Prueba del Citroën C4 Cactus 2018 1.2 PureTech 110 CV Shine: para viajar entre algodones

Subscribirse
Citroën C4 Cactus 2018 1.2 PureTech 110 CV Shine.
Citroën C4 Cactus 2018.

En los últimos meses Citroën ha tenido una ‘papeleta’ que ha resuelto con ingenio. Por un lado, la firma francesa se enfrentaba al final del C4. Lanzado en 2010 y renovado en 2015, Citroën no podía mantener más tiempo este modelo (por normativas anticontaminantes y seguridad) en su gama.

La marca francesa ya tenía la fecha de finalización del actual Citroën C4 que no era otra que el verano de 2018. Es decir, ahora mismo, ya ha dejado de fabricarse el Citroën C4 y sólo quedan por venderse los modelos que estén en ‘stock’.

Citroën ha situado este C4 Cactus ahora como un compacto, en lugar de un SUV urbano.

Citroën ha situado este C4 Cactus ahora como un compacto, en lugar de un SUV urbano.

Sin embargo, el mayor reto que tenía Citroën era que el reemplazo del C4 todavía no está preparado. De hecho, aún faltan, al menos, un par de años para que llegue un posible Citroën C4 de 2020, que compartirá bastantes elementos –como la plataforma EMP2- con la tercera generación del Peugeot 308.

De ahí que los responsables de la marca tomaran la decisión de reconvertir el Citroën C4 Cactus. Si en su lanzamiento, en 2014, lo enmarcaban dentro de la categoría de los SUV urbanos, ahora estos dirigentes le han quitado algunos elementos más propios de los todocaminos –como los pasos de rueda diferenciados, las barras en el techo o incluso los ingeniosos airbumps- para lanzarlo como un turismo tradicional.

Ahora 'pierde' los airbumps y las barras en el techo son opcionales.

Ahora ‘pierde’ los airbumps y las barras en el techo son opcionales.

De esta manera, Citroën podría salvar los muebles haciendo que este nuevo C4 Cactus de 2018 compitiera en el segmento de los compactos. Pero, ¿les ha funcionado la estrategia? Bueno pues, en lo que a ventas se refiere, todavía es un poco pronto para saberlo. Entre otras cosas porque el C4 todavía se comercializa (el stock que queda) y de ahí que el C4 Cactus no esté completamente solo en el configurador de Citroën.

Habrá que esperar a final de año o incluso a su primer año completo (2019) para ver si las ventas del C4 Cactus son las mismas o incluso pueden subir respecto a ejercicios anteriores, lo que demostraría que Citroën ha acertado con su estrategia.

Estética evolucionada

Una vez junto a él tenemos que reconocer que su estética ha evolucionado favorablemente. Si bien es cierto que el C4 Cactus anterior nos parecía, desde el punto de vista del diseño, un modelo simpático, tenemos que reconocer que ahora encontramos al Citroën C4 Cactus de 2018 como un coche con unas líneas más maduras. En este sentido, desde Citroën señalan que el 90% de los componentes exteriores han sido modificados.

Los faros traseros tienen formas de tres dimensiones.

La versión probada se corresponde con el acabado Shine, que tiene llantas de 17 pulgadas.

Una vez dentro el principal cambio son los asientos. Estas butacas incorporan ahora una nueva espuma de alta densidad que aumenta la comodidad de las mismas. Además, también se han mejorado por medio de un acolchado visible y un mejor confort, con más mullido y sujeción. Estos asientos Citroën los ha denominado ‘Advanced Comfort’.

Cambios es la suspensión

No obstante, el principal cambio que incorpora este nuevo Citroën C4 Cactus es lo que no se ve. Hablamos de un sistema de suspensión mejorado. La marca francesa lo ha bautizado como “Amortiguadores Progresivos Hidráulicos” y según ellos han registrado hasta 20 patentes.

Se trata de una suspensión que en condiciones normales hace que el coche fluya de forma suave pero que, si existe alguna irregularidad en la carretera unos topes evitan que el recorrido en compresión y extensión sea brusco.

En marcha

Una vez ya al volante del C4 Cactus, tenemos que reconocer que ha subido un escalón con la introducción de todas estas novedades. La más llamativa, en este sentido, es la de la suspensión. Ahora este modelo se comporta de forma muy confortable y hace que la carrocería apenas balancee (siempre y cuando no se le fuerce demasiado, claro está).

Sin duda, la mayor evolución pertenece al confort de marcha.

Sin duda, la mayor evolución pertenece al confort de marcha.

Además, la sensación es, cuanto menos, curiosa. Y decimos que es curiosa porque no se nota que estamos ante una suspensión firme. Sin embargo, cuando pasamos por un bache sí apreciamos un buen filtrado del mismo. Todo esto hace que con este C4 Cactus se puedan recorrer centenares de kilómetros con buenas sensaciones.

A esto también ayudan los asientos. Sí es cierto que son más cómodos y que presentan un mejor acolchado. Aunque también es justo señalar que se echa de menos algo más de sujeción en las plazas delanteras.

Por plataforma y dimensiones se sitúa a medio camino entre los utilitarios grandes y compactos pequeños.

Por plataforma y dimensiones se sitúa a medio camino entre los utilitarios grandes y compactos pequeños.

También ha ganado enteros en el apartado de insonorización del habitáculo. Según afirma Citroën ha cambiado el parabrisas, para lograr una mejor acústica; también se ha modificado la luneta trasera, las ventanillas tienen ahora mayor grosor… En definitiva, numerosos cambios para intentar que no se cuelen demasiado en el interior los ruidos aerodinámicos.

En cuanto a la mecánica de la unidad probada se tata del motor de gasolina de tres cilindros PureTech de 110 CV. Un propulsor asociado a un cambio de cinco marchas bien escalonado que, además, nos ha sorprendido por su buen empuje incluso a bajas vueltas.

Los faros traseros tienen formas de tres dimensiones.

Los faros traseros tienen formas de tres dimensiones.

Con este motor, además, este C4 Cactus ha presentado un consumo de 6,8 litros (sin tener excesivo cuidado con el acelerador), una cifra más que razonable que incluso con una conducción muy tranquila se puede bajar a 6 o 6,5 litros.

Aspectos a mejorar

Pues sin duda los tiene. Citroën mantiene algunos de los elementos que en su momento ya fueron criticados. Hablamos por ejemplo de las ventanillas de tipo compás de las plazas traseras, de la ausencia de una tobera de ventilación en la parte delantera derecha y de un habitáculo que es algo justo, al igual que la capacidad de carga. También se echa de menos el cuentarrevoluciones en el cuadro digital y algunos plásticos son mejorables.

Precio y equipamiento

Con este motor y este acabado el precio oficial de este modelo es de 20.100 euros. Sin duda una cifra muy elevada. Eso sí, teniendo en cuenta promociones y otras ofertas, esta cantidad se puede rebajar hasta los aproximadamente 15.600 o 16.000 euros, un dato más coherente.

En el interior se echa de menos una tobera de ventilación en el lado derecho.

En el interior se echa de menos una tobera de ventilación en el lado derecho.

Conclusión

Sin duda ha mejorado. Tiene un diseño más cuidado, es más confortable y viene mejor equipado. Entre los aspectos a mejorar, los ya citados: ventanilla de compás, ausencia de toberas de ventilación y también la calidad de los plásticos.

Prácticamente todos los mandos se congregan en esta pantalla digital.

Prácticamente todos los mandos se congregan en esta pantalla digital.

A ello también se suma el precio, que nosotros seguimos pensando que debería ser más bajo. Entre otras cosas porque, aunque Citroën lo sitúa como un compacto, en realidad, por plataforma y habitabilidad, está un escalón por debajo de los compactos franceses actuales (situándose a medio camino entre un utilitario grande y un compacto pequeño).

Y lo mismo ocurre con el comportamiento, aspecto donde el C4 Cactus se nota que no tiene la pisada de sus rivales galos, con plataformas más evolucionadas.

Valoración

Diseño: 8
Espacio interior y maletero: 6
Motor, cambio y prestaciones: 8
Confort y terminación: 7
Equipamiento en seguridad y tecnología: 7
Diversión al volante: 6
Precio: 7

Puntuación final: 7

Entre los aspectos a mejorar, desde aquí pensamos que el Cactus tendría que tener un precio más ajustado.

Entre los aspectos a mejorar, desde aquí pensamos que el Cactus tendría que tener un precio más ajustado.

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.