Precios de coches nuevos

Cupra inicia su andadura con el Ateca por todo lo alto… Probamos este SUV de 300 CV

Subscribirse
Este es el nuevo Cupra Ateca
Este es el nuevo Cupra Ateca.

Esta es la prueba del  Cupra Ateca, el primer modelo de la nueva marca Cupra en salir al mercado. Se trata de un SUV de claro corte deportivo, basado en el Seat Ateca, que ofrece 300 CV de potencia y tracción a las cuatro ruedas.

Su precio final es de 44.900€, aunque nuestra unidad equipaba ciertos acabados opcionales como el equipo de frenos Brembo (2.448 €), el techo panorámico corredizo (1.189€), los asientos delanteros tipo ‘Bucket’ (1.664€) o las llantas en tono cobre (1.000€).

El primer modelo de la marca Cupra tiene mucho que demostrar, su imagen desde luego es una gran presentación.

El primer modelo de la marca Cupra tiene mucho que demostrar, su imagen desde luego es una gran presentación.

Nos encontramos ante un modelo que, al menos de momento, no tiene una competencia directa. Si buscamos otras opciones SUV de carácter deportivo y una potencia cercana a los 300 CV encontramos el Alfa Romeo Stelvio de 280 CV o el Range Rover Evoque de 300 CV. Aunque su precio es más de 10.000€ superior. Modelos que probablemente sean menos efectivos que este Cupra.

Prueba Cupra Ateca: Diseño exterior con personalidad

Es evidente que el Cupra Ateca comparte carrocería con el Seat Ateca, sería una tontería intentar omitirlo. Sin embargo, los detalles que los diferencian son acertados, y consiguen darle al Cupra Ateca la presencia y notoriedad que esperamos de un coche de este tipo.

Lo primero es el logotipo, en tono cobre y compuesto por dos ‘ces’ cruzadas, al menos eso dicen los responsables de la marca. Más allá de la interpretación de la forma y el significado de estas dos letras, tiene un aspecto atractivo y bien diferenciado de otras marcas existentes, y en mi opinión mejora el antiguo logo de Cupra con la bandera a cuadros.

La parrilla frontal es el principal signo de diferenciación del Cupra Ateca.

La parrilla frontal es el principal signo de diferenciación del Cupra Ateca. Ojo a las entradas de aire inferiores, directas al radiador.

El nuevo logo de Cupra lo encontramos tanto en la calandra frontal como en el portón del maletero y las llantas. Pero por si acaso alguien no conoce el nombre de la marca, le queda claro al verla escrita con letras blancas de grandes dimensiones en la entrada de aire inferior.

El Cupra Ateca es capaz de atraer miradas con cierta facilidad.

El Cupra Ateca es capaz de atraer miradas con cierta facilidad.

Como digo, el Cupra consigue tener un carácter propio bastante logrado. Las llantas pintadas en tono cobre de 19” ayudan bastante a ello, también la salida cuádruple de escape, que tiene cuatro escapes reales, ya podrían apuntárselo otras marcas…

Un poco más de diferenciación no estaría de más

Por dentro vemos como las distancias entre el Seat y el Cupra se reducen drásticamente. Todos los elementos del salpicadero son iguales, cambia la pieza de plástico del volante, que imita la fibra de carbono y cuenta con el logo de Cupra.

También es cierto que todas las costuras están realizadas en tono cobre y los revesitimientos superiores de las puertas son de alcantara, pero la sensación general es de total similitud.

Sin embargo, esto no tiene por qué ser algo estrictamente negativo. La terminación del Seat Ateca ya es de por sí buena, y en el Cupra se ve todavía más reforzada.

El interior del Cupra Ateca es el que más dudas suscita, algo más de caracter propio no estaría mal.

El interior del Cupra Ateca es el que más dudas suscita, algo más de caracter propio no estaría mal.

Sus toques de personalización son algo escasos, pero están ahí, y si optamos por los asientos tipo ‘bucket’ tapizados en Alcantara, el aspecto general del interior gana varios enteros.

El sistema de infoentretenimiento cumple de manera correcta, aunque los gráficos empiezan a ser algo antiguos. La dosis de modernidad la aporta el ‘virtual cockpit, que funciona realmente bien, e incluso tiene una pantalla ‘exclusiva’ para Cupra que pone en el centro el tacómetro.

En las plazas traseras mantiene el espacio, el confort y los anclajes Isofix en los asientos laterales. Es un coche amplio y cómodo para familias, que no renuncia a viajar cómodo además de rápido.

Los asientos delanteros de tipo Bucket sí denotan el tipo de coche al que nos enfrentamos.

Los asientos delanteros de tipo Bucket sí denotan el tipo de coche al que nos enfrentamos.

El maletero es el sueño de cualquier amante del motor con hijos. Con sus 485 litros ofrece un espacio muy generoso, y además los asientos se pueden reclinar a través de unos mandos ubicados en el lateral del cofre. El portón cuenta con apertura eléctrica y sin manos de serie.

Los contrastes del Cupra Ateca sieguen sorprendiendo, ya que incluso podemos equipar una bola de remolque retráctil que se oculta por completo cuando no la utilizamos. Al ir desplegada nos ofrece una imagen realmente curiosa. Un coche con cuatro salidas de escape, pero dispuesto a tirar de una caravana.

En marcha con el 2.0 TSI de 300 CV

El Cupra Ateca es un coche realmente versátil, capaz de prácticamente todo, incluso aventurarse brevemente fuera del asfalto.

La clave de estas facetas de denomina DCC, o control dinámico del chásis. Esto permite que mediante un mando con seis posiciones distintas el Ateca sea capaz de entrar en un circuito o hacer 600 kilómetros por autopista.

El DCC modifica parámetros como la dureza de la suspensión, de la dirección y la respuesta del motor y el cambio. De esta manera, en ciudad circularemos en el modo confort, que absorbe realmente bien las irregularidades del asfalto y consigue que este Cupra Ateca sea tan cómodo como cualquier otro SUV-C.

Las plazas traseras ofrecen un espacio muy amplio.

Las plazas traseras ofrecen un espacio muy amplio.

Lo mismo pasa en carretera, donde sale a relucir la buena insonorización del habitáculo y el genial control de crucero adaptativo con centrado automático de carril. Los faros full-led son una gran ayuda al conducir de noche, y son de serie.
Cuando queremos aumentar el ritmo tenemos el modo Sport, el coche se endurece y todo es más preciso y afilado, ideal para carreteras reviradas y con un asfalto que no sea del todo liso.

La tormenta perfecta se desata al llegar a la posición Cupra, esta es la más adecuada para hablar de las capacidades dinámicas de este SUV de 300 CV.

Lo primero que hay que destacar es el sonido, totalmente natural, sin aditivos electrónicos y con algún que otro petardeo. Es cierto que en el habitáculo puede parecer algo modesto, pero es debido a la buena insonorización. Desde fuera la cosa cambia, y nada mejor que una prueba para demostrarlo.

El Cupra Ateca incorpora un cambio automático DSG de doble embrague y siete velocidades con levas en el volante, algo pequeñas, por cierto. Su funcionamiento es muy bueno, aunque es cierto que a veces pega algún tirón que otro.

También se muestra algo conservador al reducir marchas en modo manual, nos hemos visto obligados a pulsar varias veces para bajar de tercera a segunda, ya que el sistema interpretaba que el cambio sería demasiado agresivo y subiría demasiado de vueltas el motor.

La parte positiva de este DSG 7 es que es compatible con un ‘launch control’, que permite subir el motor en parado hasta las 4.000 vueltas para obtener la mejor aceleración posible. De 0 a 100 km/h en tan sólo 5,4 segundos, ahí es nada.

La salida cuádruple de escape es uno de los elementos más atractivos del Cupra Ateca.

La salida cuádruple de escape es uno de los elementos más atractivos del Cupra Ateca.

La suspensión del Cupra Ateca es una de sus mayores virtudes, está muy bien ajustada en todos los modos, ya que nunca llega a resultar incómoda, pero en el modo Cupra contiene extraordinariamente bien los balanceos de la carrocería, que son prácticamente inexistentes.

Lo mismo pasa con la dirección, precisa y cómoda en cualquiera de sus tres modos. Los frenos están firmados por Brembo, ya que contamos con el paquete opcional. Los discos delanteros están perforados, y por tanto ventilados. El tacto del pedal es duro, perfecto para dosificar la frenada, la resistencia a la fatiga es también muy satisfactoria.

El motor 2.0 TSI es un viejo conocido del grupo VAG, sin embargo, esta es la primera vez que lo vemos en una configuración de 300 CV. Su desempeño es totalmente satisfactorio, entrega de potencia progresiva y continuada, buenas recuperaciones, buen sonido y un empuje que sorprende a todos los que se han sentado en el asiento del pasajero.

El apoyo y la estabilidad del Cupra Ateca son dignos de un coche más bajo y ligero, gran trabajo en la puesta a punto.

El apoyo y la estabilidad del Cupra Ateca son dignos de un coche más bajo y ligero, gran trabajo en la puesta a punto.

La parte negativa llega como siempre en los consumos, que son muy sensibles al uso. Si optamos por conducir midiendo cada uno de nuestros movimientos, podemos hablar de unos 7,5 litros a los 100 kilómetros, sin embargo, la cifra real será de 9,5 litros si nos olvidamos de practicar una conducción 100% eficiente. Si nuestra intención es correr sin reparos, la cifra superará fácilmente los 12 l/100 km.

Para resumir, diremos que el Cupra Ateca es un coche que corre, y corre bien. No solo muestra una gran aceleración en línea recta, si no que gracias a la gran puesta a punto de su chasis y la efectividad de la tracción total, se desenvuelve perfectamente en tramos revirados, y por qué no, también en circuito.

El Cupra Ateca es unos milímetros más bajo que el Seat Ateca, lo que repercute en un mejor comportamiento dinámico.

El Cupra Ateca es unos milímetros más bajo que el Seat Ateca, lo que repercute en un mejor comportamiento dinámico.

En carretera es cómodo, suave y bastante silencioso, un candidato perfecto para viajes largos. Cuenta con modos específicos para uso off-road, con control de descenso, y con nieve. Siendo probablemente más utilizado el segundo que el primero.

Además el sexto modo nos permite una configuración totalmente libre, por lo que contar con todas las prestaciones del motor y una suspensión blandita es posible en el nuevo Cupra Ateca.

¿Por qué una marca nueva?

Cupra es un nombre ya conocido por muchos aficionados al motor. Durante muchos años Seat lo ha utilizado para denominar a sus versiones más deportivas, aquellas que se encuentran por encima del acabado FR y cuentan con unas prestaciones bastante más serias.

Entonces, ¿qué necesidad hay de crear una marca nueva? Pues bien, Seat asegura que con Cupra pretende acceder a un segmento de clientes que busquen un coche que se ubique a medio camino entre las marcas generalistas y Premium. Un cliente “nuevo” que nunca haya tenido un Seat o no se haya planteado la compra de uno.

La creación de Cupra como marca independiente debe suponer la llegada de modelos especializados que justifiquen el cambio.

La creación de Cupra como marca independiente debe suponer la llegada de modelos especializados que justifiquen el cambio.

La idea en principio es muy buena, siempre y cuando los modelos de Seat y Cupra estén bien diferenciados entre sí, de manera que el sobre coste se justifique por sí solo.

Este Cupra Ateca es un buen comienzo, a nivel de prestaciones ningún Seat Ateca se acerca, el más potente tiene 190 CV, y a nivel de chasis son coches bastante distintos.

La espinita llega a la hora del diseño, por fuera las diferencias son notables, al menos todo lo que pueden llegar a serlo entre dos coches que comparten carrocería. Pero el interior se muestra demasiado similar al del Seat Ateca, apenas tres embellecedores nos recuerdan que nos encontramos en un nuevo Cupra.

La buena noticia es la inminente llegada del Cupra Terramar, que aterrizará en el mercado a finales de este año. Parece que el Terramar sí será un modelo desarrollado íntegramente para Cupra, lo que acabaría de justificar la creación de esta nueva marca.

Conclusión

Gran inicio de andadura para Cupra como marca independiente. Si bien el Ateca no es un modelo propio, han sabido dotarle de una personalidad distinta, atrevida y que le permite diferenciarse de su hermano mellizo, sobre todo cuando pisamos el acelerador.

Es rápido como pocos SUV en el mercado, y encima lo consigue sin sobrepasar los 50.000€. Así, puede competir contra modelos alemanes de grandes siglas y precio, y además hacerlo ahorrando unos 10.000€, como mínimo.

Cupra empieza con buen pie, el Ateca es un coche que sorprenderá a muchos.

Cupra empieza con buen pie, el Ateca es un coche que sorprenderá a muchos.

En carretera sigue siendo una opción totalmente recomendable para viajar, y en ciudad se defiende sin ningún problema, gracias por ejemplo a su cámara de 360º. Su maletero es generoso y la habitabilidad interior no tiene reproche.

Cupra debe ahora demostrar que tiene sentido y futuro como marca propia, desarrollando modelos propios o diferenciando notablemente los de Seat. Sin embargo, el Cupra Ateca abre camino, algo que en la industria de la automoción es cada vez más difícil, será el futuro Terramar el que deba continuar este maravilloso crecimiento.

Valoración

Diseño: 8
Espacio interior y maletero: 8
Motor, cambio y prestaciones: 9
Confort y terminación: 8
Equipamiento en seguridad y tecnología: 8
Diversión al volante: 9
Precio: 8

Puntuación final: 8.28

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.