Precios de coches nuevos

Primera prueba del Mitsubishi Outlander PHEV 2019: espacio y confort con etiqueta cero emisiones

Subscribirse

La firma japonesa Mitsubishi ha presentado el nuevo Outlander PHEV 2019. Esta actualización es la segunda que recibe el modelo, la primera ocurriría en 2015, los principales cambios aparecen en su parte mecánica, tanto térmica como eléctrica. El motor de combustión es ahora un 2.4 que sustituye al 2.0 anterior, consigue mantener sus cifras de consumo con la llegada del WLTP a la vez que aumenta la potencia total del coche de 203 a 230 CV.

En modo 100% eléctrico ahora podremos alcanzar los 135 km/h mientras que la autonomía tampoco se mantiene intacta, podremos recorrer 54 kilómetros sin gastar gasolina. Si combinamos los dos motores el consumo oficial de gasolina se cifra en 1,8 l/100 km siempre y cuando tengamos el apoyo del propulsor eléctrico. Gracias a estas especificaciones el nuevo Outlander PHEV 2019 consigue la pegatina de cero emisiones, un punto a tener muy en cuenta sabiendo todas las ventajas que esto va a significar durante los próximos años.

El Outlander PHEV obtiene la etiqueta cero emisiones, olvídate de restricciones en el centro de las ciudades.

El Outlander PHEV obtiene la etiqueta cero emisiones, olvídate de restricciones en el centro de las ciudades.

En el exterior nos encontramos con ligeros cambios que estilizan la línea del vehículo. Cambian las ópticas delanteras, la calandra y los paragolpes. Se añade también un spoiler trasero que alarga ligeramente la línea del techo. Por dentro estrena nuevos diseños de tapicería y se redistribuyen algunos elementos de la consola central.

El Mitsubishi Outlander PHEV es el híbrido enchufable más vendido en toda Europa, acumula desde 2015 más de 100.000 unidades vendidas. En España sus cifras también destacan, sólo en este año se han entregado 1.200 unidades, es su mejor resultado. En España arranca desde los 33.295€ con el recién estrenado acabado ‘Motion’.

Tecnología híbrida

El Outlander PHEV mantiene dos motores eléctricos, unos para cada eje, que son los encargados de mover el vehículo. El motor de combustión sólo sirve de ‘generador’ para alimentar a los propulsores eléctricos, por tanto no hay transmisión ni cambio de marchas, con la ganancia de espacio que esto supone.

Gracias a los dos motores eléctricos este Mitsubishi tiene tracción integral, desde un mando podemos seleccionar un modo denominado ‘snow’ que incrementa las capacidades del coche en situaciones de baja adherencia.

El interior se mantiene prácticamente intacto, sigue teniendo buenas calidades y ajustes.

El interior se mantiene prácticamente intacto, sigue teniendo buenas calidades y ajustes.

Tras el volante contamos con dos levas, de tamaño considerable, que sirven para gestionar los niveles de recuperación de energía con los que cuenta el modelo. El nivel de recuperación más bajo se llama B 0, en él no hay retención alguna por parte del motor eléctrico, el Outlander PHEV rueda ‘libre’ manteniendo la inercia sin más resistencia que la del aire y el firme.

Si nos movemos en ciudad y queremos recuperar toda la energía posible seleccionaremos el modo más alto, B 5. La resistencia que opone el motor eléctrico al levantar el acelerador es muy alta, tanto que las luces de freno se encienden para no sorprender al conductor que va detrás. Con este modo es posible prescindir del uso del freno casi en su totalidad, si queremos detener totalmente el vehículo sí deberemos hacer uso de las pastillas.

Conducción y acabados

Para aprovechar todas las funcionalidades de un coche eléctrico debemos ser pacientes, hay una curva de aprendizaje en la que cambiamos todo lo que sabíamos acerca de la conducción con un coche de combustión. Para maximizar la autonomía de estos modelos debemos volvernos mucho más previsores, anticiparnos a los movimientos del resto de conductores para prolongar los periodos de recuperación de energía y evitar hacer uso del freno de pedal.

Contamos también con dos modos de conducción Eco y Sport. En el primero la respuesta del acelerador se suaviza para evitar acelerones bruscos que penalicen la autonomía. En el segundo pasa todo lo contrario, disponemos de toda la energía desde el primer momento, además se conecta el modo de recuperación B5 para ayudar a tener deceleraciones más contundentes.

Con la etiqueta cero emisiones puedes entrar al centro de Madrid sin ser sancionado.

Con la etiqueta cero emisiones puedes entrar al centro de Madrid sin ser sancionado.

El último de los trucos de lo que dispone este Outlander PHEV es el modo ‘Save’. Si pulsamos este botón se activara automáticamente el motor de combustión. De esta manera guardaremos la energía disponible para un trayecto urbano que tengamos más adelante, en la ciudad es donde más sentido tiene desplazarse en modo eléctrico.

La conducción de este Outlander PHEV es en general muy relajada. No sólo por la ausencia de ruido cuando viajamos en modo eléctrico, sino porque el tarado de la suspensión es realmente relajado, igual que la dirección, que es muy suave. Esto hace que nos movamos en una especia de burbuja en la que el tráfico de la ciudad queda en un segundo plano.

A pesar de sus dimensiones considerables en un coche que se maneja bien en la ciudad, tiene un buen radio de giro y los puntos ciegos son casi inexistentes, la visibilidad es muy buena gracias al puesto de conducción elevado. A la hora de aparcar la cámara trasera es de gran ayuda.

Con el Outlander PHEV puedes aparcar a escasos metros de la plaza de Callao, y encima gratis.

Con el Outlander PHEV puedes aparcar a escasos metros de la plaza de Callao, y encima gratis.

 

Contamos con un nuevo nivel de acabado denominado Motion, se sitúa por debajo del ya conocido Kaiteki y constituye la entrada a la gama desde 33.295€ con descuento de lanzamiento incluido. La gama Kaiteki asciende a 38.120€.

En el nivel de acabado Motion nos encontramos con un equipamiento bastante generoso de serie que incluye entre otros elementos llantas de 18”, integración de Android Auto y Apple Car Play, detector de ángulo muerto, acceso sin llave… etc.

Acuerdo con Endesa

Durante la presentación del nuevo Outlander PHEV en Madrid se anunció un nuevo acuerdo que la marca japonesa ha firmado con la eléctrica española Endesa. De esta manera los compradores del Outlander PHEV pueden contratar la instalación de su punto de recarga a través de la eléctrica.

Endesa gestiona todo el proceso, desde el papeleo para la homologación hasta la instalación del cargador. Otro de los servicios incluidos es la notificación y aprobación de la instalación por parte de la comunidad de vecinos. El precio de partida es de 999€, lo que incluye el propio cargador que pasa a ser propiedad del conductor del

Outlander PHEV, sin embargo, la tarifa varía en función de las necesidades de la instalación, el coste medio oscila entre los 1.300 y 1.700 €.
Junto con esta instalación se ofrece la posibilidad de contratar una tarifa mensual que incluya de manera gratuita los primeros 100 kWh de recarga, lo que equivaldría aproximadamente a 540 km en modo eléctrico. La única condición es que el proceso de carga se realice entre la 1 y las 7 horas.

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.