Precios de coches nuevos

Prueba del Opel Crossland X 1.6 T 120 CV Excellence: Un modelo confortable y amplio para el día a día

Subscribirse
Opel Crossland X 1.6 T 120 CV Excellence
El Opel Crossland X es un modelo a medio camino entre un monovolumen y un SUV.

El Opel Crossland X es un modelo que nace fruto del cambio que está viviendo el sector de los automóviles. Antes de entrar en materia con la prueba conviene recordar cuáles son los orígenes de este modelo. Y aquí lo primero que tenemos que recabar es que previamente al Crossland X, Opel lanzó el Meriva en 2003. En aquella época, los monovolúmenes estaban en plena ebullición y fruto de este auge Opel renovaba este modelo en 2010 y posteriormente en 2014 con una segunda generación.

Sin embargo, en 2017 la firma alemana tenía que decidir si renovar el Meriva o cambiarlo por otro modelo. Y ahí es donde Opel optó por cambiarlo por otro modelo: el Crossland X. La firma alemana era consciente de que el mercado de los monovolúmenes cada vez tenía menos demanda, frente a los todocaminos que están en pleno auge.

Opel Crossland X 1.6 T 120 CV Excellence

Destaca por su posición alta y las buenas plazas delanteras.

Y de ahí, la decisión de poner un punto y aparte y, en lugar de lanzar una tercera generación del Meriva, optar por crear el Crossland X, un modelo con una mayor estética de todocamino, que de monovolumen.

Comparte elementos con el Citroën C3 Aircross

A todo lo mencionado anteriormente hay que añadir el acuerdo con Opel y PSA (Peugeot y Citroën) por el cual, ambas compañías –por aquel entonces Opel todavía no era PSA- compartían un buen número de plataformas, mecánicas y otros componentes.

Y ahí fue cuando a Citroën –que le pasaba algo parecido ya que había apostado por un monovolumen con el C3 Picasso- también decidía reorientar su apuesta hacia los todocaminos. De ahí el lanzamiento del C3 Aircross y del Opel Crossland X, dos modelos que, aunque a simple vista no son parecidos, comparten muchos elementos.

Opel Crossland X 1.6 T 120 CV Excellence

Este Crossland X comparte elementos con el Citroën C3 Aircross.

Y aunque, todavía es pronto para decirlo puesto que todavía no llevan un año en el mercado, ambos modelos se están comportando bien en el mercado. Por ejemplo en los tres primeros meses de 2018 (de enero a marzo) Opel ha comercializado cerca de 2.000 unidades del Crossland X y Citroën ha alcanzado 2.500 unidades en España.

Si bien es cierto que no se sitúan en el podio de los más vendidos de su categoría (esto corresponde a Peugeot 2008, Opel Mokka X y Renault Captur –todos ellos con alrededor de 5.000 unidades-) hay que reconocer que son buenas cifras.

Y que tengan un cierto éxito de ventas es algo que viene muy bien a España, en general, porque conviene recordar en este sentido que ambos modelos se fabrican en la planta zaragozana de Figueruelas.

Tamaño contenido

Una vez junto a él, lo primero que nos llama la atención es su tamaño contenido. En concreto estamos hablando de 4,2 metros de largo, 1,8 metros de ancho y 1,6 metros de alto. Para hacerse una idea de qué significan estas medidas podemos señalar que la longitud y la anchura son las mismas que un Volkswagen Golf. Sin embargo, la gran diferencia es en la altura, puesto que es ¡¡¡15 centímetros más alto!!! que el Volkswagen.

Por tanto, aquí tenemos la primera gran particularidad de este modelo: su gran altura. ¿Y para qué tanta altura?, te preguntarás. Pues principalmente para lograr una gran espacio interior. Un amplio habitáculo sobre todo en lo que se refiere a la altura entre la banqueta y el techo. Con la cinta métrica en la mano, hemos medido un total de 99 centímetros, una medida muy buena. Esto permite que conductor y acompañante de incluso 1,85 metros no rozarán con su cabeza en el techo si ocupan las plazas delanteras.

Opel Crossland X 1.6 T 120 CV Excellence

El interior busca un buen confort de marcha. Subir y bajar de él es fácil.

Continuando con su habitabilidad comprobamos que la anchura para los hombros delante es de 136 centímetros. Esta cifra también es buena, aunque ya no es tan sobresaliente como la altura libre. Por tanto, el Crossland X se sitúa en un punto intermedio: es más estrecho que un Hyundai Kona, por ejemplo, pero, a cambio, supera a modelos como el Renault Captur, que es de los más estrechos.

Plazas traseras más justas

Una vez sentados en las plazas traseras comprobamos que la anchura libre para los hombros es de 132 centímetros. Se trata de una medida que están línea con la mayoría de sus rivales. Donde el Crossland X es algo más justo es en el apartado de altura libre al techo. Aquí medimos que la distancia entre la banqueta y el techo es de 90 centímetros.

Opel Crossland X 1.6 T 120 CV Excellence

Las plazas delanteras presentan una buena altura. Las traseras son algo más justas.

Se trata de una medida más justa para aquellos adultos más altos. En concreto todos aquellos que superen los 1,80 metros es más que probable que rocen con su cabeza en el techo. Por el contrario, donde el Crossland X sobresale respecto a sus rivales es en el apartado de distancia para las piernas de sus ocupantes traseros.
Aquí comprobaremos que los pasajeros de las plazas traseras gozarán de unos 10 centímetros libres para sus rodillas.

Plazas traseras sin regulación longitudinal

Es quizás una de las críticas que se le puede hacer a este modelo. Como se trata de un vehículo a medio camino entre un monovolumen y un SUV se echa de menos algo más de modularidad interior. Sobre todo porque los asientos traseros no presentan regulación longitudinal, es decir, son fijos.

Maletero

Es otro de sus puntos fuertes. El Crossland X presenta una gran capacidad de carga. Con sus 410 litros y unas formas muy regulares, se sitúa por encima de modelos como el Seat Arona, Hyundai Kona o Renault Captur, entre otros.

Eso sí, buena parte de esta gran capacidad se debe a la ausencia de una rueda de repuesto. En su lugar, Opel ha incluído un kit reparapinchazos.

Confort de marcha

Una vez al volante, lo primero que nos llama la atención es la posición elevada de los asientos. Esto nos permite acceder al mismo con total facilidad, algo que agradecerán aquellos ocupantes de mayor edad. Asimismo, la posición de conducción, al ser también elevada, permitirá dominar la conducción, principalmente en áreas como la ciudad, donde ofrece un punto de vista algo más alto.

Opel Crossland X 1.6 T 120 CV Excellence

El maletero, con 410 litros, ofrece una buena capacidad de carga.

Arrancamos y comprobamos rápidamente que Opel ha buscado el confort de marcha. Se nota, además, que es un modelo desarrollado conjuntamente con PSA. Mientras que otros modelos de Opel suelen tener cierta deportividad, este Crossland X tiene un tacto diferente, con una dirección con demasiada asistencia eléctrica y unas suspensiones que no destacan por su firmeza. Además, también se echa de menos una transmisión con unas marchas más marcadas y precisas.

Motor de bajos consumos

La versión probada con el motor diésel 1.6 de origen PSA con cuatro cilindros y 120 CV. Se trata de un propulsor que destaca por su eficiencia. Es cierto que es algo ruidoso en frío. Sin embargo, una vez avanzada la marcha ya no aprecia la rumorosidad. Lo que sí se precia es que ofrece una buena respuesta, tiene unas prestaciones razonables y presenta unos consumos eficientes.

Si bien es cierto que la cifra oficial de los 4 litros cada 100 kilómetros es prácticamente imposible de llegar, hay que reconocer que los 5,6 litros obtenidos durante la prueba son más que razonables.

Equipamiento en seguridad elevado

Otro de los puntos fuertes de este modelo es su equipamiento, sobre todo en materia de seguridad. En concreto, todos los Crossland X, independientemente de su acabado, incorporan de serie la alerta por cambio involuntario de carril, el detector de señales de tráfico, adaptador inteligente de velocidad y sistema de medición de la presión de los neumáticos.

A todo ello se suman otros elementos en materia de confort y diseño como la pantalla táctil de 7 pulgadas, USB, Bluetooth, aire acondicionado, llantas de aleación de 16 pulgadas. En definitiva, todo lo necesario para disfrutar del modelo.
La versión probada, no obstante, se corresponde con el segundo acabado -Excellence- que añade algunos otros elementos como el climatizador o el sensor de lluvia.

Conclusión

El Crossland X es un modelo polivante y versátil para el día a día. Destaca por su amplitud interior –sobre todo en altura delantera-, por su puesto de conducción alto, dimensiones contenidas, motores eficientes y amplio equipamiento. Sí se echa de menos una dirección con menos asistencia eléctrica, mayor modularidad de los asientos traseros, la posibilidad de incluir versiones 4×4 y una agilidad similar a la del resto de modelos de Opel.

Valoración

Diseño: 7
Espacio interior y maletero: 7
Motor, cambio y prestaciones: 7
Consumo y ecología: 9
Confort y terminación: 7
Equipamiento en seguridad y tecnología: 8
Diversión al volante: 6
Precio: 7

Puntuación final: 7,25

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.