque de personalidad en lo que a imagen se refiere, y es que debemos reconocer que el diseño quizás sea demasiado conservador, y busque imitar las proporciones de los rivales alemanes y franceses. Sea como sea, a mí personalmente me resulta un coche bonito, sobre todo en la zaga, con unas ópticas LED de serie que aportan un toque de estilo.

Interior bien equipado

Los modelos asiáticos se caracterizan por contar con equipamientos de serie bastante amplios, por lo que los elementos opcionales son muy reducidos, y en algunos casos inexistentes. Este Ceed, a pesar de haber sido diseñado en Frankfurt, no ha tomado del carácter alemán el equipamiento justo de serie.

El Kia Ceed cuenta con una lista de equipamiento muy completa que no se deja prácticamente ningún elemento, aunque debemos recordar que nos encontramos en el nivel de acabado Tech, el más alto.

La pantalla táctil funciona muy bien, su colocación es inmejorable.

La pantalla táctil funciona muy bien, su colocación es inmejorable.

Hay multitud de hueco para dejar objetos, varios puertos de carga e incluso una superficie de carga inductiva para los móviles compatibles. La pantalla táctil es de 8”, compatible con Android Auto y Apple CarPlay. Su manejo es fácil ya que combina de manera correcta las funciones táctiles con los mandos físicos, su ubicación es buena y no nos distrae de la conducción en exceso.

Los ajustes en general son muy buenos, aunque sí que es cierto que podemos llegar a escuchar algún crujido cuando aplicamos algo de presión sobre ciertas partes del salpicadero y la consola central.

La postura de conducción también es correcta, nos sentamos relativamente cerca del suelo, pero la visibilidad es buena en todo momento, un buen equilibrio entre dinamismo y comodidad.

A nivel de asistentes de conducción el Ceed no se queda atrás, aviso de ángulo muerto, de salida de carril, frenada de emergencia automática, etc. También se puede equipar de manera opcional un control de crucero adaptativo que mantenga la distancia automáticamente con el coche que nos precede.

Comportamiento dinámico

El Kia Ceed es un coche mejor asentado, se nota desde los primeros compases de la conducción. Su incremento en anchura y la rebaja de la altura son dos factores que inevitablemente repercuten en una mejor sensación de conducción.

Es un coche ágil en ciudad, con una dirección bastante asistida que facilita las maniobras. La suspensión también cumple de manera correcta absorbiendo las imperfecciones del terreno, aunque su tarado es más firme que suave.

La zaga cuenta con unas ópticas LED de serie.

La zaga cuenta con unas ópticas LED de serie.

En carretera esa suspensión firme se agradece enormemente, el equilibrio en curva es muy bueno, no hay balanceos ni nos vemos obligados a hacer correcciones con el volante. Eso sí, la dirección, aunque gana algo de peso, se sigue mostrando poco informativa, por lo que no tenemos pleno conocimiento de lo que ocurre entre las ruedas y el asfalto.

Sin embargo, esto solo es notable cuando elevamos mucho el ritmo en carreteras reviradas, donde el conjunto de chasis, suspensión y frenos hace un gran trabajo. No podemos decir que el Ceed sea el compacto más dinámico del mercado, la competencia es dura, pero está claro que poco o nada tiene que envidiar a las posiciones de cabeza.

1.0 T-GDi de 120 CV

Este propulsor lo podemos encontrar en otro modelos de la marca, y nuestra sensación con él siempre ha sido positiva. A pesar de ser un motor tricilíndrico es agradable en el día a día, la respuesta es buena incluso a bajas vueltas, aunque si queremos sacar lo mejor de él habrá que subir bastante la aguja.

Otro de los puntos positivos es su reducido peso, lo que hace que el eje delantero tenga que soportar menores inercias, lo que lógicamente repercute en un mejor comportamiento dinámico. Además no notamos vibraciones excesivas, algo que suele ser común en este tipo de propulsores.

El empuje como ya hemos dicho es correcto y bastante líneal, siendo lo mejor el desempeño en la parte alta del cuenta vueltas, sin embargo el sonido del motor a altos regímenes no es del todo agradable, por lo que no acabamos de disfrutar al estirar las marchas.

Los asientos del Ceed son cómodos y recogen bien.

Los asientos del Ceed son cómodos y recogen bien.

El cambio manual de seis velocidades funciona de manera correcta, el tacto de la palanca es agradable, aunque los recorridos podrían ser más precisos, y sobre todo más cortos.

En el consumo la cifra más habitual es el siete, 7l/100 km si combinamos carretera y ciudad. Es un consumo correcto, pero que no acaba de justificar la ausencia de un cilindro. En nuestro contacto con el 1.4 T-GDi en la presentación, las sensaciones fueron muy positivas, así que plantearse la subida a este propulsor no debería ser una tontería.

Conclusión

Kia suma y sigue, su progresión ya es evidente y no necesita ser probada ante nadie. El mejor ejemplo es este nuevo Ceed, que mejora a su antecesor que de por sí ya era bueno. Es una apuesta segura en el segmento de los compactos, su equilibrio dinámico y funcional le acerca sin duda a los mejores, y por lo tanto más caros, modelos del segmento.

En el interior las sensaciones son también agradables, con terminaciones correctas y un nivel de equipamiento de serie bastante elevado. La habitabilidad en las plazas traseras es muy buena y el maletero tiene una capacidad correcta.

El Ceed es uno de los compactos más equilibrados, mejora en todo, por lo que su precio también se incrementa

El Ceed es uno de los compactos más equilibrados, mejora en todo, por lo que su precio también se incrementa.

Lo más cuestionable quizás es el aumento de precio respecto a la anterior generación, unos 3.000€ más que nos impiden decir que el Ceed es uno de los compactos más económicos, una ventaja de la que sí gozaba el anterior modelo. Sin embargo, el aumento está justificado, ya que sabemos que lo bueno hay que pagarlo.

Valoración

Diseño: 7.7
Espacio interior y maletero: 7.7
Motor, cambio y prestaciones: 7.5
Confort y terminación: 7.7
Equipamiento en seguridad y tecnología: 8
Diversión al volante: 7.8
Precio: 7.6

Puntuación final: 7.71

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.