Precios de coches nuevos

Probamos el nuevo Toyota CH-R de 2020: recibe cambios estéticos y un nuevo motor híbrido de 184 CV

Subscribirse
Así es el nuevo Toyota CH-R de 2020.
Así es el nuevo Toyota CH-R de 2020.

Esta es la primera prueba de la nueva actualización del Toyota CH-R. Este SUV híbrido se actualiza con pequeños cambios estéticos y recibe una motorización más potente de 184 CV. Este nuevo esquema mecánico permite una conducción más dinámica y acorde con el carácter estético de este modelo, y sigue obteniendo buenos consumos así como la etiqueta ECO de la DGT.

La gama al completo estará disponible en enero de 2020, Toyota se ha fijado como objetivo alcanzar las 16.500 unidades vendidas a lo largo del próximo año en nuestro país, prevé que el 40% de estos CH-R se encarguen con la nueva motorización 180 H que hoy probamos.

De momento se desconoce el precio de partida, pero sí hay disponible una opción de renting con una mensualidad de 270 euros más una entrada inicial de 5.700 euros. El nuevo Toyota CH-R todavía no tiene precio de partida oficial, aunque desde Toyota nos adelantan que será similar al del modelo saliente.

Cambios estéticos

La imagen exterior del Toyota CH-R es una de sus principales fortalezas, de hecho, y según Toyota, es el principal motivo de compra de la mayoría de sus clientes, declaran una tasa de conquista del 60%, por lo que seis de cada diez compradores del CH-R antes no eran clientes de la marca.

Las ópticas cambian de firma e integran el intermitente en las luces diurnas LED. Las luces antiniebla se reubican,

Las ópticas cambian de firma e integran el intermitente en las luces diurnas LED. Las luces antiniebla se reubican,

Se trata por tanto de un diseño bastante atrevido y original, que sin embargo tenía varios puntos que no acababan de convencer a la prensa especializada. Las ópticas acaparaban la mayoría de las críticas puesto que no acababan de integrarse correctamente en el resto del conjunto estético.

Por tanto las firmas lumínicas han sido el objetivo de la mayoría de cambios estéticos que ha recibido el Toyota CH-R. En el frontal nos encontramos con un rediseño del conjunto LED principal, que ahora tiene un diseño más reconocible. Los faros antiniebla también se reubican en la parte superior del frontal y aparece una lámina pintada en el color de la carrocería por debajo de la entrada de aire inferior.

El embellecedor negro horizontal integra mejor las nuevas ópticas.

El embellecedor negro horizontal integra mejor las nuevas ópticas.

En la parte trasera ocurre lo mismo, la firma lumínica se rediseña totalmente, tiene tecnología LED y ahora adquiere intermitentes dinámicos. Para dar una mayor cohesión aparece un embellecedor de plástico negro horizontal que conecta ambos grupos ópticos. La motorización 180H también cuenta con embellecedores que simulan una doble salida de escape.

Para remarcar el renovado carácter del CH-R se incorporan tres nuevos colores de carrocería que amplían la gama ya existente. También hay nuevos diseños de llantas.

Nuevo motor 180H

El apartado mecánico es sin duda el que mejor parado sale de esta renovación del Toyota CH-R ya que la oferta se amplía notablemente con la llegada del nuevo propulsor híbrido 180 H de 184 CV de potencia.

Al igual que la opción de menor potencia, denominada 120 H, el conjunto mecánico está compuesto por un motor de gasolina y otro eléctrico alimentado por una batería, ambos mueven las ruedas delanteras.

El motor 180H es la gran novedad, es un sistema híbrido de 184 CV.

El motor 180H es la gran novedad, es un sistema híbrido de 184 CV.

Este nuevo motor es un 2.0 litros por los 1.8 l del 120H. Produce una potencia de 152 CV y una muy buena cifra de par, 192 Nm. En combinación con el motor eléctrico logra una potencia máxima total de 184 CV, por lo que ahora sí podemos hablar de un coche notablemente rápido.

La buena combinación de par y potencia que logra el motor térmico se debe a un esquema de carrera larga, lo que beneficia principalmente al torque. Para que la cifra de potencia no se resienta los ingenieros de Toyota han trabajado especialmente en la admisión, que mediante un sistema de inyección directa e indirecta logra una combustión rápida y controlada dentro del cilindro.

Esta nueva motorización supone un gran paso adelante para el CH-R en lo que a dinámica se refiere.

Esta nueva motorización supone un gran paso adelante para el CH-R en lo que a dinámica se refiere.

En términos de comportamiento, que es lo realmente importante, tenemos una mejor sensación de empuje. Donde más se aprecian las diferencias entre propulsores es en vías rápidas, ya que en entornos urbanos ambos motores se muestran sobradamente ágiles e igualmente eficientes.

El cambio de variador continuo también mejora en este propulsor 180H, y es que ahora no es tan frecuente ver cómo el motor se revoluciona cuando demandamos una aceleración fuerte. Es cierto que si pisamos a fondo podemos oír el motor claramente, pero esto ahora sólo es necesario en momentos puntuales y breves, ya que las reacciones del motor son más contundentes en cualquier situación.

La suspensión tiene un tarado firme, mientras que la dirección recibe modificaciones para conseguir un tacto más directo.

La suspensión tiene un tarado firme, mientras que la dirección recibe modificaciones para conseguir un tacto más directo.

En cuanto al consumo no podemos ofrecer cifras concretas, ya que durante este primer contacto hemos recorrido unos 200 kilómetros en entornos muy distintos y ritmos diferentes. Sin embargo, nos atrevemos a estimar que la diferencia respecto al motor 120H es de unos 0,5 litros cada cien kilómetros.

Estas diferencias son más notables en carretera abierta, ya que en entornos urbanos y vías interurbanas el sistema híbrido en ambos motores es muy eficiente, lo que permite circular durante más del 50% del tiempo con el motor apagado. La batería y el motor eléctrico del 180H también son más capaces, lo que de nuevo ayuda a reducir las diferencias de consumo.

En carretera y a velocidades legales es fácil obtener con el 180H medias cercanas a los 5,5 litros cada cien kilómetros, mientras que entornos urbanos podremos reducir el resultado hasta los 4 litros en condiciones reales de conducción.

La insonorización es otro de los puntos en los que más se ha trabajado, por tanto el ruido del motor ahora es notablemente menos perceptible en el habitáculo, así como el de rodadura. Sin embargo, el ruido aerodinámico sí sigue siendo notable a velocidades elevadas.

La dirección también ha recibido reajustes, para ofrecer, según Toyota una sensación más precisa y natural. A nosotros nos ha parecido una dirección con un tacto bueno, quizás demasiado asistido, lo que resta algo de información y precisión.

Sin embargo, en conjunto, la dinámica del CH-R es muy correcta. El nuevo motor ayuda notablemente a la agilidad del vehículo, lo que se une a una buena puesta a punto de las suspensiones, por tanto hablamos de un SUV ligeramente más ágil que otras alternativas en el mercado.

Cambios en el interior

Los cambios interiores del CH-R son menores. Se centran principalmente en el sistema de infoentretenimiento, que ahora es compatible con Android Auto y Apple Car Play. La ubicación de la pantalla táctil de 8 pulgadas es muy buena, puesto que se ubica en la zona alta del salpicadero. Los gráficos y la interfaz del menú siguen estando algo por detrás de los de otros modelos del mercado en nuestra opinión.

Algunos materiales mejoran y el sistema de infoentretenimiento ahora es compatible con Android Auto y Apple Car Play.

Algunos materiales mejoran y el sistema de infoentretenimiento ahora es compatible con Android Auto y Apple Car Play.

Algunos materiales también cambian y ofrecen un tacto más mullido, esto es notable sobre todo en los paneles interiores de las puertas así como la parte superior del salpicadero. En general, el Toyota CH-R es un coche mejor acabado que algunos de sus rivales.

Las plazas traseras siguen siendo algo justas y con un acceso algo menos cómodo que otras alternativas, pero el punto más escaso es el maletero, puesto que con 377 litros se queda por detrás de la mayoría de alternativas del segmento SUV-C. El Toyota CH-R es uno de los modelos más pequeños del segmento, lo que explica en parte la habitabilidad justa que ofrece este modelo.

Conclusión

Esta actualización le ha sentado muy bien al Toyota CH-R, sigue siendo un modelo con una personalidad tremenda, pero ahora tiene una imagen en general más refinada, sobre todo gracias a unas ópticas mejor integradas.

El CH-R recibe cambios acertados para mejorar un producto que ya de por sí era muy correcto.

El CH-R recibe cambios acertados para mejorar un producto que ya de por sí era muy correcto.

La llegada del nuevo propulsor 180H da una agilidad superior al modelo y permite que ahora se desenvuelva con mucha más soltura en carretera abierta, y a la vez sigue siendo una de las opciones más eficientes del mercado, sobre todo en entornos urbanos. Esta nueva mecánica abre las puertas a clientes que buscan un comportamiento más deportivo.

Las pegas siguen siendo la escasa habitabilidad de la parte trasera así como la capacidad del maletero. Los acabados interiores convencen, incluso más gracias a la inclusión de más materiales mullidos, aunque el sistema de infoentretenimiento sigue siendo poco intuitivo, aunque ahora es compatible con Android Auto y Apple Car Play.

Valoración

Diseño: 8
Espacio interior y maletero: 7
Motor, cambio y prestaciones: 8
Confort y terminación: 8
Equipamiento en seguridad y tecnología:  8
Diversión al volante: 8
Precio:  7

Puntuación final: 7,71

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.