Precios de coches nuevos

Probamos el DS 7 Crossback BlueHDI 180 CV: un SUV original que sorprende por sus detalles

Subscribirse
DS 7 Crossback.
DS 7 Crossback.

Esta es la prueba del DS 7 Crossback con el motor BlueHDI 180 CV, el cambio automático EAT8 y el acabado más completo: Grand Chic.

El DS 7 Crossback es un SUV que ya está tomando velocidad de crucero. Lanzado a finales de 2017, este SUV de orientación premium ya se ha convertido en el modelo más vendido de DS en España.

DS 7 Crossback 07

Entre los meses de enero y octubre de 2018, DS ha comercializado un total de 1.488 unidades del 7 Crossback.

Todavía se trata de una cifra modesta (en la categoría en la que compite los SUV alemanes son los más vendidos: aquí tienes el ranking al completo según sus ventas).

DS 7 Crossback.

Sin embargo, hay que reconocer su mérito, puesto que es el primer modelo premium de verdad de DS, lo que le ha permitido acercarse (en lo que a ventas se refiere) a otros modelos del segmento como el Jaguar F-Pace o incluso el E-Pace.

No obstante, el éxito de DS con el DS 7 Crossback ya no es una cuestión únicamente relacionada con las ventas.

DS 7 Crossback.

La importancia de este modelo es que ha permitido a DS aspirar a competir con los fabricantes premium. Y esto es apuntar muy alto.

Es cierto, que todavía está uno, o quizás varios peldaños por debajo de estos modelos, pero también es justo reconocer que es el modelo de mayor calidad creado por el Grupo PSA hasta la fecha y que en él hemos visto soluciones tecnológicas más cercanas a modelos de corte superior.

Tamaño intermedio

A la hora de situar el DS 7 Crossback, lo primero que comprobamos es que este modelo se sitúa en una posición intermedia.

Con sus 4,57 metros de largo, el DS 7 Crossback se encuentra a medio camino entre los SUV compactos –aquellos que se sitúan entre los 4,3 y los 4,5 metros- y los SUV premium de mayor tamaño –los que superan los 4,6 metros-.

DS 7 Crossback.

Esto le permite moverse entre dos tierras. Podría competir contra rivales como el Audi Q3, BMW X1 o Mercedes GLA, si le enmarcamos dentro del segmento SUV-C (los compactos)…

Pero también contra el Audi Q5, BMW X3 y Mercedes GLC, si permitimos que suba un escalón hasta los SUV-D.

Otros posibles modelos, por empaque y calidad, podrían ser también otros SUV como el Mazda CX-5, Volkswagen Tiguan o Toyota RAV-4, entre otros.

Diseño atractivo

Una vez junto a él, tenemos que reconocer que llama la atención. Para empezar por detalles como color de la carrocería de la unidad probada.

Entre otras cosas porque es un color poco visto en este segmento (Gold Byzantine, lo ha llamado DS).

DS 7 Crossback.

También sobresale por su parrilla, con un aspecto predominante. Y cierra la lista de elementos llamativos los grupos ópticos, unos faros compuestos por diodos de leds, que, además, según abres el coche te dan la bienvenida de un modo original (con su luz púrpura y pivotando 180 grados). Estos faros, al igual que otros detalles, dejan entrever de forma clara la apuesta de Citroën por su firma lumínica.

Esta característica de crear sorpresa al usuario continúa en el interior. Dentro, el DS 7 Crossback continúa llamando la atención. Para empezar por elementos como el botón de arranque, que está situado en la parte superior de la consola, un lugar poco común para este tipo de funciones.

DS 7 Crossback.

Pero también sorprende por otros elementos como un reloj (de la firma francesa B.R.M.) situado junto al botón de arranque y que también emerge cuando se inicia el contacto en el automóvil por medio de un mecanismo motorizado.

DS 7 Crossback.

Sistema de visión nocturna en el DS 7 Crossback.

Luego otros elementos que denotan que estás ante un coche diferente son los pulsadores para subir o bajar las ventanillas, que están en la consola central en lugar de en los paneles de las puertas. Detalles todos ellos que nos hacen sentir que estamos ante un coche diferente.

Cuadro digital

Continuando con el interior, nos ha gustado especialmente elementos como el cuadro digital. Se trata de un elemento que, además, es de serie en todos los acabados. Se trata de un cuadro de instrumentos de 12 pulgadas que es completamente personalizable.

Un cuadro que sobresale sobre todo si puede incorporar elementos opcionales como el DS Night Vision.

DS 7 Crossback.

Se trata de un sistema de visión nocturna que sorprende por su funcionamiento. Es cierto que este elemento es opcional y su precio es alto (1.247 euros) pero supone un plus de seguridad y nos hace viajar al futuro en un coche del presente.

Con el Night Vision, que implica la cámara 360 grados, DS quiere cambiar la forma de viajar de noche. Entre otras cosas porque se proyecta en el cuadro de instrumentos todo lo que recoge la cámara de infrarrojos 100 metros por delante de nosotros.

Y esto resulta muy curioso puesto que todo aquello que desprende calor se muestra de forma resaltada. Así llama la atención cómo se ven los neumáticos de los coches que nos rodean y también los escapes de los mismos.

DS 7 Crossback.

No obstante, y lo más interesante de esta cámara de infrarrojos es que detecta peatones y animales.

Además, no sólo los detecta sino que los enmarca con un rectángulo amarillo para advertirnos del posible peligro.

Asimismo, en el caso que nosotros hagamos caso omiso a las advertencias y el sistema considere que hay riesgo de atropello, las advertencias serán mayores.

DS 7 Crossback.

Sin duda, es un elemento opcional que puede resultar caro, pero es un plus de seguridad y hasta ahora, además, sólo estaba reservado a vehículos premium de alta gama.

Equipamiento

La versión probada se corresponde con el acabado Grand Chic, que es el equipamiento de mayor nivel.

En concreto se corresponde con un cuarto nivel de equipamiento después de Be Chic, So Chic, Perfomance Line y el que aquí probamos: Grand Chic.
Al ser el acabado de mayor nivel su equipamiento es alto. Incorpora de serie:

• Cuadro de instrumentos digital
• Faros full led que regulan la altura y el haz de luz para iluminar mejor la carretera, asientos eléctricos
• Sistema de alerta por cambio involuntario de carril
• Cámara de visión trasera
• DS Scan Suspension (una cámara registra las irregularidades del pavimento para ajustas la suspensión)
• Detector de neumáticos poco inflados
• Regulación eléctrica de los asientos delanteros
• Regulación eléctrica de los asientos traseros (esto es una novedad)
• Llantas de 18 pulgadas

Eso sí, aunque su equipamiento es completo, al DS 7 Crossback le pasa lo que a muchos de sus rivales premium alemanes.

DS 7 Crossback.

Hablamos de que lo más interesante sigue siendo opcional. Hablamos de elementos como la cámara 360 grados, la cámara que monitoriza la atención del conductor, el control adaptativo, el mencionado DS Night Vision, el sistema que mantiene el vehículo en el carril, la climatización de las zonas traseras, el Advanced Traction Control (selector con 5 modos de adherencia)…

Confort y acabados

Como decíamos anteriormente es el mejor modelo del grupo PSA en lo que a equipamiento y acabados se refiere. Esto se puede apreciar en detalles como el salpicadero que está recubierto de un tipo de piel de elevada calidad.

DS 7 Crossback.

Asimismo, también destaca por su insonorización, por el cuidado de los detalles y por la forma de los asientos. Estas butacas, que son de cuero granulado de serie en este acabado, tienen, además, unas atractivas formas.

No obstante, una vez más, la unidad probada volvía a contar con unos asientos opcionales (Inspiración DS Opera Negro Basalto) que elevan el precio del conjunto en otros 2.078 euros.

Estos asientos, que en un primer momento nos pueden parecer muy atractivos, una vez que llevamos centenares de kilómetros sobre ellos, pensamos que no son todo lo sobresalientes que esperábamos.

DS 7 Crossback.

Entre otras cosas porque al acelerar y frenar provocaban ciertos sonidos que dan la sensación de que las fijaciones, al menos en la unidad probada, no estaban especialmente bien rematadas.

A ello se suma una sensación de que el habitáculo está algo recargado y muchos de los botones y mandos no están en una posición excesivamente intuitiva.

Habitáculo

En cuanto a su habitáculo el DS 7 Crossback es un coche relativamente amplio. Hay que reconocer que con una anchura de 146 centímetros en sus plazas delanteras y 142 centímetros en sus plazas traseras la distancia para los hombros de los pasajeros delanteros es buena.

DS 7 Crossback.

Y detrás ocurre algo similar: existe una buena anchura. Esta sensación aumenta, incluso, cuando nos damos cuenta que, además, el piso es completamente plano.

Sin embargo, donde el DS 7 Crossback no sobresale tanto es en el apartado de altura libre al techo. Entre otras cosas porque la posición de conducción es elevada. Incluso en la posición más baja del asiento existe poco espacio libre al techo.

En concreto, apenas podemos disfrutar de unos pocos centímetros entre nuestra cabeza y el techo, si bien hay que reconocer que la unidad de pruebas contaba con un techo panorámico.

Y detrás ocurre algo similar. Si colocamos un adulto en la plaza central trasera, casi llega a rozar con su cabeza en el techo.

DS 7 Crossback.

Y en las plazas de los extremos apenas tenemos uno o dos dedos de distancia libre al techo. Además, si vamos sentados detrás apenas podremos introducir los pies bajo los asientos, ya que estos rozarán con nuestros empeines.

Como contrapartida, sí nos ha gustado el espacio que hay para las rodillas de los pasajeros traseros. Y también nos ha sorprendido muy gratamente el mando que permite inclinar los respaldos de los asientos traseros.

DS 7 Crossback.

En relación al maletero, podemos señalar que el espacio de carga es bueno.

Con sus 550 litros no es de los más capaces de la categoría, pero tampoco es de los más pequeños. Está en una posición intermedia y sus formas son regulares y esto último se agradece. Además, la unidad probada contaba con una rueda de repuesto, algo que cada vez es más difícil de encontrar.

Motor BlueHDI

La unidad probada contaba con el BlueHDi 180 CV, un motor de gasóleo de cuatro cilindros, dos litros de cilindrada, asociado a la caja EAT8, firmada por Aisin.

Se trata de un propulsor que en líneas generales ofrece un acertado rendimiento. Logra unas notables prestaciones y su consumo puede ser ajustado si se utiliza con moderación el acelerador –en torno a los 7 o 7,5 litros-.

DS 7 Crossback.

Eso sí, es un conjunto (vehículo, motor y caja) que está orientado hacia el confort. ¿Y esto que significa?

Pues que si exprimimos todo ello nos daremos cuenta de algunas de sus debilidades. Hablamos, por ejemplo, de la mecánica que es algo rumorosa en aceleraciones principalmente desde parado y en frío; pero también en la caja que es algo lenta si le pedimos que suba o baje marchas de forma rápida…

Y a todo ello se suma una suspensión que, una vez más, está orientada hacia el confort, ya que si volvemos a incrementar el ritmo comprobaremos que la carrocería balancea, sobre todo en aceleraciones y frenadas.

Conclusión

Sin duda, estamos ante el mejor modelo del grupo PSA, a día de hoy. Pensamos que este DS 7 Crossback lidera la oferta del grupo francés.

Sobre todo en apartados como tecnología –con el sistema de visión nocturna- y refinamiento –con unos buenos acabados-. Sin embargo, a nuestro juicio todavía no está al mismo nivel de que sus rivales premium alemanes.

DS 7 Crossback.

Entre otras cosas por los acabados, que están un escalón por denbajo, y el comportamiento, ya que el DS está más orientado hacia el confort y no es tan dinámico.

A ello se suma un habitáculo que no es excesivamente amplio para el tamaño del coche y un equipamiento completo pero donde la mayoría de los elementos interesantes son opcionales.

Valoración

Diseño: 9
Espacio interior y maletero: 7
Motor, cambio y prestaciones: 7
Confort y terminación: 8
Equipamiento en seguridad y tecnología: 9
Diversión al volante: 7
Precio: 7

Puntuación final: 7.71

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.