Precios de coches nuevos

Probamos el Audi Q3 Sportback, un SUV muy dinámico con 230 CV de potencia

Subscribirse
Así es el Audi Q3 Sportback.
Así es el Audi Q3 Sportback.

Hoy probamos el Audi Q3 Sportback en su versión 45 TFSI Quattro, se trata de un SUV de tamaño medio y estilo coupé que tiene como principal atractivo su aspecto estético. El Q3 Sportback tiene un precio de partida de 39.000 euros, aunque con esta motorización sube hasta los 50.000 euros. Según nuestro ‘partner’ carwow, con la media de los descuentos que se puede obtener con el Audi Q3 Sportback es de casi 4.000 euros: aquí puedes ver configurar el Audi Q3 Sportback con los mejores descuentos.

Nuestra unidad cuenta con el paquete estético ‘black line’ que tiñe muchos elementos de la carrocería en negro, el más evidente es sin duda la parrilla y el logo de Audi, que en este tono oscuro tiene un aspecto bastante intimidante.

Los principales rivales de este Audi Q3 Sportback son el BMW X4 y el Mercedes-Benz GLC Coupé, aunque estos modelos son algo más grandes que nuestro protagonista de hoy. Hasta el momento este segmento de los SUV Coupé estaba reservado a modelos de corte ‘premium’, sin embargo algunas marcas generalistas se animan a entrar, es el ejemplo de Kia con el XCeed.

Dentro de Audi el Q3 Sportback tiene una similitud innegable con el gran Audi Q8, el buque insignia de la marca. Este Q3 Sportback tiene un lenguaje de diseño muy similar por lo que las principales diferencias entre los dos modelos son de tamaño y de precio.

Medidas y diseño

El Audi Q3 Sportback es un modelo que deriva directamente del Audi Q3, el principal cambio que encontramos es la variación de la línea del techo, que tiene una caída muy pronunciada en la parte trasera y genera este efecto coupé tan chocante en un modelo de esta altura.

La longitud del conjunto es de 4,50 metros, 1,84 de ancho y 1,56 m de alto, son medidas muy similares a las del Audi Q3, siendo esta versión Sportback algo más larga y baja por cuestión de uno o dos centímetros.

En comparación con un BMW X4 es unos 25 centímetros más corto, por el contrario es 15 centímetros más largo que un BMW X2. De esta manera el Q3 Sportback se encuentra en una especie de páramo entre segmentos que le permite atraer a múltiples perfiles de comprador.

En términos de diseño cuenta con formas musculosas como unos pasos de rueda marcados y múltiples nervaduras en el capó y el portón del maletero. Las ópticas delanteras y traseras son exactamente iguales a las del Audi Q3.

En nuestra unidad contamos además de con el paquete ‘black line’ con el acabado ‘S Line’, es el más deportivo de la gama y tiene elementos diferenciadores como paragolpes delanteros y traseros propios así como varios distintivos en la carrocería.

Habitáculo y calidad

El interior tiene una disposición idéntica a la del Audi Q3 con dos pantallas que acaparan toda la atención. La instrumentación digital se incorpora de serie en todos los acabados y tiene muchas posibilidades de configuración, la calidad del panel es muy buena.

El sistema de infoentretenimiento puede ser de 8,8 pulgadas y opcionalmente alcanza las 10,1”, en ambos casos la calidad es muy buena y es funcionamiento es intuitivo y satisfactorio. La parte negativa es que para contar con compatibilidad con Android Auto y Apple Carplay debemos pagar un extra de 675 euros, algo decepcionante.

Este acabado S Line cuenta con algunos elementos exclusivos como e volante o los asientos, que a pesar de tener una apariencia más deportiva, son muy cómodos y permiten recorrer largas distancias sin acusar el cansancio.

La principal incógnita es la habitabilidad de las plazas traseras debido a la caída de la línea del techo. Cuando nos sentamos en ellas apreciamos que el espacio para las piernas es muy generoso, el de la cabeza no tanto.

Se pierden 5 centímetros respecto al Audi Q3, lo que hace que las personas que superen el 1,85 m de estatura puedan rozar con el techo. Es el precio a pagar por la apariencia coupé.

Por suerte el maletero se mantiene intacto y ofrece al igual que el Audi Q3 una capacidad de 530 litros, una cifra muy correcta en comparación con otros modelos del segmento. Un BMW X1 por ejemplo ofrece 505 litros y un X2 sólo alcanza los 470 litros.

Comportamiento dinámico

El Audi Q3 Sportback puede incorporar de serie la suspensión deportivoa, que endurece ligeramente los amortiguadores para ofrecer un mejor paso por curva, de igual manera se puede optar por la suspensión convencional por el mismo precio.

Nuestra unidad cuenta una suspensión adaptativa asociada a los modos de conducción, que modifica la respuesta de los amortiguadores en función del modo seleccionado. Como cabe esperar es un coche de este nivel, los resultados son muy buenos en todas las situaciones.

En su configuración más suave el Q3 consigue rodar de manera agradable y ofrece un buen aislamiento acústico, el tacto de la dirección está muy asistido y facilita las maniobras, sobre todo en entornos urbanos.

Cuando seleccionamos el modo ‘dynamic’ el sistema reacciona y endurece la suspensión, lo que afecta ligeramente el confort de rodadura, pero favorece notablemente el comportamiento dinámico.

A pesar de encontrarnos ante un SUV, podemos circular a ritmos muy altos en carreteras reviradas, aunque siempre tendremos presente la mayor elevación del centro de gravedad que implica un coche de esta altura. Quizás el tacto de la dirección está demasiado asistido en este modo dinámico y no termina de transmitir toda la información que debería.

45 TFSI Quattro 230 CV, totalmente recomendable

Nuestra unidad cuenta con la motorización gasolina más potente disponible actualmente, lo cierto es que este propulsor no es el más equilibrado para este modelos, porque probablemente el 35 TFSI de 150 CV resulta más que suficiente en la mayoría de situaciones.

Sin embargo, si nos podemos permitir el sobrecoste de este 45 TFSI, este motor nos lo devolverá con creces en forma de sensaciones de conducción y prestaciones. Esto encaja a la perfección con el carácter atrevido del Audi Q3 Sportback.

Se trata de un motor de cuatro cilindros y dos litros de cubicaje que está sobrealimentado por un turbo. Consigue acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 6,5 segundos, una cifra muy cercana a la que podemos encontrar en un compacto GTI, por ejemplo.

Tiene una sonoridad bastante atractiva, sin ningún tipo de exceso por supuesto, y se asocia muy bien con el cambio automático S tronic de 7 velocidades. En general diremos que es un motor que nos permite circular a ritmos muy altos en carreteras reviradas y tiene una gran suavidad de funcionamiento, porque es igual de agradable a ritmos bajos.

La parte negativa llega con los consumos, puesto que aun a ritmos tranquilos es fácil acercarse a los 8 litros de media cada cien kilómetros, pudiendo bajar a 7 en autopista a velocidades de crucero legales.

También echamos en falta que este motor, al igual que el 35 TFSI, cuente con un sistema eléctrico de 48 V que le permita ser microhíbrido, lo que ayudaría a mejorar los consumos y permitiría obtener la etiqueta ECO de la DGT.

Valoración

Diseño:8
Espacio interior y maletero: 7
Motor, cambio y prestaciones: 9
Confort y terminación: 8.5
Equipamiento en seguridad y tecnología: 8
Diversión al volante: 8.5
Precio: 6

Puntuación final: 7.85

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.