Precios de coches nuevos

Primera prueba del Toyota Camry 2020, una berlina con etiqueta ECO y gran confort interior

Subscribirse
Así es el Toyota Camry 2020.

Nos subimos por primera vez al Toyota Camry, la nueva berlina de representación de la marca japonesa que pretende conquistar el sector de la empresa a golpe de etiqueta ‘ECO’ y bajos consumos. Esta octava generación del Camry significa la vuelta a nuestro país del modelo y tiene un precio de partida de 32.500 euros con descuentos incluidos.

Toyota quiere demostrar que las berlinas están todavía muy vivas y apuesta por una de las más grandes del mercado. Con una longitud de 4,89 metros el Toyota Camry es ligeramente más grande que sus rivales más directos, como el Skoda Superb o el Kia Optima.

Esto permite que las plazas traseras sean realmente generosas, tanto que en el acabado tope de gama Luxury, se pueden convertir en auténticos asientos de primera clase al poder reclinarse y contar con un mando táctil ubicado en el reposabrazos que permite manejar múltiples parámetros del coche.

Las calidades interiores son muy correctas, quizás los menús del sistema multimedia podrían mejorar algo.

Ya sea en el acabado Advance o Luxury lo cierto es que el Toyota Camry ofrece unas grandes aptitudes para viajar con pasajeros en las plazas traseras gracias a un buen equipamiento de serie y unas calidades muy correctas.

Con chófer

Para demostrar la teoría Toyota organizó durante la presentación a prensa en Madrid una pequeña ruta con chófer, donde pudimos experimentar de primera mano lo extrañamente satisfactorio que es que conduzcan por nosotros en la ajetreada ciudad mientras hacemos llamadas y consultamos el periódico del día.

Durante la presentación a prensa pudimos experimentar cómo es desplazarse por Madrid con Chófer.

Lo cierto es que en este entorno el Camry se muestra como el coche ideal, ya que circula parte del tiempo en modo eléctrico y se muestra realmente silencioso y espacioso en la parte trasera.

Pero la realidad es que nosotros hemos venido aquí a probar de primera mano el coche, así que toca dejarse de lujos y pasar al asiento del conductor.

Motor híbrido eficaz y etiqueta ECO

Además del extra de espacio el Toyota Camry cuenta con un argumento de compra todavía más poderoso, su propulsor híbrido. Y es que con la combinación de un motor gasolina de 2.5 litros y otro eléctrico, el Camry obtiene una potencia combinada de 218 CV y lo que es más importante, la etiqueta ECO de la DGT.

Sus cifras homologadas de consumo rondan los 5 litros de consumo medio en conducción mixta, 50% carretera y 50% ciudad. Aunque en esta primera prueba no hemos tenido la oportunidad de circular lo suficiente para obtener un dato real, sí vemos viable conseguir medias de consumo reales que oscilen entre los 5,5 y los 6 litros cada cien kilómetros.

Es viable conseguir consumos reales en torno a los 5,5 y los 6 litros.

Podemos decir entonces que el Toyota Camry es realmente un vehículo bastante eficiente, que cuenta con una gestión de su sistema híbrido muy acertada, lo que permite que en muchas ocasiones nos encontremos circulando con el motor térmico completamente apagado.

Otro de los puntos que más nos ha agradado es la evolución del cambio de variador continuo que ha conseguido Toyota, y es que si estos cambios normalmente se caracterizan por revolucionar en exceso el motor sin conseguir una aceleración a cambio, en esta ocasión podemos decir que el ruido está justificado.

El Toyota Camry está construido sobre la plataforma TNGA de Toyota, es un modelo global.

Y es que sí, cuando pisamos a fondo la aguja sube y se mantiene en la zona alta del cuenta vueltas, pero por suerte esto va acompañado de una aceleración que sí se corresponde con los 220 CV de potencia declarados. Evidentemente hay coches más rápidos y con más nervio, pero si el Toyota Camry necesita correr, puede.

El peso total del conjunto es de más de 1.600 Kg, lógico si tenemos en cuenta que llevamos a bordo dos sistemas de propulsión. Este peso no es muy perceptible en curva, donde un buen trabajo de puesta a punto del chasis permite circular a buen ritmo sin excesivos esfuerzos. Sin embargo, en frenada sí notamos la masa del vehículo, tampoco ayuda el extraño tacto de pedal tan común en los vehículos híbridos.

La boca de carga del maletero es algo estrecha, pero la capacidad de carga de 500 litros es muy generosa.

Otro de los puntos que nos sorprendió es el gran trabajo que se ha realizado en el apartado de insonorización. Por debajo del coche se han colocado paneles, que además de mejorar el coeficiente aerodinámico impiden que el ruido de rodadura se filtre hasta el habitáculo. Lo mismo ocurre en el techo, que cuenta con un tratamiento específico para minimizar la rumorosidad del aire a alta velocidad. Lo cierto es que este esfuerzo se nota al circular a velocidades de crucero, el Camry es un auténtico viajero eficiente, que esperamos poder probar más a fondo en los próximos meses.

Valoración

Diseño: 8
Espacio interior y maletero: 8
Motor, cambio y prestaciones: 8
Confort y terminación: 7.8
Equipamiento en seguridad y tecnología: 8
Diversión al volante: 7
Precio: 8

Puntuación final: 7.82

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.