Precios de coches nuevos

Nuevos ‘supercargadores’ de Tesla: 120 kilómetros de autonomía en 5 minutos

Subscribirse
Elon Musk, cargando un Tesla Model 3.
Elon Musk, cargando un Tesla Model 3.

La marca estadounidense Tesla ha presentado la tercera generación de sus ‘supercargadores’. En esta nueva evolución los ‘surtidores’ eléctricos pueden ofrecer picos de carga de hasta 250 kW para cada uno de los coches conectados.

Según Tesla, esto significa que en tan sólo 5 minutos podríamos ganar 120 kilómetros de autonomía. De esta manera vemos como cada vez la tecnología de los coches eléctricos va recortando distancias con los vehículos de combustión.

Esta nueva generación de supercargadores, la tercera, alcanza una capacidad de recarga de 1000 millas por hora, unos 1600 kilómetros. Esto abre la puerta a que las baterías puedan ir ganando cada vez más capacidad, para ofrecer así mayores distancias de autonomía.

Teniendo en cuenta que el Model S 100d, el coche con mayor autonomía de la marca, cuenta con una batería de 100 kWh, podríamos tener recargas completas en menos de media hora.

Precalentamiento de la batería

Además, Tesla también ha anunciado el lanzamiento de una nueva actualización de software que permitirá precalentar la batería del vehículo para tener las condiciones más favorables para su recarga.

Mediante el GPS, nuestro coche detectará que nos dirigimos a una estación de recarga, por lo que iniciará un proceso de calefacción para la batería hasta alcanzar una temperatura óptima a la llegada al punto de carga. Desde tesla aseguran que esto puede suponer una mejora del 25% del tiempo de carga en estaciones de 120 kW o del 50% en los nuevos ‘supercargadores’ de 250 kW.

Ampliación de la cobertura en Europa

Según los datos de Tesla, el 99% de la población de EE.UU se encuentra dentro del rango de alcance de su red de ‘Supercargadores’. Debemos recordar que la compañía cuenta con más de 12.000 estaciones de recarga en todo el mundo.

La situación en Europa actualmente no es tan positiva. Sin embargo, desde la compañía calculan que para el final del 2019, un 90% de los ciudadanos de Europa estén cubiertos por la red de recarga, una situación similar a la que hay actualmente en China.

La marca se muestra clara al respecto de las necesidades para el futuro. El número de puntos de recarga debe continuar aumentando significativamente. Pero lo que es más importante para la compañía de Elon Musk es la velocidad de carga, ya que es esta la que marca el número de vehículos que pueden utilizar el stand de carga en un solo día.

No solo Tesla

Si hay una parte negativa en la, cada vez más grande y rápida, infraestructura de carga de Tesla, es la restricción de uso a otros vehículos eléctricos. Da igual si uno está dispuesto a pagar más, o incluso a perder la preferencia ante un conductor de Tesla, los ‘supercargadores’ son de uso exclusivo para clientes de la marca.

Es aquí donde aparecen otras compañías dispuestas a ofrecer este servicio al resto de vehículos, Repsol parece querer tomar el liderazgo en el mercado español.

Según informa el diario El Economista, la compañía española se está preparando para lanzar el primer punto de carga ultra rápida en nuestro país. Lo hará a través de Ibil, la empresa especializada en la recarga de vehículos eléctricos que es propiedad de la petrolera.

El lugar elegido será Vitoria ya que en el proyecto también participa el Ente Vasco de la Energía. La estación contará con una potencia total de 700 kW, lo que permitirá que cuatro vehículos carguen al mismo tiempo con una potencia de 175 kW cada uno.

Si sólo son dos los vehículos que utilizan el punto, la potencia puede ascender hasta los 350 kW. Por desgracia, actualmente en el mercado sólo el Audi e-tron y el futuro Porsche Taycan son capaces de soportar este tipo de carga.

De momento Repsol no ha facilitado más datos acerca de su propio ‘supercargador’ por lo que desconocemos el coste que tendrá o si se instalarán más puntos de carga similares en otros puntos de la geografía española.

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.