Precios de coches nuevos

Prueba del Opel Grandland X 2018 Ultimate 2.0 CDTi 177 CV: ¡El SUV más deportivo de Opel!

Subscribirse
Opel Grandland X Ultimate 2018
Este Grandland X tiene el acabado más alto -Ultimate- con el motor diésel más potente -177 CV-.

Estamos ante el Opel Grandland X Ultimate 2.0 CDTi 177 CV, la versión más potente de la gama Grandland X, el SUV de tamaño medio que comenzó a venderse en septiembre de 2017.

Esta versión tiene un doble interés. Por un lado, incorpora por primera vez en Opel este motor diésel de 177 CV y, por otro, recibe un mayor equipamiento, tanto en seguridad como en confort.

Con la llegada de esta nueva versión más equipada y el motor más potente, Opel amplía la gama de este nuevo SUV con la intención de ampliar sus ventas.

Conviene recordar en este sentido que desde que se pusiera a la venta en septiembre de 2017 y hasta el mes de febrero de 2018, la firma alemana ha comercializado en España un total de 2.000 unidades, una cifra modesta pero interesante. Además, en este mismo período, los pedidos en toda Europa han sido de 70.000 unidades.

Opel Grandland X Ultimate 2018

El techo y las carcasas de los retrovisores están pintadas en negro.

Asimismo, otro aspecto por el que es interesante este nuevo Grandland X Ultimate es porque pasa a competir con los acabados más altos y potentes de sus competidores. Hablamos de rivales como el Nissan X-Trail dCi de 177 CV xTronic, Renault Koleos dCi de 175 CV X-Tronic, Peugeot 3008 GT Line 2.0 BlueHDi 180 CV e incluso DS 7 Crossback BlueHDi 180 CV automático, entre otros.

Sorprende que, de todos los modelos mencionados, dos de ellos sean precisamente del mismo grupo automovilístico. Hablamos del Peugeot 3008 y del DS 7 Crossback. Conviene recordar, en este sentido, que todos ellos comparten plataforma, motores y muchos más elementos con el Opel Grandland X, gracias a los acuerdos iniciales de PSA con Opel y a la posterior compra de la marca alemana por parte del grupo francés.

También es destacable que ninguno de los modelos mencionados del actual grupo PSA y Opel (Grandland X, Peugeot 3008 y DS 7 Crossback) ninguno de ellos incorpora la tracción total, un elemento que puede ser demandando por los clientes cuando buscan un SUV de una potencia tan elevada.

Diseño diferenciado

Una vez junto al nuevo modelo, hay dos elementos característicos, desde el punto de vista del diseño, que le diferencian del resto de la gama. El primero de ellos son las llantas de 19 pulgadas. Y el segundo es el color diferenciado del techo y las carcasas de los retrovisores que están decorados en negro.

Continuando con las diferencias exteriores vemos también que este Grandland X con el acabado Ultimate incorpora de serie los faros de led adaptativos.

Más equipamiento en confort

Y una vez dentro, si bien es cierto, que no hay apenas diferencias estéticas, sí existen en materia de equipamiento. Por ejemplo, comenzando por el confort vemos que este nuevo Grandland X incorpora de serie elementos como el navegador Navi 5.0 IntelliLink, la compatibilidad con Apple CarPlay y Android Auto y la pantalla táctil de ocho pulgadas. También es nuevo el sistema de sonido de mayor calidad firmando por Denon.

A continuación se detallan el resto de elementos de serie en materia de confort:

  • Asientos ergonómicos con certificación AGR
  • Sistema de apertura y arranque sin llave y portón manos libres
  • Asistente de aparcamiento delantero y trasero
  • Carga inalámbrica

Destaca en seguridad

A su vez, este nuevo acabado Ultimate también añade más equipamiento en materia de seguridad. De serie incluye:

  • Pack Visibilidad (Sensor de lluvia, Espejo interior fotosensible, Encendido automático de luces con detección de túneles)
  • Alerta de Cambio Involuntario de Carril
  • Detector de Señales de Tráfico
  • Asistente de Aparcamiento Automático
  • Alerta de Ángulo Muerto
  • Cámara Visión Trasera 360º

Comportamiento al volante

Para la toma de contacto del nuevo Grandland X Opel ha preparado una ruta de aproximadamente 150 kilómetros por autopistas y carreteras secundarias por el País Vasco, entre las ciudades de Bilbao y San Sebastián.

Y ya desde el primer momento notamos que estamos ante un Grandland X con carácter superior, que se diferencia de las versiones menos potentes.

Asimismo, llama la atención la suavidad del propulsor, pese a ser un motor diésel. Desde la arrancada en frío hasta las aceleraciones desde parado, el Grandland X muestra cierto nivel de refinamiento.

Opel Grandland X Ultimate 2018

Este nuevo SUV destaca por su buen comportamiento y elevada tecnología.

Conviene recordar en este sentido que el motor del Grandland X 2.0 CDTi de 177 CV es una mecánica de origen PSA. Es cierto que Opel tiene un motor, incluido en el Insignia, que también es diésel y cuenta con una potencia ligeramente superior. Sin embargo, como el Grandland X es un modelo desarrollado junto con el 3008 de Peugeot es completamente entendible que monte motores PSA.

Otro elemento del vehículo que nos ha gustado mucho es el cambio automático. Se trata de una caja de tipo convertidor de par con ocho marchas desarrollada por el fabricante japonés Aisin. Esta caja la incluyen muchos modelos del grupo PSA como el Peugeot 308 o el Peugeot 3008, entre otros, bajo el nombre de EAT8.

Y decimos que nos ha gustado porque es un cambio que funciona bastante bien: Sube y baja de marchas con rapidez y precisión. Quizás es cierto que en alguna situación puntual, sobre todo circulando en ciudad con aceleraciones y frenadas continuas, tenga algún momento en el que hace alguna reducción brusca. Sin embargo, por norma, general destaca por su buen funcionamiento.

En este sentido, tanto el motor como la caja, donde dan lo mejor de sí mismo es en autopista. Aquí, ambos funcionan como un reloj. Además, a velocidades legales -en torno a los 120 km/h- el motor sólo gira a 1.750 revoluciones, un régimen relativamente bajo.

Esto hace que los consumos en autopista a ritmo constante se sitúen entre los 6,5 y los 7 litros, una cifra sobresaliente.

Además, si queremos imprimir un mayor ritmo a la marcha, basta con abandonar la autopista e introducirnos en una carretera virada para disfrutar todavía más de este Grandland X. Será en este tipo de terrenos donce comprobemos que tanto el motor como la caja automática ofrecen un buen rendimiento.

Además, también nos sirve para comprobar la eficacia del chasis y, sobre todo, para notas que las suspensiones tienden a ser firmes. Esto hace que la carrocería no balancea en exceso en las curvas pero, al ir sólo dos en el coche, el eje trasero se vuelve algo rebotón cuando sobrepasamos un bache.

También en ese entorno aparece alguna carencia -no hay muchas, la verdad- como la ausencia de levas, que no es están disponibles ni siquiera en opción. También en estas condiciones, el consumo aumenta hasta casi los 8 litros, una cifra lógica para un vehículo de estas características.

Conclusión

Es sin duda, el mejor Grandland X de la gama. Destaca por el refinamiento del motor, por la mayor potencia, el funcionamiento del cambio y su gran equipamiento, tanto en confort como seguridad.

Entre los aspectos mejorables, pensamos que este coche debería incorporar unas levas en el volante. También, podría ser motivo de crítica la ausencia de la tracción 4×4, que no está disponible ni en opción y que la suspensión podría filtrar mejor las irregularidades del pavimento. Y, por último, también hay que tener en cuenta que estamos ante una versión que roza la barrera psicológica de los 40.000 euros, cifra más cerca de un SUV premium que de un todocamino generalista.

Valoraciones:

Diseño: 8
Espacio interior y maletero: 8
Motor, cambio y prestaciones: 8
Consumo y ecología: 8
Confort y terminación: 8
Equipamiento en seguridad y tecnología: 9
Diversión al volante: 7
Precio: 6

Puntuación final: 7.75

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.