Prueba del Dacia Duster 1.5 dCi 110 CV automático EDC Prestige: Un SUV económico y bastante razonable

Subscribirse
Dacia Duster 1.5 dCi 110 CV EDC
Para distinguir la segunda generación lo mejor es fijarse en los faros, que son nuevos.

Para comprobar de primera mano el éxito de Dacia hacemos una prueba del nuevo Dacia Duster 2018 con el motor 1.5 dCi de 110 CV, el cambio automático de doble embrague EDC y el acabado Prestige. Y hablamos del éxito de Dacia porque es una marca que continuamente está dando alegrías al Grupo Renault-Nissan-Mitsubishi.

Conviene recordar en este sentido que hace tan sólo unos días, en el mes de marzo de 2018, se conocía que Dacia había vendido cinco millones de unidades desde que la marca fuera creada en 2004. De estos cinco millones, además, un millón de unidades se corresponden con el Duster.

Dacia Duster 1.5 dCi 110 CV EDC

Del frontal nos quedamos con los nuevos grupos ópticos y parrilla. También las llantas son de nuevo diseño.

Se trata de unas cifras de éxito en las que tiene como principal actor el Dacia Sandero, que es el modelo más vendido y después el Duster que se convierte en el segundo Dacia de mayor éxito.

Volviendo al Duster, en España es un coche también con una gran demanda. Desde que fuera lanzado en 2010 y hasta 2018, Dacia ha comercializado cerca de 70.000 unidades de la primera generación en España, lo que significa alrededor del 7% del total de las ventas del Duster.

Llega la segunda generación

Pues bien para continuar con este éxito, Dacia tiene a la venta desde principios de 2018 una nueva generación del Duster. Se trata de un modelo nuevo que –aunque mantiene la plataforma- sí cambia en diseño, equipamiento e incorpora motores más eficientes.

Una vez junto a él comprobamos que, aunque su estética es continuista, recibe bastantes mejoras estéticas en el apartado de diseño. Por ejemplo, ahora los grupos ópticos son algo más modernos y pueden incluir diodos de leds, son unos faros más alargados y no tan ‘cuadradotes’ como los de la primera generación, los grupos ópticos traseros son más llamativos, las llantas incorporan nuevos diseños y los tiradores de las puertas son más grandes.

Dacia Duster 1.5 dCi 110 CV EDC

Mantiene la plataforma del Duster anterior. Esto significa que mantiene las dimensiones.

Dentro es, quizás, donde se notan más las modificaciones. Este nuevo Duster incorpora un volante nuevo, el cuadro de instrumentos tiene un nuevo diseño y ofrece más información, las tomas de ventilación se han colocado en una posición más atractiva, los mandos del aire acondicionado y climatizador son también nuevos y la pantalla con el sistema de información y entretenimiento está en una posición más alta y natural.

Más confort

Continuando con las modificaciones comprobamos que los asientos también han mejorado varios enteros. Destacan por su buen tamaño, por ser más cómodos y estar dotados de una configuración más ergonómica.

A todo ello hay que sumar que Dacia también ha trabajado mucho en el confort de marcha. Para ello ha invertido en nuevos aislamientos del habitáculo y en mejorar el ruido aerodinámico y de rodadura.

Dacia Duster 1.5 dCi 110 CV EDC

Las tomas de ventilación presentan un nuevo diseño y ubicación y la pantalla táctil es de mayor tamaño.

En marcha, todas estas mejoras se comprueban desde el primer momento. Eso sí, también hay que dejar bien claro que el Duster es lo que es. Es decir, es un modelo económico. Por tanto, aunque es cierto que ha mejorado en confort, también hay que señalar que cuando se alcanzan velocidades elevadas se siguen colando ruidos dentro del habitáculo, aunque –como decíamos anteriormente- esos ruidos han disminuido.

No obstante, si bien es cierto que el Duster ha mejorado en confort y ergonomía, sigue teniendo aspectos criticables. Hablamos, por ejemplo, de elementos como el reposabrazos del conductor, que no tiene diferentes posiciones y siempre queda en una posición muy baja. Y algo similar ocurre con el reposacabezas, que no cuenta con regulación para todas las tallas.

Misma plataforma

Cabe tener en cuenta, además, que aunque el Duster es un modelo nuevo, mantiene la plataforma de la primera generación. Se trata de la estructura del Renault Clio de tercera generación, un modelo lanzado en 2005.

¿Y esto que significa? Pues que el Duster no tiene esa pisada sólida que sí ofrecen muchos otros modelos de su categoría. Además, el hecho de mantener la plataforma impide que el Duster crezca por dentro, uno de sus puntos menos fuertes.

Dacia Duster 1.5 dCi 110 CV EDC

El espacio en las plazas traseras es algo justo. Son mejores las plazas delanteras.

Y es que mientras que las plazas delanteras gozan de un amplio espacio libre para la cabeza -102 centímetros-, en cambio la anchura de los hombros es de 137 centímetros, una cifra algo justa. Detrás, además, ocurre algo similar. Los pasajeros de la segunda fila gozan de buena altura para sus cabezas -102 centímetros- pero sin embargo, la anchura vuelve a ser justa -134 centímetros-.

¿Y esto qué significa? Pues que cuatro adultos podrán viajar en él, aunque no contarán de un gran espacio ni en distancia para los hombros ni en espacio para las rodillas de sus ocupantes.

Motor diésel

Para la prueba de este nuevo Duster hemos optado por la mecánica diésel 1.5 dCi de 110 CV con el cambio automático de doble embrague EDC. Una combinación que, en líneas generales, se puede decir que es bastante recomendable.

Es cierto que el diésel es algo rumoroso cuando se arranca en frío. Y también es cierto que si se acelera a fondo el ruido del motor se cuela dentro del habitáculo.
Pero también hay que señalar que, si echas cuentas, merece la pena frente al gasolina, sobre todo en aquellos que hacen muchos kilómetros. Y es que la diferencia del diésel frente al gasolina no es muy elevada.

En concreto comparándolo con el TCE 125 CV 4×2 con un acabado similar, el diésel es sólo 1.200 euros más caro. Y teniendo en cuenta la diferencia de consumo -4,4 litros oficiales del diésel frente a los 6,2 litros de gasolina- y el precio del combustible a día de hoy – 1,25 euros el diésel y 1,27 euros la gasolina- obtenemos que el diésel se amortiza a los 50.000 kilómetros, es decir entre 3 y 4 años si se realizan 15.000 kilómetros al año o más.

Dacia Duster 1.5 dCi 110 CV EDC

Los mandos del climatizador son nuevos.

Eso sí, estos datos son teóricos, porque luego, una vez en marcha, el consumo es algo más alto. En concreto, en nuestra unidad probada, el consumo durante la prueba fue de 6,5 litros, aunque conviene recordar que venía equipada del cambio automático de doble embrague EDC. Una transmisión, por otra parte, que destaca por su buen funcionamiento.

Por tanto, con este consumo y la capacidad del depósito que es de 50 litros obtenemos que la autonomía del Duster es de aproximadamente 700 kilómetros.

Equipamiento y precio ajustado

La versión probada, con el mencionado 1.5 dCi 110 CV, el cambio automático EDC y el acabado Prestige es de las más altas de la gama. Eso significa que su precio venta al público es elevado. Hablamos de 18.800 euros, de tarifa de catálogo. Si bien es cierto que es una cifra elevada, también hay que señalar que su equipamiento es también alto. De serie incorpora llantas de 17 pulgadas, climatizador, pantalla táctil de 7 pulgadas con navegador, USB, bluetooth, ayuda al aparcamiento trasero con cámara y detector de ángulo muerto, entre otros elementos.

Además, este precio sigue siendo unos 3.000 o 4.000 euros más económico que una versión similar en un modelo de la competencia.

Aspectos a mejorar

Además de la mencionada habitabilidad, que ya hemos dicho que es justa, pensamos que también es mejorable algunos aspectos del comportamiento. En este sentido, la dirección tiene una elevada asistencia y no es excesivamente informativa. Y, por otra parte, las suspensiones también pueden ser mejorables ya que hacen que la carrocería balancee en exceso.

Conclusión

Si quieres un SUV y no quieres gastarte mucho dinero, el Duster es una opción recomendable. Sobre todo con esta nueva generación, que ha mejorado en confort de marcha y calidades. Destaca por la combinación entre motor y cambio automático y, sobre todo, por su precio de compra ajustado. Debe mejorar, eso sí, en seguridad –mantiene las tres estrellas de EuroNCAP-, en habitabilidad –el espacio para las plazas traseras es algo justo- y en apartados como la dirección o las suspensiones.

Valoración

Diseño: 7
Espacio interior y maletero: 7
Motor, cambio y prestaciones: 7
Consumo y ecología: 8
Confort y terminación: 6
Equipamiento en seguridad y tecnología: 7
Diversión al volante: 6
Precio: 9

Puntuación final: 7.12

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.