La protección de datos salta ahora al coche: ¿Cuánta información se genera? ¿Quién es el propietario? ¿Qué ocurrirá con los autónomos?

Subscribirse
Según los expertos, un coche autónomo puede generar los mismos datos que 3.000 personas juntas.
Según los expertos, un coche autónomo puede generar los mismos datos que 3.000 personas juntas.

¿Sabías que un coche autónomo genera tantos datos como 3.000 personas juntas? Pues sí, esto es lo que señalan los expertos. De ahí que la próxima generación de vehículos sea muy interesante para las marcas y para las grandes compañías. Aquí analizamos en qué nos puede afectar.

¿De quién son los datos?

Hace unos días todos nos volvimos locos con la llegada de la ley de protección de datos, una nueva normativa que intenta impedir que gigantes como Facebook o Google se aprovechen de la información que generamos los usuarios al navegar por internet.
Pues bien, tras este conflicto que acaba de ser regulado, próximamente aparecerá otro similar, aunque con el automóvil. Sobre todo cuando llegue la próxima generación de vehículos, conectados o autónomos.

Y es que este tipo de vehículos generarán muchos datos, muchísimos. Datos que generará el vehículo pero que, a su vez, son también generados por los usuarios, por su forma de conducir o los lugares que visitan, por ejemplo.

De ahí que ahora surja un nuevo conflicto en este sentido y muchas preguntas a las que dar respuesta… ¿De quién son los datos? ¿Cuántos datos se generan? ¿Pueden comercializar esos datos?

En este sentido, para dar respuesta a la pregunta de cuántos datos genera un coche autónomo, el vicedecano de la Facultad Deusto-Ingeniería, Alexander Rayón, ha señalado que un coche autónomo genera aproximadamente tantos datos como 3.000 personas juntas.

Esta afirmación de Rayón la ha realizado en el Ciclo de Encuentros Ageingnomics organizado por Deusto Business School y Mapfre en Madrid.

Millones de datos

Esto significa, por tanto, que estaríamos hablando de miles de millones de datos que se podrían almacenar en un futuro y, por tanto, también se les podría sacar partido. Y aquí es donde vuelve a surgir la polémica, ya que una vez que sabemos que generamos millones de datos… ¿de quién son propiedad esos datos?

En este sentido este experto señala que “la industria de la automoción no debería usar esos datos si no es para su beneficio propio, entre otras cosas porque los usuarios son los que generando esos datos”. Este especialista afirma que estamos ante una revolución industrial y digital.

Otro experto que también ofrece sus dudas sobre este tema es Mario Armero, vicepresidente de Anfac, la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones. En este sentido Armero ha señalado que no está claro quién es el propietario de la información que se produce en un coche conectado y cómo se tiene que gestionar esa información.

Además, Amero ha señalado que uno de los principales problemas a los que se expondrá en un futuro el usuario con el coche conectado es el de la ciberseguridad. En este sentido Armero ha señalado que es verdad que la tecnología nos facilita la vida, pero también “nos vuelve más vulnerables”, ha señalado.

Hasta aquí la preocupación por el usuario, pero también tenemos –en el otro lado- el interés que tienen las marcas por esa generación de datos.

Datos muy útiles

En este sentido, hay que tener en cuenta que los datos pueden ser muy útiles para los fabricantes ya que pueden conocer cuál es el estado del vehículo y saber de las necesidades del mismo. Por ejemplo, si un coche está próximo a una revisión y detecta que los discos de freno están gastados puede generar una alerta al servicio técnico de la marca para que directamente nos pida una cita en el taller.

Esto, por tanto, es muy valioso ya que, de esta manera, los fabricantes tienen información de primera mano sobre el uso y el mantenimiento del coche y se adelanta a la competencia, reduciendo drásticamente la visita a talleres que no sean los oficiales.

Y todavía más allá, porque las marcas podrían incluso compartir esa información, en el caso de que sean marcas de un mismo grupo de automoción, lo que implicaría, por ejemplo que Nissan conociera el estado de un propietario de un Renault Mégane, puesto que al final estamos hablando de la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi.

En este sentido, otro de los ponentes en las charlas, Ernesto Salas, director de Relaciones Institucionales de Renault, ha señalado que el 100% de los vehículos estará conectado en 2022 y compartirá una nube ‘online’ entre todas las marcas de la alianza RenaultNissanMitsubishi.

Sin duda, el futuro está por escribir. Y muchos serán los cambios que lleguen a partir de ahora. Y el discernir de quién son los datos que genera el automóvil será una de las cuestiones de las que habrá que estar muy pendientes.

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.