Precios de coches nuevos

Prueba del Volkswagen Arteon 2.0 TDI 150 CV DSG R-Line: ¡Lo mejor de una berlina y de un coupé!

Subscribirse
Volkswagen Arteon 2.0 TDI 150 CV DSG R-Line
Destaca por el confort y amplitud de una berlina y la línea tendida de un coupé.

En un mercado en el que lo SUV cada vez tienen más protagonismo, que una marca como Volkswagen siga apostando por este tipo de modelos es de agradecer. Y decimos que es de agradecer porque, entre otras cosas, para un fabricante supone una inversión que luego es difícil de recuperar, ya que los niveles de ventas de este tipo de coches no son muy elevados.

Hablamos de modelos como el Volkswagen Arteon o el Kia Stinger, dos modelos llamativos pero con una baja demanda: en 2018, entre los dos, todo apunta a que apenas se venderán entre 1.300 y 1.500 unidades del Arteon –como máximo- y entre 100 y 150 del Stinger.

Volkswagen Arteon 2.0 TDI 150 CV DSG R-Line

Este modelo estrena un frontal que luego se verá en otros Volkswagen de nueva generación

No obstante, a la hora de lanzar estos modelos, los fabricantes no sólo piensan en los resultados económicos. En realidad, lo que buscan con este tipo de coches es crear un modelo que sirva de punta de lanza tecnológica de la marca. Un coche que sirva como embajador de la firma y que, al mismo tiempo, genere un sentimiento de deseo.

Adiós al CC, bienvenido Arteon

Antes de ponernos al volante de este nuevo Arteon, conviene repasar brevemente la historia de este tipo de modelos en Volkswagen. Conviene recordar en este sentido que Volkswagen ya lanzó en 2008 lo que anteriormente se llamaba Passat CC. Se trataba de un coupé desarrollado a partir del Passat de 2005.

Tras este modelo, que sí obtuvo un gran reconocimiento, los próximos coupés de la marca iban a perder el nombre de Passat en su denominación comercial. De ahí que el siguiente fuera el CC a secas –sin que estuviera acompañado del nombre de Passat-. Un modelo que estuvo a la venta entre 2012 y 2016 y del que en España se vendieron cerca de 1.500 unidades al año.

Llega el Arteon

En 2017 Volkswagen presentaba el Arteon. Y lo hacía como si fuera un escalón por encima del CC. Es decir, el Arteon seguía manteniendo el aspecto de berlina coupé, pero ya de forma más independiente al Passat.

Y decimos que se ha independizado del Passat porque, aunque mantiene la plataforma del Passat –la nueva MQB de Volkswagen– las dimensiones del Arteon cambian notablemente frente a las del Passat.

Volkswagen Arteon 2.0 TDI 150 CV DSG R-Line

Sus formas son atractivas. Es un coche que entra por los ojos.

En este sentido, el nuevo Arteon tiene una longitud de 4,86 metros y una batalla de 2,83 metros. Estas cifras supone que, respecto al Passat, el Arteon es 10 centímetros más largo y tiene una distancia entre ejes 4 centímetros mayor. Ya, por tanto, Volkswagen ha decidido que ambos modelos tengan sus vidas separadas, a diferencia del Passat CC que compartía prácticamente las mismas dimensiones que el Passat.

Amplias plazas delanteras

¿Y por qué Volkswagen ha tomado esta decisión? La respuesta a esta pregunta la tenemos en la plataforma MQB. Y es que la introducción de esta estructura, al ser modular, permite a Volkswagen desarrollar varios modelos. Además, con esta mayor longitud el Arteon ofrece una buena habitabilidad.

Si empezamos por las plazas delanteras, aquí el Arteon ofrece un espacio sobresaliente. Para empezar la anchura disponible para los hombros es de 142 centímetros –una muy buena medida-. Y a ello hay que sumar que la distancia libre entre la butaca y el techo es de 101 centímetros. Otra buena cifra. Con todo ello, podemos asegurar que dos adultos podrán viajar delante con un amplio espacio interior ya que no se tocarán con sus hombros y, midiendo alrededor de los 1,80 metros, tendrán unos 8 centímetros libres antes de tocar con el techo.

Plazas traseras: bien en longitud, más escasas en altura

Una vez sentados detrás volvemos a tirar de la cinta métrica y comprobamos que el espacio para los hombros es de 137 centímetros. Sigue siendo una buena medida. Eso sí, cuando nos quedaos más sorprendidos es cuando nos sentamos detrás. Entre otras cosas porque comprobaremos que queda muchísimo espacio libre para las rodillas. Con nuestros reglajes hemos llegado a medir hasta 22 centímetros de espacio libre.

Donde el Arteon no es tan sobresaliente es en el espacio disponible para la cabeza de los ocupantes traseros. En concreto, la unidad probada ofrecía una altura de 89 centímetros entre la banqueta y el techo. Si bien es cierto que es una medida suficiente, también hay que señalar que pasajeros que ronden los 1,82 metros apenas tendrán entre 2 y 4 centímetros libres. Eso sí, al menos no irán incómodos ni tendrán sensación de agobio.

Volkswagen Arteon 2.0 TDI 150 CV DSG R-Line

El interior es muy confortable. El ‘Virtual Cockpit’ es de serie en los acabados más altos.

Quizás, lo que sí se echa de menos es una mayor modularidad de los asientos. La segunda fila, sólo tiene una configuración 60/40 que es lo más razonable, pero, sin embargo, los respaldos no admiten diferentes posiciones de regulación.

Un maletero de gran capacidad

Es otra de las virtudes del Arteon: su maletero. Y no sólo por sus 563 litros, que también. Sino por el fácil acceso al mismo, con un gran portón. Y también por sus formas, ya que ofrece una gran profundidad -118 centímetros- y una buena anchura -100 centímetros-. Bajo el piso del mismo no hay una rueda de repuesto. Algo que, por otra parte, es algo entendible ya que la unidad probada montaba unas ruedas 245/35 con una llanta 20.

Excelente confort de marcha

El confort de marcha de este modelo es digno de resaltar. Al volante ofrece una gran calidad en la conducción. No se aprecian grandes ruidos aerodinámicos y el habitáculo está bien aislado. Y esto tiene especial mérito puesto que las puertas carecen de marco y las ventanillas van al aire.

También llama la atención la ergonomía de los asientos, la sujeción que proporcionan y la calidad de los acabados. Todo ello nos permite recorrer centenares de kilómetros sin apenas síntomas de cansancio.

Volkswagen Arteon 2.0 TDI 150 CV DSG R-Line

El cuadro de instrumentos puede ser completamente digital.

Sí es cierto que hay elementos dentro del coche que podrían ser mejorados. Por ejemplo, la consola peca de cierta sobriedad. Y también hay que reconocer que mandos como el del climatizador deberían tener un aspecto más moderno y no ser los mismos que el que incorpora un Passat de 2009, por ejemplo.

Motor 2.0 TDI de 150 CV

La unidad probada contaba con el propulsor 2.0 TDI de 150 CV con el cambio automático DSG de siete marchas. Una combinación muy recomendable. Si bien es cierto que hay otras opciones en la gama, tanto en gasolina –un 1.5 TSI de 150 CV ideal para los que hacen menos kilómetros y un 2.0 TSI de 190 CV para los que buscan más prestaciones- como en diésel -2.0 TDI de 190 CV- pensamos que este 2.0 TDI 150 CV es una versión equilibrada.

Volkswagen Arteon 2.0 TDI 150 CV DSG R-Line

Los asientos son muy ergonómicos.

Sobre todo a la hora de analizar los consumos, ya que con este Arteon logramos un gasto medio de unos 6 litros cada 100 kilómetros, una cifra más alta que los 4,4 litros declarados pero más que razonable. Es probable que muchos clientes opten por el 2.0 TDI de 190 CV, que le reportará más satisfacciones en el apartado de prestaciones, pero también se incrementarán los consumos en consecuencia.

Equipamiento

En cuanto al equipamiento de serie, desde el primer nivel de acabado se incluyen las llantas de 18 pulgadas, faros de led en luz de cruce, carretera y luz de marcha diurna, asistente para luz de carretera, climatizador, retrovisor interior antideslumbrante, ordenador de a bordo con pantalla multifunción plus, llamada de emergencia con contrato de diez años, encendido automático de luces, asistente mantenimiento en el carril, detector de fatiga, sensor de lluvia, y sensores de aparcamiento, entre otros
Además, la versión probada, se correspondía con el acabado R-Line que suma, entre otros elementos, las luces con tecnología led y los intermitentes dinámicos, el tapizado de los asientos en Alcántara/cuero y las llantas específicas con un diámetro de 19 pulgadas, entre otros.

Conclusión

Si eres de los que te gustan las berlinas –antes que un SUV-, no quieres renunciar a la deportividad y no tienes problemas con la cartera, el Arteon es probablemente una de las mejores recomendaciones. Es atractivo, rezuma confort por sus cuatro costados, ofrece un buen comportamiento y una elevada tecnología. Eso sí, no es barato y tiene uno de sus principales rivales en casa: el propio Passat.

Valoración

Diseño: 9
Espacio interior y maletero: 8,5
Motor, cambio y prestaciones: 8
Consumo y ecología: 8
Confort y terminación: 8,5
Equipamiento en seguridad y tecnología: 8,5
Diversión al volante: 8
Precio: 6

Puntuación final: 8,06

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.