Precios de coches nuevos

Prueba del Skoda Karoq 2.0 TDI 150CV 4×4 Style: el equilibrio hecho SUV

Subscribirse
Skoda Karoq 2.0 TDI 150 CV 4x4 Style
Las luces diurnas delanteras hacen que el Karoq sea fácilmente distinguible

Podríamos decir que en el Karoq encontramos la culminación de la entrada de Skoda en el grupo Volkswagen, ya que tenemos un producto que en términos de acabado y confort tiene poco que envidiar a modelos como el Tiguán o nada a modelos como el Ateca.

Skoda pertenece al grupo VAG, que comprende marcas como Volkswagen, Audi, Seat o Porsche. La marca checa se ha visto beneficiada en estos últimos años por este acuerdo comercial ya que sus modelos han ido evolucionando en calidad y tecnología desde los últimos 25 años. El Karoq da buena fé de ello.

Serio, pero en su justa medida

El Skoda Karoq tiene un diseño más sobrio y elegante que el Seat Ateca, que apuesta más por el dinamismo. También contrastan las líneas más redondeadas del Skoda con las afiladas del Seat.

 

Skoda Karoq 2.0 TDI 150 CV 4x4 Style

Las líneas del Karoq son más redondeadas que las del Seat Ateca

 

Utiliza la plataforma MQB del grupo Volkswagen, igual que el Ateca. Es por esto que su ancho es exactamente igual 1,84 m, así como el alto, 1, 63 m. En el largo encontramos una ligera diferencia de 2 cm más en el modelo checo, pero esto no aporta un mayor espacio interior, se debe únicamente a cuestiones estéticas. Alcanza así un total de 4,38 metros de largo

El maletero alcanza los 520 litros, nada mal si tenemos en cuenta que este modelo es de los pequeños del segmento. Además al tener unas dimensiones contenidas alcanza un tamaño que en mi opinión es el perfecto equilibrio entre habitabilidad y agilidad en ciudad.

Los 520 litros de maletero pueden llegar a convertirse en 1.630 litros si abatimos todos los asientos. Sin embargo, esto no siempre será necesario ya que contamos con el sistema VarioFlex, que permite mover los asientos traseros longitudinalmente por separado.

Por dentro va un paso más allá

Los acabados del interior están por encima de lo anteriormente visto en la marca. No es que haya muchos plásticos blandos o mullidos, pero el ajuste y la calidad percibida son muy buenos. Quizás la tapicería de serie no esté a la altura del nivel interior del Karoq.

El Karoq podrá equipar un tablero de instrumentos totalmente digital, es la primera vez que un Skoda ofrece esta opción, otro ejemplo de los beneficios de pertenecer al grupo VAG.

El Skoda Karoq cuenta con dos niveles de equipamiento, Ambition y Style. Ambos cuentan con pantalla táctil en la consola central, pero en el segundo nivel crece hasta las 9,2”. Ambas pantallas cuentan con un tamaño muy correcto, así como una buena resolución. Los menús resultan fáciles de utilizar y no requieren demasiada atención. Cuenta con la posibilidad de conectar un Smartphone mediante Android Auto y Apple Car Play.

Skoda Karoq 2.0 TDI 150 CV 4x4 Style

El interior está bien construido y presenta materiales de bastante calidad

Las plazas delanteras ofrecen espacio más que suficiente a lo ancho, largo y alto. Los asientos son confortables y pueden equipar ajuste del soporte lumbar.

Por detrás encontramos una anchura buena para dos ocupantes, la altura al techo sigue sin ser un problema. Sin embargo un elevado túnel de transmisión, justificable quizás por el hecho de contar con tracción 4×4, resta espacio para los pies y las piernas.

Simplemente Skoda

El interior está lleno de soluciones ‘simply clever’, como bolsillos en los laterales de los asientos, una luz que hace las veces de linterna extraíble en el maletero, una pequeña basura incluida en el lateral de la puerta o incluso un paraguas bajo el asiento del acompañante.

Este es uno de los aspectos que diferencia al SUV checo, la atención que presta a la practicidad y modularidad, el sistema Vario Flex demuestra que algunas soluciones de la marca van más allá de la anécdota y adquieren un caracter de versatilidad real.

MQB, un acierto rotundo

Como todos los vehículos en los que se está incluyendo la plataforma modular MQB este Karoq tiene un comportamiento y confort de rodadura dignos de admiración. En carretera la pisada y estabilidad del coche son puntos muy importantes en términos de seguridad, el Karoq saca nota en este apartado.

Su suspensión tiende a ser firme, lo cual se agradece cuando empezamos a enlazar curvas, sin embargo en ciudad o incluso en carretera las irregularidades del asfalto se transmiten demasiado a los pasajeros. De todas maneras podemos decir sin ninguna duda que el Karoq es un coche muy cómodo.

Esta comodidad se ve complementada con la posibilidad de añadir múltiples ayudas a la conducción, como el control de crucero adaptativo o el asistente de centrado de carril ‘Lane Assist’.

2 litros y 150 caballos, muy bueno, pero no perfecto.

El 2.0 TDI de 150CV parece haber sido diseñado específicamente para este coche, puesto que sus prestaciones encajan muy bien con el carácter general del Karoq. Esto se traduce en aceleraciones ágiles cuando es necesario y velocidades de crucero altas que se mantienen sin problema, independientemente de la marcha en la que nos encontremos.

En ciudad también se encuentra cómodo, por la suavidad de su funcionamiento, aunque en frío es algo rumoroso.

Skoda Karoq 2.0 TDI 150 CV 4x4 Style

Los asientos delanteros recogen muy bien, y son cómodos incluso en largas distancias

Como la mayoría de motores diésel encuentra su pega en el empuje a bajas revoluciones, que es prácticamente inexistente hasta las 1.300 RPM aproximadamente. Por debajo de esta cifra encontraremos una respuesta casi inexistente y unas vibraciones considerables.

Por encima de las 3.700 Rpm el propulsor deja de empujar con contundencia, lo que necesita es pasar a la siguiente marcha.

El cambio manual de 6 velocidades resulta cómodo, ya que los recorridos del pomo son relativamente cortos y cuentan con un tacto muy acertado. Cuando circulemos en carretera difícilmente necesitaremos bajar de la sexta marcha, ni siquiera para adelantar.

Los consumos no son todo lo bajos que podríamos esperar en un motor diésel de esta potencia, llegando a los 7 litros de consumo combinado.

No nos olvidemos del 4×4

En el selector de modos de conducción encontramos dos programas dedicados a las condiciones adversas, el modo offroad y el modo snow. En ambos la respuesta del acelerador se modifica para dosificar mejor la potencia del motor, el sistema 4×4 varía el reparto de par entre ejes y el bloqueo electrónico del diferencial LSD reacciona de manera más inmediata. Los recorridos de la suspensión no son muy largos, y los ángulos tampoco son los más apropiados para superar grandes dificultades, pero el Karoq responderá bien en situaciones comprometidas, como superficies con baja adherencia o caminos sin asfaltar.

Skoda Karoq 2.0 TDI 150 CV 4x4 Style

El portón trasero cuenta con apertura eléctrica y sin manos como opción.

Hay que destacar que la tracción 4×4 que incorpora el Karoq no es permanente. En condiciones normales el 90% del par de dirige al eje delantero, y el 10% restante se reparte al trasero. Cuando el sistema detecta una pérdida de tracción en una rueda transfiere, mediante un embrague ‘Haldex’, más par al eje posterior. Este sistema consigue que los consumos no se disparen, pero a cambio actúa cuando la pérdida de tracción ya se ha producido, sin embargo, sus tiempos de reacción son realmente buenos.

Conclusión

El Skoda Karoq confirma la tendencia positiva que viene viviendo la marca checa, con unas calidades y niveles de confort elevados.

En ciudad se maneja bien puesto que su longitud es contenida, en viajes largos muestra un comportamiento muy bueno y tiene una capacidad de carga correcta. Toma lo mejor de dos mundos, el de los compactos y el de los grandes SUV.

Por otro lado el salto de calidad se percibe también en los precios, que se acercan a los de modelos que tradicionalmente se encontraban un escalón por encima, hoy ya no. Además la lista de opciones puede aumentar demasiado la factura total.

Si lo comparamos con el Seat Ateca pocas son las diferencias que encontramos entre estos dos primos hermanos. El carácter es lo que marca las distancias. El Karoq es más práctico y cómodo, el Ateca más dinámico.

Valoración

Diseño: 7.8
Espacio interior y maletero: 8.5
Motor, cambio y prestaciones: 8.2
Consumo y ecología: 7.5
Confort y terminación: 8.5
Equipamiento en seguridad y tecnología: 8.5
Diversión al volante: 7.5
Precio: 7.5

Puntuación final: 8

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.