Precios de coches nuevos

Prueba del Seat León ST 1.4 TGI 110 CV: ¡Los híbridos también pueden ser de gas!

Subscribirse
Esta versión de GNC del León ST no presenta diferencias a simple vista con una variante de gasolina o diésel.
Esta versión de GNC del León ST no presenta diferencias a simple vista con una variante de gasolina o diésel.

El Seat  León ST TGI es un coche capaz de utilizar dos tipos de combustible con un solo motor. La gasolina y el gas natural comprimido (GNC) se combinan, por lo que nos encontramos ante un vehículo que adquiere la últimamente tan codiciada pegatina ECO de la DGT. Utiliza el mismo motor que el Seat León ST 1.4 TSI, pero adaptado para poder quemar ambos combustibles.

Las preguntas surgen rápidamente: ¿es más ecológico?, ¿se nota realmente ahorro?… 

Con el ST el espacio no será un problema

Nuestra unidad de pruebas es la variante familiar del León, el ST. Esto es un aspecto muy positivo puesto que la pérdida de espacio en el maletero por ‘culpa’ del depósito de GNC, se ve compensada por el incremento de longitud de la carrocería. Nos quedamos así con un área de carga de 482 l, sí, son 105 litros menos que la versión normal, pero sigue siendo suficiente para transportar un equipaje considerable.

Este León ST ofrece un maletero con 482 litros de carga. Son 105 litros menos que la versión normal, pero sigue siendo muy capaz.

Este León ST ofrece un maletero con 482 litros de carga. Son 105 litros menos que la versión normal, pero sigue siendo muy capaz.

El depósito de GNC se ubica en el doble fondo del maletero y puede almacenar hasta 15KG de gas. Una de las ventajas del GNC frente a otros combustibles a base de gas, como el GLP, es que es mucho más estable, por lo que no hay ningún tipo de restricción a la hora de utilizar parkings subterráneos.

¿Cuántos kilómetros puedo recorrer con gas? ¿Realmente voy a ahorrar?

Superada la incógnita del espacio toca ahora hablar de autonomía. Durante nuestro recorrido de prueba hemos obtenido de media un consumo de 4,7 Kg de gas cada 100 kilómetros, por tanto, disponemos de unos 330 Km de autonomía real con gas. Una vez acabamos el depósito de GNC pasamos automáticamente a quemar gasolina, la transición es prácticamente imperceptible. Combinando ambos depósitos rondaremos los 1.100 Km de autonomía.

El depósito de GNC se ubica en el doble fondo del maletero y puede almacenar hasta 15KG de gas.

El depósito de GNC se ubica en el doble fondo del maletero y puede almacenar hasta 15KG de gas.

Una de las ventajas del GNC es su precio y es que de media lo podemos encontrar por 0,9€ el Kg. Vamos con los cálculos para ver si es realmente rentable. Consumiendo 4,7 Kg/100Km podríamos decir que el coste de recorrer 100 km es de aproximadamente 4,23 €. Si realizáramos el mismo trayecto con gasolina el gasto final rondaría los 7,5€, la diferencia es evidente.

¿Dónde encuentro gas?

Es probable que tras leer las líneas de arriba hayas empezado a hacer cábalas de todo lo que vas a comprar con lo que ahorres con el GNC. Sin embargo, y como todo en la vida, la cosa no es tan fácil. Actualmente en España contamos sólo con 52 ‘gasineras’ según Gasnam, así que si queremos circular de manera continua con GNC tendremos que calcular bien los ciclos de repostaje.

Es cierto que hay varias gasineras proyectadas y otras tantas en construcción, pero a día de hoy la oferta es escasa, en Madrid capital sólo encontramos 6 estaciones de suministro.

Con el tanque de gas disponemos de unos 330 Km de autonomía real.

Con el tanque de gas disponemos de unos 330 Km de autonomía real.

El proceso de recarga es simple. La toma se encuentra bajo la misma tapa del depósito de gasolina. La manguera del gas es algo más pesada que a las que estamos acostumbrados, probablemente debido a una mayor resistencia para soportar la presión del gas.

Es cierto que el proceso puede generar algo de duda, estamos tratando con gas, pero la verdad es que no tiene nada de complejo. Insertamos la manguera y cerramos la llave, el sonido el intercambio de presiones nos confirmará que lo hemos hecho bien, solo queda esperar unos 2 minutos hasta que el depósito se llene.

¿Se nota que funciona con gas?

Para mi sorpresa no, en absoluto. Cuando me hablaban de gas estaba convencido, el motor tenía que sonar raro, perdería mucha potencia, seguro que hasta olía diferente. A la hora de la verdad y con los ojos cerrados creo que sería incapaz de distinguir un modo del otro.

Es posible que se pierdan un par de caballos de los 115 CV que homologa el motor con gasolina, pero cuando usamos el coche para el día a día esas diferencias son imperceptibles. Si le exigimos un poco más también responde de manera correcta, de hecho, da la sensación de tener algo más de ‘patada’ en bajas revoluciones cuando usamos el modo de GNC.

La etiqueta ECO nos permitirá movernos por las ciudades con más facilidad cuando haya restricciones.

La etiqueta ECO nos permitirá movernos por las ciudades con más facilidad cuando haya restricciones.

Por sonido tampoco podremos darnos cuenta, a altas revoluciones suena bastante bien de hecho, además el habitáculo está bien insonorizado por lo que no hay ningún problema. Lo del olor ni lo menciono, ¿de verdad alguien se lo había creído?

Uno de los aspectos que menos me ha gustado es que no tenemos la posibilidad de elegir en cada momento que combustible utilizamos, no hay apenas diferencia en el comportamiento, pero no estaría de más. Por defecto el motor arranca utilizando GNC y no podemos utilizar gasolina hasta que el primer depósito está agotado.

Una vez ocurre esto se apaga el indicador verde en el tablero que marca el uso de GNC, por el contrario, se enciende un gran triángulo de color naranja, parece que estamos haciendo algo perjudicial al usar gasolina…

¿En qué se diferencia de un León ‘normal’?

En el interior sólo encontraremos dos ligeras diferencias respecto a un León ST TDI o TSI, ambas en el tablero de instrumentos. En primer lugar, una luz verde se encenderá para indicar que estamos consumiendo GNC. Al tener dos depósitos el indicador de la temperatura del agua cambia por un segundo medidor de combustible.

¿La mayor crítica? Que actualmente en España contamos sólo con 52 'gasineras' según Gasnam,

¿La mayor crítica? Que actualmente en España contamos sólo con 52 ‘gasineras’ según Gasnam,

Por lo demás todo es exactamente igual, la calidad de los materiales es buena y su ajuste es correcto. El interior es amplio y los asientos son muy confortables, especialmente con la tapicería de alcantara y cuero.
Por comportamiento ya sabemos que el León no tiene pega. Su chasis es muy bueno y el ajuste de la suspensión también, esto le confiere una pisada y un confort de marcha muy elevado.

¿Merece la pena la pegatina ECO?

Sí, sin duda. Teniendo en cuenta las penalizaciones que cada vez más se van extendiendo a los coches diésel y gasolina la pegatina ECO supone una especie de salvoconducto que nos puede ayudar.

Ciudades como Madrid y Barcelona ya restringen la circulación de vehículos en episodios de alta contaminación, los coches con pegatina ECO se salvan de las restricciones, de momento.

El proceso de recarga es simple. La toma se encuentra bajo la misma tapa del depósito de gasolina.

El proceso de recarga es simple. La toma se encuentra bajo la misma tapa del depósito de gasolina.

También resulta muy beneficiosa a la hora de aparcar en zonas de estacionamiento regulado, puesto que los descuentos que se aplican a esta categoría de coches son considerables. En algunos peajes también se aplican descuentos.

Conclusión

El Seat León ST TGI resulta una opción realmente interesante para ahorrar dinero a la vez que cuidamos el medio ambiente, y por qué no decirlo, sorteamos también las trabas que recientemente están imponiendo la DGT y los ayuntamientos.

Si no te lo dicen ni te das cuenta de que el coche funciona con gas, las prestaciones se mantienen prácticamente intactas y el ruido no se percibe de manera distinta al de un motor gasolina.

Por defecto el motor arranca utilizando GNC y no podemos utilizar gasolina hasta que el primer depósito está agotado.

Por defecto el motor arranca utilizando GNC y no podemos utilizar gasolina hasta que el primer depósito está agotado.

Por precio resulta muy atractivo. El León es un coche que lleva varios años en el mercado por lo que su renovación está cerca, es un buen momento para comprarlo puesto que conseguir descuentos será más fácil y a nivel de equipamiento es un coche que cuenta con varios asistentes a la conducción. La versión probada cuesta algo menos de 20.000€.

Valoración

Diseño: 7.5
Espacio interior y maletero: 8.5
Motor, cambio y prestaciones: 7.8
Confort y terminación:
 7.6
Equipamiento en seguridad y tecnología: 7.8
Diversión al volante: 7.5
Precio:
8.3

Puntuación final: 7.85

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.