Precios de coches nuevos

¿Merece la pena pasarse al gas? Probamos un Seat Ibiza TGI y lo comparamos con una versión de gasolina… ¡Aquí tienes los resultados!

Subscribirse
Seat Ibiza 1.0 TGI 90 CV.
Seat Ibiza 1.0 TGI 90 CV.

Ya hemos tenido la oportunidad de realizar una primera prueba del Seat Ibiza con el motor 1.0 TGI 90 CV, una versión que se caracteriza principalmente porque utiliza GNC (Gas Natural Comprimido) como combustible principal, aunque también puede funcionar con gasolina.

Durante esta toma de contacto de aproximadamente 150 kilómetros entre las ciudades de Madrid y Ávila hemos tratado de responder a dos preguntas que teníamos en la cabeza: ¿Qué cambios incorpora este Ibiza TGI frente a la versión de 2018? ¿Merece la pena una versión de gas o es mejor optar por un gasolina o incluso por un diésel? Así que intentaremos, con la prueba, responder a estas cuestiones.

Seat Ibiza 1.0 TGI 90 CV.

Nuevo Seat Ibiza TGI 2019: ¿en qué cambia?

Lo primero que tenemos que aclarar es que el Seat Ibiza TGI ya existía desde hace algo más de un año. En concreto fue en 2018 cuando Seat introdujo en el mercado la versión TGI del Ibiza. Este Ibiza TGI de 2018 se caracterizaba por montar un motor 1.0 TSI de 90 CV, un cambio manual de cinco marchas, un depósito de gas de 13 litros y un depósito de gasolina de 40 litros.

Pues bien, ahora un año después Seat ha actualizado este Ibiza TGI con la intención de mejorarlo. Según la firma española, la mayoría de los clientes pedían algo más de agilidad y mayor autonomía en gas. Así que Seat, para responder a estas necesidades, ha introducido en el nuevo Ibiza TGI de 2019 mayor capacidad en los depósitos de gas y un cambio manual de seis marchas (en lugar de cinco velocidades) con la intención de ofrecer unos desarrollos más cortos y ganar así en agilidad.

Seat Ibiza 1.0 TGI 90 CV.

¿Y realmente gana en agilidad? Bueno pues a falta de realizar una prueba más exhaustiva, podemos decir que apenas hay diferencias entre el Ibiza TGI de 2018 y el de 2019. En concreto, tanto la velocidad máxima de 180 km/h y la aceleración de 0 a 100 km/h en 12,1 segundos son idénticas en la versión de 2018 y en la de 2019, con los cambios introducidos.

Donde sí hay algún que otro cambio es en el peso del vehículo, ya que ahora es más pesado (1.257 kilos) frente a la versión de 2018 (1.239 kilos). Este aumento de peso se puede deber, entre otras razones, a la incorporación de un tercer tanque de gas: conviene recordar en este sentido que el anterior Ibiza tenía sólo dos tanques de GNC.

Seat Ibiza 1.0 TGI 90 CV.

Gracias a este tercer tanque de gas, el Ibiza ahora pasa a tener tres depósitos de combustible en lugar de los dos iniciales. Esto le ha permitido aumentar de 13 kilos a 13,8 kilos, es decir 0,8 kilos más, la capacidad de gas.

En cuanto a las relaciones, también se aprecia algún que otro cambio. De esta manera, la primera, la segunda y la tercera son prácticamente idénticas. Eso sí, la cuarta y la quinta son más largas en la versión de cinco marchas, frente a la caja de seis velocidades que son más cortas.

Seguimos analizando el nuevo Ibiza TGI y llega el momento de comprobar el consumo. Y aquí volvemos a ver que prácticamente no hay mejoras. El nuevo Ibiza TGI de 2019 mantiene el gasto medio de 3,3 kilos de GNC (cifra oficial) por cada 100 kilómetros recorridos.

Seat Ibiza 1.0 TGI 90 CV.

Sí cambia, por el contrario, la autonomía ya que según Seat con este nuevo Ibiza TGI de 2019, el coche puede circular en modo gas hasta casi 420 kilómetros, frente a los 393 kilómetros del anterior TGI.

Y una vez más vuelve a haber cambios en el depósito de gasolina, ya que ahora el depósito de gasolina pasa a tener sólo 9 litros frente a los 40 litros del Ibiza anterior. Esta diferencia se debe, según Seat, a que los usuarios le piden al TGI un mayor uso en gas.

Y continuando con las capacidades llegamos al maletero que mantiene la cifra en 262 litros. Así que, en este sentido, la incorporación de un tercer tanque de combustible no supone una reducción del combustible.

Seat Ibiza 1.0 TGI 90 CV.

Consumo respecto al Seat Ibiza de gasolina

Una vez que tenemos claras las diferencias que hay con el Seat Ibiza TGI de 2018, vamos ahora a estudiar ahora si realmente merece la pena este TGI frente a una versión de gasolina, con el mismo acabado. Y para ello vamos primero a tomar como referencia el precio de adquisición del vehículo.

Y para ello elegimos un mismo acabado (el Style Plus) con dos motorizaciones diferentes: el 1.0 TSI de 95 CV y el 1.0 TGI de 90 CV.

Pues bien, mientras que la versión de gasolina tiene un precio de 17.270 euros, la variante TGI tiene un precio de 20.550 euros. Es decir, estamos hablando de 3.280 euros. Hasta aquí, vemos que el TGI es bastante más caro que el gasolina.

Ahora vamos a ver cuánto de ahorro supone el TGI. Según Seat, por 20 euros con el TGI podemos recorrer 673 kilómetros. Eso significa que en una persona que hace unos 20.000 kilómetros al año, tendremos un gasto en combustible aproximado de 594 euros al año.

Seat Ibiza 1.0 TGI 90 CV.

Por el contrario, si se obta por un TSI, Seat señala que por 20 euros, podremos recorrer 313 kilómetros. Esto significa que al año en un gasto de 1.277 euros, es decir 683 euros más.

Por tanto aquí tenemos ya la primera razón de compra. Con un TGI estaremos ahorrando al año sólo en combustible frente a un gasolina cerca de 683 euros, siempre según las estimaciones de Seat.

Esto quiere decir que si la diferencia era de 3.280 euros necesitaremos algo menos de 5 años (4,8 años) en amortizar la mayor inversión que supone un TGI. A partir de esta cifra de años, el TGI sería mucho más rentable siempre y cuando hagamos como mínimo 20.000 kilómetros al año.

Seat Ibiza 1.0 TGI 90 CV.

No obstante, en este cálculo no entran otros beneficios a favor del Ibiza TGI como por ejemplo el acceso a las ciudades en episodios de contaminación, el descuento en el impuesto municipal de circulación, las bonificaciones en el aparcamiento regulado o incluso el acceso libre al BUS/VAO, entre otros.

En el siguiente cuadro hacemos un resumen de todos los datos anteriores:

1.0 TGI de 90 CV
1.0 TSI de 95 CV
Precio de venta
20.550 euros
17.277 euros
Diferencia precio venta
+ 3.280 euros
Combustible año/20.000 km
594 euros
1.277 euros
Diferencia combustible año
+ 683 euros
Número de años amortización
4,8 años
Ventajas del TGI
Etiqueta ECO que permite acceso a las ciudades en episodios de contaminación, descuento en el impuesto de circulación, bonificaciones en el aparcamiento regulado, acceso al BUS/VAO…

Consumo

Hasta aquí los datos oficiales de Seat, pero ahora nos toca a nosotros probar este modelo en carretera real para ver cuánto consume. Y para ello realizamos un recorrido de varios kilómetros por los alrededores de Ávila. Y aquí al igual que el Arona TGI, este Ibiza nos dio un consumo de 4,7 kilos por cada 100 kilómetros, en una conducción tranquila. Por tanto, si tenemos en cuenta el precio del GNC actual, que es de 0,90 euros el kilo, tenemos que el coste por cada 100 kilómetros ha sido de 4,2 euros.

Esta cifra, aunque es más alta que la oficial afirmada por Seat con 3,3 litros, sigue siendo muy ventajosa. Pocos automóviles (o prácticamente ninguno) existen hoy en día que puedas utilizar con un coste de alrededor de 4 euros cada 100 kilómetros.

Seat Ibiza 1.0 TGI 90 CV.

En cuanto a la autonomía, si tenemos en cuenta que los depósitos de GNC tienen 13,8 kilos de capacidad, entonces estaríamos hablando de una autonomía de gas de 293 kilómetros.

Si por el contrario se nos acabara el gas y tuviéramos que circular con gasolina, entonces tendríamos con un depósito de 9 litros que nos permitiría tener una autonomía aproximada de 150 kilómetros, con un consumo de unos 6 litros cada 100 kilómetros.

Seat Ibiza 1.0 TGI 90 CV.

El número de gasineras, el mayor inconveniente

El mayor inconveniente de este modelo es que no hay un gran número de gasineras en España: 65 a día doy (sólo ocho más que hace un año, aunque desde Seat esperan que durante este año se superen los 100 surtidores). De ahí que sus usuarios verán en algún momento el repostaje de manera limitada.

Otra de las curiosidades que tiene este modelo es que se fabrica en la misma línea de Martorell donde se ensamblan las versiones convencionales de gasolina y diésel. Eso sí, respecto a estos otros Arona, este TGI tiene muchas diferencias.

¿Y funciona con gasolina y con gas?

Sí, y esto es muy importante que se tenga en cuenta. Este Seat Ibiza TGI se puede mover con gas vehicular, pero también con gasolina. De ahí que si el usuario en algún momento se queda sin GNC pueda utilizar la gasolina, como en cualquier otro modelo y sin tener que hacer absolutamente nada en el coche.

Para ello cuenta con tres depósitos de gas, todos ellos fabricados en acero de alta resistencia. Además, al estar colocados en la parte trasera ofrecen un mejor reparto de pesos.

Junto a los tres depósitos de GNC también hay otros elementos característicos de este modelo como una boca de llenado para el gas, junto a la de la gasolina, sensores de presión de gas, un regulador de presión que controla la distribución de gas, nuevos segmentos en los pistones y un refuerzo en las válvulas. Además el turbocompresor es más ligero, de modo que la turbina responde con mayor inmediatez.

Seat Ibiza 1.0 TGI 90 CV.

Casi siempre arranca en gas

Antes de iniciar la marcha también conviene saber que el Arona TGI inicialmente arrancará siempre con gas. Tan sólo comenzará a utilizar primera la gasolina en los casos en los que no tenga gas, si la temperatura del líquido refrigerante es inferior a -10 grados o si justo se acaba de repostar el GNC. Son los únicos casos en los que empezará en GNC, en lugar de gasolina. En el resto de situaciones siempre arranca con GNC.

Eso sí, el conductor no apreciará si ha arrancado con GNC o con gasolina salvo si mira el cuadro de instrumentos, ya que habrá un testigo en verde en el cuadro de instrumentos indicando GNC.

¿Por qué Seat continúa apostando por el GNC?

El motivo del desarrollo de Seat del GNC es porque los fabricantes tienen que reducir drásticamente el nivel de emisiones contaminantes. La principal fecha que todas las marcas barajan es 2020, que tienen que tener una media de 95 gramos de CO2. Y a partir de ahí la reducción es todavía más radical: un 15% menos en 2025 y un 37,5% menos en 2030.

Para cumplir estas cifras, todas las marcas deben contar con modelos electrificados, sin duda. Y Seat también está en esa pelea con el Mii eléctrico que será el primero en llegar y, posteriormente, en 2021 el derivado del prototipo el-born.

Sin embargo, como no todos los usuarios pueden adquirir un eléctrico, muchas marcas se han propuesto ofrecer diferentes alternativas. Y aquí es donde el GNC tiene mucho recorrido, ya que es una tecnología menos costosa y no cuenta con restricciones en las ciudades.

Conclusión

El Ibiza TGI es un coche que nos ha convencido, sobret todo si tenemos que hacer un gran número de kilómetros al año y vivimos en una ciudad con posibles restricciones al tráfico. Hay que reconocer que a igualdad de equipamiento es bastante más caro que un Ibiza de gasolina. Y también hay que tener bien claro que a día de hoy todavía hay pocas gasineras en España -65-. Por último, el maletero, también se ve perjudicado en unos 93 litros de merma.

Pero a cambio tenemos la etiqueta ECO, que es clave para circular por ciudades como Madrid, donde empiezan a surgir las primeras restricciones. Y también es muy importante su coste por kilómetro, ya que con los 4 euros mencionados, esta cifra está por debajo del consumo de motores de gasolina, del diésel e incluso de los híbridos.

Valoración

Diseño: 8,5
Espacio interior y maletero: 7,5
Motor, cambio y prestaciones: 7
Confort y terminación: 8
Equipamiento en seguridad y tecnología: 8
Diversión al volante: 8
Precio: 7

Puntuación final: 7.71

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.