Precios de coches nuevos

Primera prueba del Fiat 500X Sport, es algo más deportivo, pero sobre todo mucho más atractivo

Subscribirse
Así es el Fiat 500X Sport de 2020.

Esta es la primera prueba del Fiat 500X Sport, se trata de una versión con una estética más deportiva y una dinámica algo más ágil que se basa en el Fiat 500X, que se lanzó al mercado en el año 2014 y ha ido recibiendo sucesivas actualizaciones en 2016 y 2018.

La gama del Fiat 500X cuenta con varias versiones ya conocidas, como el Urban, el Lounge o el Cross. Ahora este Fiat 500X Sport explora la vía deportiva, hasta ahora la más olvidada por el pequeño SUV italiano. Sin embargo, desde Fiat nos dejan claro que este 500X Sport no pretende ser un modelo de altas prestaciones, puesto que para eso está Abarth, ¿veremos un Abarth 500 X en el futuro?

Este Fiat 500X Sport tiene un precio de partida 23.950€ sin descuentos ni financiación. El precio puede subir hasta los 28.550€ en función de la motorización escogida. La cifra de entrada baja hasta los 17.000€ si decidimos financiar con el grupo FCA.

El Fiat 500X Sport es la variante más deportiva de la gama 500X.

Hay disponibles tres propulsores, el de entrada es el gasolina 1.0 Firefly, un motor tricilíndrico de 120 CV que se asocia a un cambio manual de seis velocidades. La otra opción gasolina es el 1.3 Firefly de 150 CV y cuatro cilindros que únicamente se puede combinar con una caja automática de seis velocidades y doble embrague.

La tercera y última variante, y también la más cara, es el propulsor diésel 1.6 Multijet de 120 CV, que únicamente se puede asociar con la misma caja de cambios de doble embrague y seis velocidades. Los tres motores obtienen la etiqueta C de la DGT, de momento no se han anunciado versiones con motores adaptados para GLP, opción que sí se ofrece en otros modelos de la marcha italiana.

Impacto estético garantizado

Ya sabemos que todo aquello que viene del país de la bota tiene un sentido de la elegancia y el diseño que está por encima de la media europea. Cuanto antes lo aceptemos mejor, los italianos diseñan bien, y sus coches no son la excepción.

De hecho, uno de los principales pilares de Fiat a la hora de atraer al cliente es sin duda el estilo italiano, especialmente en los coches de la familia 500. El 500X aprovecha la fuerza icónica que rodea a su pequeño hermano utilitario y la traslado al segmento SUV-B, uno de los más disputados del mercado.

Los cambios son pocos, pero acertados, la ganancia en presencia es evidente.

Con este 500X la cosa va un paso más allá, y es que desde el primer momento en el que nos enfrentamos a este coche vemos una gran presencia, ganada gracias a unos nuevos paragolpes delanteros específicos que aportan músculo al conjunto.

Los elementos cromados son otro de los elementos que utiliza Fiat para mejorar el diseño de este 500X Sport, y lo cierto es que el resultado es muy correcto. No se abusa de superficies brillantes, estas se concentran en la parrilla y el contorno de las entradas de aire inferiores.

Los retrovisores y los tiradores de las puertas contrastan con el resto del conjunto.

En la vista lateral nos encontramos con unas generosas llantas de 19”, que son opcionales, o unas muy correctas de 18” que se incluyen de serie. Tanto los tiradores de las puertas como las carcasas de los espejos retrovisores se pintan en ‘Gris titanio’, de nuevo una solución económica y muy efectiva.

Por último en la parte trasera no podía faltar un embellecedor que simule un difusor así como se nuevo una inserción en ‘Gris titanio’ que adorne el portamatrículas. Son pequeños detalles acertados que consiguen un resultado muy correcto, a un coste presumiblemente discreto.

Interior ligeramente mejorado

Y es que tampoco había mucho que mejorar, el Fiat 500 X es amplio y confortable por dentro, los materiales empleados no son los mejores del planeta, pero tienen un ajuste correcto logrado a lo largo de los años de comercialización de este modelo y de su hermano utilitario.

Algunos acabados mejoran ligeramente, al menos en impacto visual.

En esta versión ‘Sport’ nos encontramos de nuevo con elementos diferenciadores, más discretos que en el exterior, que nos permiten saber que nos encontramos en este acabado más deportivos. Lo más destacado son las molduras de plástico que recubren el salpicadero ya que están acabadas en color mate ‘titanium’, por lo que aunque singuen estando hechas en un plástico duro, tienen un mejor impacto visual.

El volante puede estar opcionalmente acabado en Alcantara, es un elemento curioso y agradable, pero que quizás sea algo susceptible a acusar el uso y el paso del tiempo en un vehículo para el día a día como este.

El volante forrado en Alcantara es muy tentador, pero… ¿qué tal resistirá el paso del tiempo?

El sistema de infoentretenimiento cuenta con una pantalla de 7”, es compatible con Android Auto y Apple Car Play, pero sigue siendo quizás el punto débil del habitáculo, tanto por tamaño del panel como por manejabilidad del sistema.

Las calidades y ajustes son correctos, nos encontramos con muchos plásticos duros, pero que cuentan con un recubrimiento muy ligeramente acolchado que permite tener una mejor sensación de calidad percibida.

Una ligera sensación de deportividad

El objetivo de este Fiat 500X Sport en marcha no es ni mucho menos ofrecer unas sensaciones excitantes que hagan que el conductor tenga la sensación de estar a punto de despegar del asfalto, para eso el grupo FCA cuenta con marcas como Abarth o Alfa Romeo.

Este Fiat 500X Sport nace con el objetivo de ofrecer un vehículo algo más agresivo estéticamente, que implique ligeramente al conductor en la dinámica del vehículo, pero que sobre todo mantenga la comodidad y practicidad que se espera de un coche de este segmento.

Las carreteras de la Sierra de Madrid sirvieron para comprobar el toque deportivo que ofrece este 500 X Sport.

Y en nuestra opinión los responsables dinámicos de la marca italiana han vuelto a acertar, con ligeros cambios mecánicos han conseguido aportar un ‘feeling’ algo más deportivo que en ningún momento se aleja de la comodidad que se presupone de un 500X.

La dirección es ahora algo más directa, pero hay modelos que cuentan con tacto más duro y descriptivo. La del 500X permite ganar algo de precisión en el paso por curva y sigue siendo cómoda para callejear, sin pegas.

Ante todo queda claro que este 500 X Sport sigue siendo un coche cómodo y fácil de conducir, pero ahora el conductor puede disfrutar algo más.

La altura del conjunto se ha rebajado en 13 mm, lo que consigue mejorar el centro de gravedad y las suspensiones cuentan con una válvula FSD de doble frecuencia automática, que ofrece dos niveles de dureza en función del momento de la conducción.

Con estos cambios seguimos teniendo un coche sensible a los cambios de dirección acusados, en los que es probable que percibamos cierta inclinación de la carrocería. Sin embargo, a ritmos razonables y ligeramente alegres nos encontraremos con un coche noble que permite disfrutar de la conducción sin excesivas pegas.

Motorizaciones

Durante nuestro primer contacto pudimos contar con el motor de cuatro cilindros y 150 CV 1.3 Firefly. De consumos no podemos hablar por el breve tiempo de contacto, pero a lo que empuje se refiere no encontramos ninguna pega, además la sonoridad a altas vueltas tiene un ligero sabor deportivo.

El cambio automático es correcto, pero quizás echa en falta una séptima velocidad para rodar más desahogado en carretera. Las reducciones eso sí, son algo lentas, y se producen más cuando el cambio puede que cuando el conductor desea.

Nos habría gustado que Fiat diese la posibilidad de contar con cambio manual en este propulsor. Si lo queremos hacer tendremos que conformarnos con el 1.0 tricilíndrico de 120 CV, con el que ahorraremos algo más y no estaremos cortos de empuje, aunque a bajas vueltas la respuesta pueda ser algo pobre (como en cualquier tricilíndrico).

Del diésel poco podemos decir, quizás se nos antoja algo caro (1.600€ más que el 1.3), por lo que la lógica dicta que solo en el caso de recorrer muchos kilómetros al año podremos encontrar el ahorro de combustible como argumento de compra.

Valoración

Diseño: 8.5
Espacio interior y maletero: 7.8
Motor, cambio y prestaciones: 7.5
Confort y terminación: 7.5
Equipamiento en seguridad y tecnología: 7
Diversión al volante: 7.9
Precio: 8

Puntuación final: 7.74

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.