Prueba del Peugeot Rifter 2018 BlueHDi 130 CV EAT8 GT Line: gran amplitud interior y una segunda fila con tres plazas ‘de verdad’

Subscribirse
El nuevo Peugeot Rifter se caracteriza por tener una estética más atracttiva.
El nuevo Peugeot Rifter se caracteriza por tener una estética más atracttiva.

Peugeot acaba de iniciar la venta del Rifter 2018, un nuevo modelo que llegará a los concesionarios en septiembre y que sustituye al Partner. Este modelo está principalmente destinado al transporte de personas y aunque forma parte del segmento F -los comerciales ligeros- se puede matricular como turismo.

Los comerciales ligeros son un mercado muy apetitoso. Para hacernos una idea de la importancia que tiene este segmento, podemos señalar que sólo en 2017 se vendieron cerca de 200.000 vehículos comerciales en España. Una cifra que algunas marcas, como Peugeot, estiman que llegarán hasta las 220.000 unidades en 2018 (un 10% más).

El nuevo Peugeot Rifter 2018 destaca por su gran portón y facilidad de acceso al maletero.

El nuevo Peugeot Rifter 2018 destaca por su gran portón y facilidad de acceso al maletero.

Por tanto, si tenemos en cuenta que las ventas de turismos tradicionales se sitúan en aproximadamente 1,2 millones en 2017 y unos 1,35 millones en 2018, según las previsiones, comprobamos entonces que por cada 100 turismos que se comercializan en España, se venden también otros 16 comerciales. Es, por tanto, un porcentaje alto.

Y dentro de los comerciales, uno de los grupos de automóviles que más éxito tiene es el grupo PSA, sobre todo con marcas como Citroën y Peugeot con una cuota del 15,4 y 15,1%. Ambas marcas cuentan con dos modelos de éxito. Se trata del Berlingo, para Citroën y del Partner de Peugeot.

Entre ambos modelos, PSA vende cerca de 61.000 unidades, una cifra importantísima.

El frontal es uno de los elementos más característicos.

El frontal es uno de los elementos más característicos.

De hecho, es tan importante las unidades que Peugeot vende del Partner –en torno a las 20.000 unidades- que este modelo es el Peugeot más vendido de toda la marca. Incluso, por encima incluso de turismos de éxito como el Peugeot 208, 308, 2008 y 3008.

Nuevo Peugeot Rifter 2018: un nuevo compañero de aventuras

No obstante y a pesar de este éxito, en el grupo PSA son mucho más ambiciosos con estos modelos. Como se han dado cuenta de que el comprador de estos coches no tiene por qué darle un uso al 100% profesional -también lo usa como coche familiar o coche destinado a sus actividades de ocio- han cambiado su enfoque.

El Peugeot Rifter 2018 cuenta con una puerta lateral muy polivalente.

El Peugeot Rifter 2018 cuenta con una puerta lateral muy polivalente.

Por ello han dejado atrás el nombre de Partner –y la orientación- y ha decidido apostar por la aventura y por el ocio. De ahí el nombre de Rifter, que viene de Rift, un tipo de fosa tectónica que hace que el modelo tenga una orientación más interesante.

Nuevo Peugeot Rifter 2018: a la venta en septiembrea

El nuevo Peugeot Rifter, por tanto, es un modelo que estará en los concesionarios en el mes de septiembre con un precio de partida de 17.800 euros. Este nuevo Rifter, que como decíamos anteriormente busca abandonar su condición de vehículo comercial para convertirse en un monovolumen familiar o de ocio, es -además- clave para España.

Del Rifter Peugeot espera comercializar más de 20.000 unidades.

Del Rifter Peugeot espera comercializar más de 20.000 unidades.

Entre otras cosas porque, junto con el Citroën Berlingo y el nuevo Opel Combo Life, forman el K9, un proyecto muy importante para España puesto que los tres modelos se fabrican en la planta de PSA (Vigo). Y el Rifter es un modelo que, además, se comercializa, según Peugeot, en al menos 100 países. Eso sí, junto con Vigo, también se fabrica en Mangualde (Portugal).

Nuevo Peugeot Rifter 2018: Diseño mejorado

Una vez junto a él lo más llamativo de este nuevo modelo es su diseño mejorado. Ahora es un coche algo más atractivo. Es cierto que, por su altura elevada y formas de la carrocería, a nosotros no nos ofrece un amor a primera vista, pero también hay que reconocer que ha ganado muchos enteros respecto al anterior Partner.

Las plazas traseras tienen un acceso fácil.

Las plazas traseras tienen un acceso fácil.

Esto, el hecho de que un vehículo de este tipo incluso pueda ser atractivo, era algo impensable hace algunos años con los comerciales ligeros. Sin embargo, ahora al tener un mayor enfoque de monovolumen –puede contar con asientos individuales para cinco personas- puede ser una alternativa para todo aquel que busque un monovolumen o incluso o un SUV, tenga mucha necesidad de espacio y no pida unas calidades o diseño exquisito.

Además, para remarcar ese enfoque más aventurero Peugeot permite con el Rifter elegir entre ocho tonalidades y una amplia gama de llantas.

Nuevo Peugeot Rifter 2018: Tamaño compacto, plataforma EMP2

Este nuevo Peugeot Rifter es un modelo del segmento C, es decir del segmento de los compacto. Y tal como hemos dicho antes, al tener una configuración para cinco asientos lo vamos a enmarcar dentro de la categoría de los monovolúmenes compactos.

Otro aspecto a tener en cuenta del nuevo Peugeot Rifter es que está disponible en dos tamaños. Uno de ellos más compacto y, con probabilidad, será el que tenga más demanda. Y un segundo algo más grande.

El frontal es muy similar al del resto de modelos de Peugeot.

El frontal es muy similar al del resto de modelos de Peugeot.

El primero de ellos, el Rifter de tamaño compacto, mide 4,40 metros de largo, 1,90 metros de ancho y tiene una altura de 1,87 metros. La segunda variante, la más larga, crece hasta los 4,75 metros de longitud, es decir 35 centímetros más. El resto de cotas, en cambio, no varían.

Con estas dimensiones el Rifter sería un rival de modelos como el Citroën Berlingo Multispace, Opel Combo Life, Ford Tourneo Connect, Renault Kangoo… Además, si lo enmarcamos dentro de la categoría de los monovolúmenes con ese tamaño también podría competir con un Citroën C4 SpaceTourer, Renault Scénic o Ford C-Max, entre otros.

El maletero tiene formas muy regulares.

El maletero tiene formas muy regulares.

En este sentido, hay una pequeña diferencia entre la interpretación de la marca y el enfoque de la patronal Anfac. Mientras que el Rifter se puede matricular como un turismo –la mayoría de los clientes lo harán así, señalan desde Peugeot-; la patronal de los fabricantes, Anfac, lo calfica como un derivado de turismo (un segmento F). Y desde Peugeot piden continuamente a este organismo que el Rifter pase a formar parte del segmento C, segmento de los turismos.
Aun así, nosotros pensamos que sus rivales más directos son los mencionados Citroën Berlingo Multispace, Opel Combo Life, Ford Tourneo Connect y Renault Kangoo, entre otros.

Nuevo Peugeot Rifter 2018: con cinco y siete plazas

Otra de las posibilidades interesantes que tiene este modelo es que puede estar disponible con 5 y 7 plazas en cualquiera de las dos versiones: la corta o la larga. Además la segunda fila puede contar con tres asientos individuales, es decir tres butacas de verdad, lo cual permite que tres adultos viajen en ellos o bien poder colocar hasta tres sillas infantiles.

Esta segunda fila permite plegar los asientos individuales con tan sólo accionar un tirador. En el momento en el que se pliegan los respaldos queda un suelo completamente plano. A cambio eso sí, los asientos de esta segunda fila no se pueden desplazar longitudinalmente.
Por el contrario, si se escoge la versión de siete plazas, los dos asientos de la tercera fila son deslizantes y, además, son extraíbles.

Nuevo Peugeot Rifter 2018: Enorme maletero

Otro aspecto muy poderoso del Rifter es el maletero. Entre otras cosas porque presenta una muy buena capacidad de carga. La versión corta, ofrece 775 litros. Esta elevada capacidad se debe a que tiene un maletero de gran tamaño y, además, las formas son muy regulares. Asimismo, la rueda de emergencia está bajo la carrocería, lo que permite aligerar la capacidad de carga.
Y también es sobresaliente el acceso al mismo. Al tener un portón enorme, es muy fácil introducir la carga en el vehículo. Y lo mismo ocurre con la luneta, que al ser practicable también permite acceder a la bandeja de forma fácil.

Al volante

Para la prueba de este modelo por los alrededores de Niza y el principado de Mónaco pudimos conducir la versión corta del Rifter, con cinco plazas y con los motores Puretech de 110 CV con el cambio manual y el BlueHDI de 130 CV con el cambio automático de ocho marchas, firmado por la japonesa Aisín.

Y la verdad, a la hora de escoger uno de estos dos modelos, nosotros –si tuviéramos que elegir optaríamos por la variante diésel-, que es el modelo de las imágenes, que cuenta con el acabado GT-Line.

El Rifter cuenta con el vanguardista i-cockpit.

El Rifter cuenta con el vanguardista i-cockpit.

Y decimos que preferimos esta versión porque tiene un mejor comporamiento. Para empezar el par máximo de este motor es más elevado (300 Nm. frente a los 205 Nm.) de la versión de gasolina. Esto se traduce en un mayor empuje desde bajas vueltas.

Pero también nos ha gustado más la variante diésel por el cambio automático de ocho velocidades, ya que funciona de forma sobresaliente. No produce tirones, sube y baja de marchas con facilidad y aprovecha toda la fuerza del motor.

Y a todo ello hay que añadir el consumo que, mientras que en el diésel rondará los 7 litros, en la variante de gasolina supera las ocho litros con facilidad.

¿Qué es lo más destacable?

A la hora de buscar un aspecto muy destacable de este modelo, nosotros nos quedamos con la enorme habitabilidad y con la modularidad. Comenzando por la habitabilidad, las plazas delanteras cuentan con una gran distancia al techo de entre 98 y 108 centímetros. Esta diferencia tan abultada se debe a que la unidad probada contaba con el techo panorámico y un plafón de gran tamaño situado en la mitad del techo. Además, también es llamativa la anchura que ofrece a las plazas delanteras, con 141 centímetros.

Puede ofrecer tres asientos individuales.

Puede ofrecer tres asientos individuales.

Detrás las buenas cotas continúan con 101 centímetros de altura libre al techo y una anchura de 147 centímetros. A ello hay que sumar, además, lo que se ha mencionado anteriormente que cuenta con tres asientos individuales. Y también que los pasajeros de la segunda fila cuentan con un gran espacio para las piernas.

¿Aspectos a mejorar?

Los acabados. Como Peugeot quiere destinar este modelo más hacia el ocio que hacia el trabajo es justo exigirle unas elevadas calidades. Y el caso del Rifter había partes en la unidad de prueba que no presentaban buenos ajustes. Es cierto que son unidades preserie y que todos esos elementos tienen que ser mejorados, pero lo que no mejorará será la elevada cantidad de plásticos duros en elementos como los paneles de las puertas.

Conclusión

Es, en definitiva, un vehículo que puede ser interesante para familias o parejas que disfrutan del ocio y el tiempo libre y, en algún momento puntual también puede ser utilizado como vehículo de carga.

Destaca por su amplitud interior que es excepciona, por su modularidad, con tres asientos independientes en la segunda fila y por la incorporación de motores eficientes. Eso sí, para nosotros un monovolumen del segmento C nos parece que está mejor terminado, que tiene un mejor comportamiento y que su precio es similar al del Rifter.

Valoración

Diseño: 6
Espacio interior y maletero: 10
Motor, cambio y prestaciones: 7
Confort y terminación: 5
Equipamiento en seguridad y tecnología: 7
Diversión al volante: 6
Precio: 7

Puntuación final: 6,85

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.