Precios de coches nuevos

Probamos el nuevo Audi Q3, un SUV ‘Premium’ que ha pegado el estirón

Subscribirse
Audi Q3 40 TFSI 190 CV Quattro S tronic.
Audi Q3 40 TFSI 190 CV Quattro S tronic.

Hoy probamos el nuevo Audi Q3, se trata de la segunda generación de este SUV, por lo que nos enfrentamos a un vehículo totalmente nuevo. Sustituye al Q3 de primera generación que estuvo a la venta entre los años 2011 y 2018.

Nuestra unidad cuenta con el motor gasolina 40 TFSI de 190 CV, tracción integral Quattro y cambio automático S tronic de 7 velocidades. El precio base de esta versión es de 47.133 euros, la versión de entrada 35 TFSI es de 35.882 euros.

Por dimensiones el Audi Q3 compite en el segmento de los SUV C, por lo que se enfrenta a rivales como el BMW X1, el Mercedes-Benz GLA, el Volvo XC40 o el Range Rover Evoque. Sin embargo, el Q3 es ligeramente más grande que estos modelos.

Nuestra unidad cuenta con el acabado Black Line, que incorpora múltiples elementos en negro.

Nuestra unidad cuenta con el acabado Black Line, que incorpora múltiples elementos en negro.

Diseño y dimensiones

El Audi Q3 de segunda generación es más grande que su predecesor, en concreto ha ganado 10 centímetros de longitud y casi dos de anchura, por el contrario, es ligeramente más bajo. Así mide 4,49 metros de largo, 1,85 m de ancho y 1,59 m de alto.

Utiliza la plataforma MQB del grupo VAG, la misma que otros modelos como el Audi A3 o el Volkswagen Golf, una arquitectura que ofrece grandes resultados dinámicos en los modelos ya citados.

Este nuevo Q3 es diez centímetros más largo que su predecesor.

Este nuevo Q3 es diez centímetros más largo que su predecesor.

Su imagen exterior adquiere el nuevo lenguaje de diseño de la marca, vemos así una zaga con detalles que nos recuerdan al Audi Q8, sobre todo por los grupos ópticos LED. En general es un coche más musculoso con unos paragolpes y unos pasos de rueda muy abultados.

La parrilla es ahora bastante más grande, la imagen es más imponente.

La parrilla es ahora bastante más grande, la imagen es  imponente.

Nuestra unidad contaba con el color ‘Naranja pulso’ que tiene un sobrecoste de 420€. Este color contrasta con los detalles negros de la parrilla y los marcos de las puertas del acabado Black Line Edition.

Respecto al anterior Q3 las líneas son más afiladas y nos encontramos con un coche más bajo y ancho, por lo que la sensación general es de una mayor presencia y aplomo. La parrilla es más ancha y los faros frontales son LED de serie.

Un interior más amplio

Si bien los cambios en el exterior son notables, el interior de este nuevo Q3 es mucho más amplio que el de la anterior generación, lo que le da al coche una mayor practicidad y la posibilidad de aspirar a ser un coche para familias también.

De esta manera nos encontramos con un espacio interior que ahora se acerca mucho más a la capacidad de su hermano mayor el Q5. Las plazas traseras se pueden desplazar longitudinalmente de manera independiente, lo que aporta un mayor grado de practicidad.

El maletero gana más de 100 litros, es el mayor beneficiado respecto a la anterior generación.

El maletero gana más de 100 litros, es el mayor beneficiado respecto a la anterior generación.

También el maletero ha subido varios niveles y ahora alcanza los 530 litros de capacidad, un incremento de 130 litros que se debe sin duda al ‘estirón’ de también ha recibido la carrocería. Si colocamos los asientos traseros en su posición más adelantada el volumen sube hasta los 675 litros, con todos abatidos llega a los 1.525 l.

Diseño interior

Siguiendo la línea de los últimos lanzamientos de la marca, el nuevo Audi Q3 estrena una consola totalmente rediseñada, con la pantalla de infoentretenimiento incluida en el salpicadero.

Se trata de un panel táctil que puede ser de 8,8” o 10,1” de manera opcional. Se pierde la posibilidad de manejar el sistema a través de un mando físico, por lo que todas las operaciones se realizan de manera táctil, con las huellas que ello implica.

Las calidades siguen siendo muy buenas, el diseño se pone en línea con los nuevos modelos de la marca.

Las calidades siguen siendo muy buenas, el diseño se pone en línea con los nuevos modelos de la marca.

Por suerte el funcionamiento de los sistemas es simple e intuitivo, y no requiere desviar excesivamente la atención de la carretera. Es compatible con Android Auto y Apple Car Play, el nivel de definición es bueno y no se aprecian reflejos.

La instrumentación es digital de serie y el resultado es realmente convincente. Es fácilmente configurable y permite mostrar múltiples informaciones con varios diseños, por lo que aporta un toque extra de personalización.

El Virtual Cockpit de Audi es una de las mejores instrumentaciones digitales del mercado.

El Virtual Cockpit de Audi es una de las mejores instrumentaciones digitales del mercado.

La calidad de los acabados es similar a la de la anterior generación del Audi Q3, es decir, muy buena. Todos los ajustes son precisos, hay materiales de primera calidad y no encontramos plásticos desagradables al tacto.

Comportamiento dinámico

Las marcas ‘premium’ buscan diferenciarse, un diseño más cuidado, mejores calidades o más tecnología suelen ser los argumentos más recurrentes. El comportamiento a día de hoy pasa quizás a un segundo plano, puesto que en general cualquier automóvil moderno ofrece resultados muy convicentes.

Sin embargo, si prestamos atención a las reacciones del vehículo empezaremos a comprobar cómo sí que existen diferencias notables entre un buen coche y un muy buen coche.

Es el caso de este Audi Q3. La calidad de rodadura que ofrece es excelente y el aislamiento acústico es muy satisfactorio, por lo que siempre tenemos la sensación de circular en una burbuja de tranquilidad y cierto lujo.

La suspensión deportiva aporta un extra de dinamismo, pero penaliza ligeramente el confort.

La suspensión deportiva aporta un extra de dinamismo, pero penaliza ligeramente el confort.

Puesto que nuestra unidad incorpora el paquete deportivo S line, la suspensión tiene un tarado específico y algo más firme. Aun así el filtrado de irregularidades sigue siendo muy bueno, el problema puede aparecer al superar badenes o bandas de velocidad, donde las reacciones pueden ser algo más bruscas.

El lado positivo es que el comportamiento dinámico gana varios enteros, no vemos ningún tipo de balanceo en la carrocería cuando aumentamos el ritmo en carreteras reviradas. El equilibrio logrado entre deportividad y comodidad es muy bueno, pero la suspensión adaptativa opcional es interesante para quien busque un confort todavía más elevado.

Los asientos delanteros recogen bien en los apoyos laterales.

Los asientos delanteros recogen bien en los apoyos laterales.

La dirección es en general poco descriptiva, puesto que apuesta claramente por la comodidad. En el modo ‘confort’ el peso de la dirección es para nuestro gusto demasiado ligero, sin embargo, si cambiamos a la opción ‘dynamic’ la sensación es mucho más satisfactoria.

A nivel de ayudas a la conducción la oferta es muy completa, pero por todo se paga. De esta manera, si queremos optar por un sistema de control de crucero adaptativo con centrado de carril tendremos que desembolsar 845 euros.

40 TFSI 190 CV Quattro S tronic

Este propulsor es perfecto para este Audi Q3, ofrece una agilidad más que suficiente para mover el coche, las aceleraciones tienen una consistencia suficiente y es fácil alcanzar y mantener velocidades de crucero elevadas.

Su sonoridad y suavidad son difíciles de mejorar, es un motor con un comportamiento muy fluido, además suena muy bien cuando optamos por apurar las marchas. El conjunto que forma con el cambio S tronic es muy eficaz y sobretodo suave.

Las ópticas traseras LED son opcionales, al igual que los intermitentes dinámicos.

Las ópticas traseras LED son opcionales, al igual que los intermitentes dinámicos.

Los consumos son el punto débil de este propulsor puesto que lo normal será moverse en cifras más cercanas a los 8 litros que a los 7 cada cien kilómetros recorridos. Cuenta con una función de navegación a vela, que coloca el cambio automático en punto muerto cuando se puede aprovechar la inercia del vehículo.

Se echan en falta versiones microhíbridas, que además de obtener la etiqueta ECO, permitan reducir ligeramente el consumo apagando el motor en ocasiones puntuales. De momento, tampoco hay disponible ninguna versión híbrida.

Conclusión

El nuevo Audi Q3 es ahora un coche mucho más maduro. Se debe principalmente al incremento de longitud que ha recibido, pero su diseño también contribuye a una imagen general más asentada y atractiva.

El espacio interior es muy correcto, al igual que la capacidad de carga del maletero. Como es normal, los acabados están un escalón por encima y a nivel tecnológico encontramos una oferta muy amplia.

El Q3 gana varios enteros, es más amplio y práctico y tiene un diseño más atractivo. Debería incluir más equipamiento de serie y ofrecer versiones con etiqueta ECO.

El Q3 gana varios enteros, es más amplio y práctico y tiene un diseño más atractivo. Debería incluir más equipamiento de serie y ofrecer versiones con etiqueta ECO.

Su precio es algo elevado, o cual es comprensible. Lo que más nos cuesta aceptar es la cantidad de equipamiento que se ofrece de manera opcional y no se incluye de serie, además el precio de estos extras es también muy elevado, lo que complica todavía más la situación. Echamos en falta versiones microhíbridas e híbridas.  

Valoración

Diseño: 8.5
Espacio interior y maletero: 8.5
Motor, cambio y prestaciones: 9
Confort y terminación: 8.5
Equipamiento en seguridad y tecnología: 9
Diversión al volante: 9
Precio: 6

Puntuación final: 8,14

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.