Precios de coches nuevos

Probamos el Audi A4 40 TDI 190 CV, una berlina sobresaliente y equilibrada

Subscribirse
Así es el Audi A4 de 2020.
Así es el Audi A4 de 2020.

Hoy probamos el Audi A4, probablemente el modelo más conocido de la marca alemana, una berlina que trata de mantener su relevancia en un panorama actual con una clara predominancia de modelos SUV.

En concreto contamos con el Audi A4 40 TDI Quattro S tronic, que cuenta con un motor diésel de 190 CV, tracción total y un cambio automático de doble embrague y siete velocidades. Este modelo tiene un precio de partida justo por debajo de los 50.000 euros. La versión más básica arranca desde los 40.500 euros.

Este Audi A4 es la quinta generación del modelo, y aunque lleva a la venta desde el año 2015 acaba de recibir una profunda actualización, sobre todo a nivel interior, el principal cambio es la incorporación del nuevo sistema de infoentretenimiento de la marca.

Los principales rivales del Audi A4 son el Mercedes-Benz Clase C y el BMW Serie 3, esta rivalidad histórica entre berlinas alemanas viene de muy lejos, ya que estos modelos tienen características muy similares y son vehículos ‘premium’.

Podemos ampliar la lista si incluimos otros vehículos de características similares, como el Volvo S60, el Jaguar XE o el Lexus GS. El listado puede crecer todavía más si aceptamos modelos generalistas, como el Ford Mondeo, el Volkswagen Passat, el Kia Óptima o el Skoda Octavia entre muchos otros.

Diseño y dimensiones

El Audi A4 mide 4,7 metros de largo, 1,8 metros de ancho y 1,4 metros de alto. Son medidas muy similares a las de sus principales rivales, sólo el Volvo S60 se desmarca ligeramente al incrementar su longitud en seis centímetros.

La carrocería es de tres volúmenes.

La carrocería es de tres volúmenes.

Sus líneas siguen siendo muy similares a las del modelo pre-actualización, el principal cambio se encuentra en la parte frontal, ya que se ha introducido la nueva parrilla “single-frame” y la firma lumínica tanto de las ópticas delanteras como de las traseras.

El A4 mantiene así un diseño más bien sobrio, con líneas elegantes y una línea de hombros muy marcada. Nuestra unidad cuenta con el paquete estético S-Line, por lo que cuenta con unos paragolpes específicos y con cierto carácter deportivo.

Las ópticas son de tipo full-LED.

Las ópticas son de tipo full-LED.

Como toda buena berlina tiene la clásica prolongación de la línea del teco sobre el maletero, lo que conforma una carrocería tradicional de 3 volúmenes o cuatro puertas. La variante familiar ‘Avant’ estira la línea del techo para ganar espacio de carga y obtener una carrocería ranchera.

Interior y habitabilidad

Como buen modelo ‘premium’ el Audi A4 cuenta con un acabado general muy logrado, gracias al empleo de materiales de buena calidad con ajustes precisos. Esta unidad con paquete ‘S Line’ también aporta cambios al interior como asientos deportivos y molduras de aluminio pulido.

Tanto las plazas delanteras como las traseras ofrecen espacio suficiente para albergar a cuatro adultos de buena estatura, la central trasera se ve afectada por un túnel de transmisión elevado debido a la tracción integral.

La principal novedad del interior es el sistema de infoentretenimiento.

La principal novedad del interior es el sistema de infoentretenimiento.

El acceso al interior es algo más complejo que en un modelo SUV, no porque el vano de las puertas sea insuficiente, sino porque la altura de la carrocería es inferior, lo que nos obliga a flexionar más las piernas al entrar o salir. También complica la colocación de sillas infantiles, es un pequeño peaje a pagar por una dinámica más asentada.

El espacio para la cabeza es muy correcto en las plazas traseras también, es debido a que mantiene una línea de techo ligeramente alta, no como otros modelos recientes que al intentar adoptar un estilo coupé restan habitabilidad a las plazas traseras, un ejemplo es el Audi A5 Sportback.

Las ópticas traseras también se han rediseñado.

Las ópticas traseras también se han rediseñado.

El maletero tiene una capacidad muy correcta con 480 litros iguala al BMW Serie 3 y supera al Mercedes-Benz Clase C, que tiene 455 litros. Este volumen permite cargar con el equipaje de cuatro pasajeros sin problema, lo que convierte a este A4 en un auténtico viajero familiar. La apertura de esta puerta es automática, pero el cierre debe hacerse de manera manual.

Los asientos traseros se pueden reclinar de manera independiente, por lo que si transportamos esquís podemos abatir únicamente la plaza central, dejando operativas las dos laterales. El Audi A4 es en general un modelo muy práctico en la mayoría de ocasiones, aunque la versión Avant aporta todavía un extra de capacidad.

Comportamiento dinámico

Una de las principales facetas positivas de una berlina frente a un SUV es su comportamiento dinámico, al contar con un centro de gravedad más bajo y un peso algo inferior, lo que afecta de manera muy positiva a la conducción. Y es que, aunque la mayoría de SUV actuales tienen un nivel de rodadura muy avanzado, no pueden hacer frente a una buena berlina.

La parrilla single frame se está convirtiendo en un rasgo común a todos los modelos de la marca alemana.

La parrilla single frame se está convirtiendo en un rasgo común a todos los modelos de la marca alemana.

Es el caso del Audi A4, que se muestra muy capaz tanto en autopista como en carretera de montaña. Si bien su comportamiento no es deportivo, tiene un alto nivel de precisión y efectividad ante ritmos de conducción elevados. La dirección es muy correcta y aporta un gran nivel de confianza en el vehículo.

De manera opcional se puede contar con un sistema de suspensión de dureza variable a través de amortiguadores pillotados, esto aporta un extra de versatilidad, ya que podemos tener un coche realmente confortable en asfaltos rotos y firme en circunstancias más exigentes.

Las salidas de escape son reales, no se tratan de embellecedores.

Las salidas de escape son reales, no se tratan de embellecedores.

El aislamiento interior también es muy elevado, lo que permite viajar con comodidad al no encotrar excesivo ruido aerodinámico o de rodadura. El sistema de tracción total es útil en condiciones climáticas adversas, por ejemplo, en climas fríos con nieve frecuente.

40 TDI Quattro S Tronic

Nuestra unidad cuenta con la configuración 40 TDI de 190 CV, creemos que la versión inferior de 163 CV es suficiente para circular a buen ritmo, pero desde luego el extra de potencia es recomendable si podemos permitírnoslo.

Este propulsor tiene un sonido característico a diésel, sobre todo cuando arrancamos en frío, sin embargo, el aislamiento del motor es lo suficientemente bueno para no considerar que el funcionamiento sea rumoroso.

La suspensión de dureza variable es un extra interesante pero no imprescindible.

La suspensión de dureza variable es un extra interesante pero no imprescindible.

La entrega de par es contundente desde las 1.800 revoluciones por minuto, de esta manera podemos realizar aceleraciones fuertes sin necesidad de bajar de marcha en la mayoría de las situaciones.

El consumo es muy contenido y podemos considerarlo bajo para un modelo de esta potencia y tamaño. En circunstancias de conducción normales podemos obtener medias de seis litros e incluso quedarnos por debajo, un propulsor gasolina de similares características podría sumar fácilmente dos litros más cada cien kilómetros.

Valoración

Diseño:8
Espacio interior y maletero: 8.5
Motor, cambio y prestaciones: 8.5
Confort y terminación: 8
Equipamiento en seguridad y tecnología: 8
Diversión al volante: 8
Precio: 7

Puntuación final: 8

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.