Opel Insignia Sports Touter GSi 2018

  • Otras ediciones:
  • 2018
Nuevo
7,9/10
Puntuación media según 1 opiniones de expertos
7.9 10 1
Puntúa
este coche
28º de 44 en Familiares grandes
Desde
46.700€
7,9/10
Puntuación media según 1 opiniones de expertos
Puntúa
este coche
28º de 44 en Familiares grandes
Desde
46.700€
Tipo de coche
Familiares grandes
Tamaño
Grande
Largo/ancho/alto
5,0/1,9/1,5 metros
Maletero
560 l.

A favor

Deportividad, relación entre calidad y precio, habitabilidad, capacidad del maletero.

En contra

El motor diésel es muy rumoroso y el gasolina dejará de comercializarse en octubre de 2018.

Desde principios de 2018 Opel tiene a la venta el Insignia GSi Sports Tourer. Se trata de la variante más potente del Isignia Sports Tourer, la versión familiar del Insignia. Este nuevo GSi está disponible tanto en esta carrocería familiar como en la versión de cinco puertas, también llamada Grand Sport.

Lo que todavía se desconoce es si habrá una versión OPC –la más deportiva y radical- por encima del Insignia GSi. Según Opel, este nuevo Insignia GSi es más rápido que el anterior Insignia OPC. Según, la firma alemana este mejor comportamiento se debe, entre otras razones, a la mayor ligereza del vehículo –cerca de 160 kilos-.

Este nuevo Opel GSI está a la venta con dos motores, uno de gasolina y otro diésel. Comenzando por la versión de gasolina se trata de una mecánica de cuatro cilindros, dos litros de cilindrada (1.998 centímetros cúbicos) y una potencia máxima de 260 CV con un par de 400 Nm. disponible entre las 2.500 y las 4.000 revoluciones.
Este motor está asociado a una caja automática de ocho marchas, que se pueden subir y bajar de forma rápida mediante las levas del volante. ´La principal característica de este motor es que sólo estará a la venta hasta el otoño de 2018, fecha que coincide con la llegada de la nueva normativa anticontaminante WLTP.

El segundo motor con el que está disponible el Insignia GSi es el diésel. Hablamos también de un motor 2.0 BiTurbo de 210 CV que se caracteriza por tener un par máximo de 480 Nm. Este motor está asociado a una caja de ocho velocidades.

Entre ambos motores, el más recomendable es el gasolina, aunque tenga una vida comercial limitada. Entre otras cosas porque es más fino y, además, tiene una mayor potencia. El diésel destaca por sus consumos más ajustados, pero es un motor algo rumoroso, sobre todo cuando realizamos aceleraciones fuertes desde parado y con la mecánica en frío.

Luego una vez en marcha, el coche presenta dos caras. Una primera en la que, a ritmo tranquilo, muestra su lado más confortable. Sobre todo si seleccionamos el modo de conducción Normal o Tour. En este tipo de conducción estamos ante un coche cómodo, confortable, bien aislado y con el que podemos recorrer centenares de kilómetros sin síntomas de cansancio.

No obstante, la faceta que más nos ha gustado del Insignia GSi es su comportamiento dinámico. Un carácter que hemos podido comprobar de primera mano en las instalaciones de Fontange, un circuito de pruebas de Michelin en la zona sur de Francia. Aquí hemos podido realizar pruebas de conducción dinámicas y el Insignia GSi ha ofrecido un buen comportamiento con ciertas dosis de dinamismo. Para empezar, por ejemplo, ante un eslalon a relativa velocidad -en torno a los 60 o 65 km/h- el Insignia GSI se mostrado ágil y vivo de reacciones. Bastaba insinuar de forma contundente los movimientos del volante para que el Insignia GSi siguiera nuestras indicaciones.

También en este trazado hemos conducido el Insignia GSi con el suelo completamente mojado para probar, además, los diferentes modos de conducción, así como el modo Competition, que permite que los controles de estabilidad y tracción no sean tan intrusivos, dejando jugar más con la zaga del coche.

Otro aspecto muy interesante de este coche es que tiene tracción 4×4, a las cuatro ruedas, lo que proporciona mayor agarre. Este sistema 4×4, además, tiene un reparto vectorial del par. Este sistema lo que hace es que incorpora dos embragues, que permite acelerar cada rueda trasera de forma individual en fracciones de segundo y dependiendo del tipo de conducción.

A ello hay que sumar un conjunto de suspensiones mejorado. En concreto, hablamos de unos muellos más cortos que bajan la carrocería 1 centímetro respecto al Insignia convencional. Asimismo, Opel también ha introducido amortiguadores deportivos especiales para reducir los movimientos de la carrocería al mínimo.

Em cuanto a la estética, el nuevo Insignia GSi también ofrece elementos diferenciadores. Comenzando por el diseño comprobamos que este nuevo Insignia GSi tiene unas tomas de aire cromadas en la parte delantera, un alerón trasero para que haya una mayor carga aerodinámica en la zaga y unas salidas de escape cromadas.

Del interior comprobamos que son nuevos los asientos deportivos tapizados en piel, desarrollados específicamente para el GSi, volante deportivo de cuero y los pedales de aluminio.
Otra novedad del interior son los asientos certificados ergonómicos y certificados por AGR que en el GSi cuentan con reposacabezas integrado.

A ello se suman unos frenos poderosos firmados por Brembo con pinzas de cuatro pistones, una dirección más precisa y directa y un chasis FlexRide que combina la ingeniería mecánica con la electrónica en fracción de segundos para cambiar el funcionamiento de los amortiguadores.

La centralita, a su vez, también cambia la calibración del pedal del acelerador y el sistema de gestión del cambio de la caja de ocho marchas. Para ello existen tres modos disponibles ‘Standard’, ‘Tour’ y ‘Sport’. A todos ellos se añade el modo Competition, que se activa realizando una doble pulsación sobre la tecla del ESP.
Otros detalles específicos de este modelo son los neumáticos de altas prestaciones Michelin Pilot Sport 4 S y las llantas de hasta 20 pulgadas.

Siglas GSi

Las siglas GSi fueron una nomenclatura mítica en la década de los 80. Todo comenzó con el Manta GSi y el Kadett GSi, que incorporaban un motor 1.8 de 115 CV. Poco después, el Kadett introducía un motor 2.0 de 16 válvulas y 150 CV.

El siguiente modelo que continuó con la tradición GSi fue el Astra GSi que en 1993 ofrecía un motor 1.8 de 125 CV. Otro Opel que también incluía una variante GSi fue el Corsa que tenía 100 CV en 1988. El último Corsa GSi –antes de la llegada de este Insignia– había sido el Corsa D en 2012.

A favor

Deportividad, relación entre calidad y precio, habitabilidad, capacidad del maletero.

En contra

El motor diésel es muy rumoroso y el gasolina dejará de comercializarse en octubre de 2018.

Opinión de medios expertos

7,9

/10
Cocheando analiza diariamente lo que se publica acerca de este coche en revistas, diarios y webs para recoger aquí las principales conclusiones. La puntuación final es la nota media de las publicaciones analizadas.
Cocheando

Cocheando

por Cocheando -

Este GSi es un familiar con ciertas aptitudes deportivas a buen precio. Destaca por su agilidad, el buen comportamiento, la tracción total, el reparto del par, la amplitud interior, el equipamiento y el acceso al maletero con un gran portón. Entre los aspectos a mejorar se nos hace raro pensar en un Insignia GSi diésel y más aún cuando el motor de gasóleo es demasiado rumoroso. Además, el cambio nos hubiera gustado que fuera algo más rápido. La versión de gasolina está más lograda, sin embargo, el motor de 260 CV dejará de venderse en octubre de 2018.


Rivales