Precios de coches nuevos

Prueba del Audi A6 2018 50 TDI 286 CV: ¡como un ministro!

Subscribirse
Así es el Audi A6 2018.
Así es el Audi A6 2018.

Hoy nos ponemos a los mandos del nuevo Audi A6 2018, la unidad que nos han cedido cuenta con el potente V6 50 TDI. Seis cilindros en V, diésel, 286 CV y tracción integral, todo lo necesario para un coche que bien podría ser el de un ministro, o incluso el de un presidente.

Porque es innegable que este coche derrocha cordialidad por todos lados, deberíamos haber intentado entrar en la Moncloa, qué malo es no tener tiempo…

Si usted no se dedica a la política puede estar tranquilo, este A6 también es un coche ideal para los viajes en familia. Las plazas traseras son muy amplias y el maletero ofrece 530 litros, además cuenta con muchas ayudas a la conducción.

Por último, recibe la etiqueta ECO de la DGT, lo que puede ser un comodín muy interesante en el tráfico urbano de los próximos años. En las siguientes líneas intentamos desvelar cómo es este Audi A6 50 TDI Quattro Tiptronic. La unidad probada tiene un precio aproximado de 70.000€.

Dentro del A6 nos sentimos intocables, aislados del exterior. No importa la carretera, sabemos que llegaremos al destino sin habernos arrugado el traje...

Dentro del A6 nos sentimos intocables, aislados del exterior. No importa la carretera, sabemos que llegaremos al destino sin habernos arrugado el traje…

Las marcas alemanas siempre se han caracterizado por la comodidad de sus coches, por su capacidad de ofrecer una calidad de rodadura superior a la de cualquier otro modelo.

Ahora con un mercado cada vez más competido, el confort por sí solo no basta, así que los asistentes a la conducción y los elementos tecnológicos son factores que pueden marcar la diferencia.

Precisamente por eso sorprende el Audi A6. Es tan cómodo como se espera, pero a la vez incorpora una carga tecnológica que se ve reflejada en dos grandes pantallas que sustituyen a casi todos los mandos físicos del interior.

Además de por tecnológico sorprende por ágil. No sólo por la potencia del motor, que es considerable, sino también por el buen hacer del conjunto de dirección y suspensión. Las ruedas traseras son directrices y la suspensión neumática, lo que contribuye a la buena estabilidad de un coche que pesa casi dos toneladas. Ambos elementos, eso sí, son opcionales.

Los principales rivales de este Audi A6 son varios. Entre ellos destacan el Mercedes-Benz Clase E, el BMW Serie 5, el Volvo S 90 o el Jaguar XF. El A6 tiene un precio de partida de aproximadamente 50.000€, tiene así un precio intermedio entre todos sus rivales.

Tan cómodo, como dinámico

Nada más montar en el A6 nos damos cuenta de que su prioridad es hacer que nos sintamos cómodos en todo momento. Tanto en las plazas traseras como en las delanteras hay muchísimo espacio en todas las direcciones, sobre todo para la cabeza.

Todos los materiales tienen un tacto muy agradable, la calidad de los acabados no decepciona, todo se muestra bien ajustado, no hay crujidos ni vibraciones.

Los asientos son calefactables, ventilados, con masaje... y por supuesto con regulación eléctrica.

Los asientos son calefactables, ventilados, con masaje… y por supuesto con regulación eléctrica.

Cuando arranca el V6 la calma no se rompe. Apenas un ligero temblor y después todo sigue igual, seguimos en nuestra burbuja de tranquilidad. Lo mismo pasa al iniciar la marcha, todo sigue igual, no hay tirones, todo es suavidad.

Lo que descoloca ligeramente es el sonido a bajas revoluciones, será porque las paredes del garaje hacen eco, pero la rumorosidad es algo elevada. Esto sucede curiosamente cuando vamos a punta de gas, si aceleramos con más decisión el sonido se vuelve más refinado y profundo, parece coincidir con la entrada del segundo turbo.

En ciudad el A6 es un coche realmente cómodo, aunque un poco grande para callejear. También tendremos algún que otro problema al aparcar, tanto por largo (4,94 m) como por ancho (1,89 m). Sin embargo, luego lo compensa sobradamente cuando absorbe sin problema cualquier bache o badén.

Pero donde realmente se hace fuerte este A6 es al salir a carretera. Contamos con varios modos de conducción que varían la firmeza de la suspensión y la dirección para adaptarse a las necesidades del trayecto.

En cualquiera de estos modos la comodidad es pasmosa, también la precisión y la estabilidad que experimentamos en viajes largos. Podemos circular a velocidades de crucero muy elevadas manteniendo intacta la burbuja de tranquilidad de la que hablábamos antes.

La parrilla frontal es ahora mucho más grande que en otras generaciones. La verdad es que impone por el retrovisor.

La parrilla frontal es ahora mucho más grande que en otras generaciones. La verdad es que impone por el retrovisor.

A bordo de este modelo nos damos cuenta que realmente está diseñado para circular a ritmos muy elevados, demasiado altos para los límites de velocidad de nuestras carreteras, pero quizás normales en las ‘autobahn’ alemanas.

La capacidad de circular a alta velocidad se debe, además del buen trabajo del chásis y la suspensión, al buen hacer del V6 diésel y la caja de cambios automática de convertidor de par de ocho velocidades. La aceleración puede ser suave o consistente, ahí decide el conductor, pero en ambos casos el empuje es continuo sin apenas salto entre marchas.

Las cifras son muy buenas, con un o a 100 km/h en 5 segundos y medio, lo que no está nada mal para un coche de dos toneladas, las recuperaciones también son muy satisfactorias, adelantar no supone ningún problema.

A 120 km/h el aislamiento acústico es muy bueno, no percibimos ruido aerodinámico, tampoco del motor. En autopista podemos obtener medias cercanas a lo 7 litros cada 100 kilómetros, vuelvo a insistir en que nos encontramos ante un coche de casi 300 CV que pesa 1.900 Kg.

Esta economía de consumo se debe en parte a la microhibridación de 48 V de la que hablaremos más adelante. En ciudad la cosa se mantiene parecida, es difícil sobre pasar los 10 l/100km.  A lo largo de mi prueba he conseguido un consumo combinado de 8,7 l/100km, han sido 500 kilómetros, 300 de ellos en ciudad, el consumo del A6 50 TDI es, cuanto menos, muy satisfactorio.

Dos ejes directrices

Nuestra unidad contaba con dirección en el eje trasero, es un elemento opcional que cuesta 2.300€, pero que ayuda notablemente a la maniobrabilidad en ciudad. Nada más girar el volante nos damos cuenta de que este coche no parece medir casi 5 metros.

Es largo como el sólo, pero a cambio tenemos espacio a raudales. Con las lunas tintadas miran esperando que salga alguien importante, cuantas decepciones me ha tocado dar...

Es largo como el sólo, pero a cambio tenemos espacio a raudales. Con las lunas tintadas la gente mira esperando que salga alguien importante, cuantas decepciones me ha tocado dar…

Esto se debe a que las ruedas traseras se orientan al contrario que  las delanteras, eso sí, de una manera muy sutil. De esta manera el coche parece girar sobre su propio eje y las maniobras se pueden realizar en un espacio bastante más reducido. Esto pasa hasta 60 km/h, después las ruedas traseras se orientan a favor de las delanteras, así el A6 gana estabilidad.

Micro-hibridación y pegatina ECO

Cuando nos fijamos en el parabrisas del A6 nos sorprendemos al ver la etiqueta ECO. Estamos hablando de un motor de 6 cilindros y 286 CV, que encima es diésel. Seguro que más de un ecologista puede llegar a pasarlo realmente mal al ver esta combinación, a priori, tan contradictoria.

Sin embargo, lo que no vemos desde fuera es el sistema eléctrico de 48 voltios que incorpora este coche. De esta manera y gracias a un pequeño motor eléctrico, el A6 es capaz de desconectar por completo el motor cuando está rodando por inercia a altas velocidades, lo que reduce significativamente el consumo.

A pesar de su potencia consigue la etiqueta ECO, un aplauso para los ingenieros de Audi. Por cierto, las salidas de los escapes son falsas.

A pesar de su potencia consigue la etiqueta ECO, un aplauso para los ingenieros de Audi. Por cierto, las salidas de los escapes son falsas.

El sistema también actúa en ciudad, ya que además de actuar como motor de arranque permite que el motor se apague cuando bajamos de 20 km/h antes de que el vehículo se detenga por completo.

De esta manera todas las motorizaciones de seis cilindros del Audi A6 obtienen la calificación ECO, ya que teóricamente el coche es capaz de desplazarse sin utilizar el motor de combustión, aunque sea por periodos muy cortos de tiempo.

Todo pantallas

La configuración de dos pantallas se estrenó en el Audi A8, el buque insignia de la marca de los 4 aros. Ahora el Audi A6 también se beneficia de esta configuración que consigue impresionar a todo aquel que se monta en el coche.

La pantalla superior de 10.5″ ofrece la navegación, la música, los ajustes del coche, etc.. Mientras que la de abajo sirve para manejar el sistema de climatización y la calefacción y ventilación de los asientos. Ambas ofrecen una respuesta táctil al accionarlas, de esta manera sabemos si hemos acertado o no al ordenar un comando.

Las dos pantallas impresionan, son bastante intuitivas y tienen un nivel gráfico sorprendente.

Las pantallas impresionan, son bastante intuitivas y tienen un nivel gráfico sorprendente.

De esta manera quedan muy pocos mandos físicos, por no decir que el único que persiste es la rueda de volumen del sistema de sonido. Me parece una decisión muy adecuada por parte de Audi, es de los pocos elementos que se pueden utilizar sin desviar la vista de la carretera.

Tenemos una tercera pantalla, la del tablero de instrumentos. Es un panel que se puede configurar de múltiples maneras, aunque los relojes de velocidad y revoluciones siempre se mantienen presentes. De esta manera podemos visualizar las indicaciones del navegador o los datos del ordenador de abordo sin apenas desviar la mirada de la carretera. Una de las funciones más interesantes es poder visualizar la cámara nocturna, que es opcional, en la instrumentación.

Conclusión

Este Audi A6 deja pasmado a quien lo conduce y relajado al que viaja en él. En este coche se concentran años de experiencia en la creación de berlinas de lujo, lo que se traduce en una calidad de rodadura prácticamente inmejorable. A esto se suma un ambiente interior muy cuidado, que hace que los kilómetros pasen sin que uno se de cuenta.

A estas cualidades ya tradicionales en la marca se suma la inmensa carga tecnológica, que hereda directamente de su hermano mayor el A8. De esta manera nos encontramos ante un interior casi futurista que apuesta por la digitalización y la tecnología.

Es un coche para disfrutar en largos viajes, que ofrece unos consumos muy razonables y unas prestaciones que hacen olvidar el tamaño del coche. A todo esto hay que sumar la etiqueta ECO de la DGT, que permite no verse afectado por las restricciones medioambientales.

Así que ya sea usted político, empresario o simplemente un enamorado de los coches, debe saber que con este A6 no se equivocará, sólo debe estar preparado para desembolsar más de 50.000€. Con ello obtendrá un coche en el que lo que importa no es el destino, si no el trayecto.

Cuando uno está dentro no quiere bajar, ¡despertadme cuando toque porbar el A8!

Cuando uno está dentro no quiere bajar, ¡despertadme cuando toque probar el A8!

Valoración

Diseño: 8.8
Espacio interior y maletero: 9.5
Motor, cambio y prestaciones: 9.2
Confort y terminación: 9.2
Equipamiento en seguridad y tecnología: 9.3
Diversión al volante: 8.5
Precio: 8

Puntuación final: 8.92

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.